Trabajadores indefensos por el sistema de bajas médicas de la Seguridad Social

Trabajadores indefensos por el sistema de bajas médicas de la Seguridad Social

La federación comarcal del Campo de Gibraltar denuncia que los recortes en prestaciones por incapacidad laboral provocan importantes perjuicios al trabajador y a la empresa, por las altas injustificadas.

10/02/2016 |

Imagen noticia

El nuevo sistema de bajas médicas laborales que lleva a cabo el Instituto Nacional de la Seguridad Social, en base a su política de recortes en prestaciones por incapacidad laboral, está generando un doble perjuicio en el ámbito laboral. Por un lado, el trabajador se ve obligado a incorporarse a su puesto de trabajo sin estar totalmente recuperado de su patología, mientras que por otro,  la propia empresa tiene que readmitirlo a pesar de su baja productividad.

Es la denuncia que el Secretario Adjunto de MCA-UGT Andalucía, Jose M. Rodríguez Saucedo ha presentado esta mañana en rueda de prensa, para criticar una práctica que viene siendo habitual en las empresas de la comarca. "No saben que le están haciendo un flaco favor al trabajador" añade porque "algunos que están en situación de baja laboral por alguna patología, son llamados por la inspección médica para hacerles el control y, sorprendentemente, la dan el alta administrativa".

Un problema que se agrava en grandes empresas con servicio médico propio, que no lo encuentran apto para desarrollar su actividad en la factoría "lo que sitúa al trabajador en una indefensión absoluta porque, no tiene la baja médica y encima la empresa no lo acepta la incorporación", explica Rodríguez Saucedo. Ante estas circunstancias, "la empresa se ve obligada a reubicar al trabajador en otro departamento hasta que pueda resolver el problema administrativo, teniendo que pagar a un trabajador sin ser productivo".

El responsable sindical ha criticado duramente esta nueva política que, en otros extremos, llega a modificar el grado de incapacidad laboral de los trabajadores que pasan en breve espacio de tiempo de una temporal a una total revisable antes de dos años. En este caso, el trabajador pasa de cobrar del 75 al 55% de su base de cotización, es decir, "le quitan un 20% por la cara". "Los trabajadores pagan religiosamente sus contingencias comunes para tener cubierto este tipo de necesidades y, cuando se da, están totalmente indefensos", se lamentó.

Rodríguez Saucedo explicó que estos casos, más conocidos en grandes empresas, se repiten en muchas empresas más pequeñas, sin representación sindical fuerte, que agrava aún más la indefensión de otros afectados, hasta el punto extremo de ser despedidos.

Ante esta situación, MCA-UGT ha pedido una reunión con la dirección del Instituto Nacional de la Seguridad Social de la provincial e incluso, la posibilidad de un calendario de movilizaciones.