Andalucía crea empleo por debajo de la media estatal

Andalucía crea empleo por debajo de la media estatal

Los parados en Andalucía se reducen a 910.300. Baja el paro y la tasa de desempleo (23,09%), aunque continúa siendo la segunda más alta de España, superada por Extremadura (23,85%). La nueva situación política generada tras el cambio de Ejecutivo Central tiene que verse manifestada en un giro radical de la política sociolaboral en el que, los trabajadores sean el centro de la misma y la recuperación de los derechos laborales y sindicales perdidos la principal de sus características.

26/07/2018 |

Imagen noticia

A lo largo del último año se ha creado empleo (2,38%), aunque el porcentaje apenas si se ha incrementado con respecto al del trimestre pasado (2,04%), por lo que es igualmente insuficiente para hacer frente a la situación de nuestro mercado laboral. Desde el comienzo de la crisis, son aún, aproximadamente, 204.000 los empleos destruidos sin que se hayan logrado regenerar.

 

El empleo público ha crecido durante el segundo trimestre del año, incrementándose un 0,39%, muy por debajo del crecimiento experimentado en el sector privado (2,90%). En los últimos doce meses las cifras son más positivas ya que, mientras que el empleo privado creció un 2,64% a nivel estatal, el público lo hizo en un 3,80%.

 

La juventud andaluza sigue padeciendo, de primera mano, enormes dificultades para lograr acceder a un puesto de trabajo en unas condiciones laborales dignas. La tasa de paro juvenil es del 47,29% por lo que, apenas si se reduce con respecto a la registrada el pasado trimestre (48,70%). La tasa juvenil andaluza supera ya en casi 13 puntos la obtenida para el conjunto del Estado (34,68%).

 

Por su parte, la tasa de paro femenino (26,65%) se ha visto reducida en casi dos puntos y, se reduce la brecha con respecto a la obtenida en el caso de los trabajadores andaluces hombres, que también se reduce (20,15%). La erradicación de cualquier discriminación laboral es una máxima sindical, una reivindicación básica para la construcción del modelo de sociedad que queremos para Andalucía y en el que las trabajadoras deben tener un papel protagonista.

 

La cifra de parados de larga o muy larga duración, se reduce hasta situarse en  los 475.300, lo que representa ya el 52,21% del conjunto de parados, más que en el trimestre pasado. Otra de las grandes medidas que, aunque ubicadas en el seno del mercado laboral, tienen una trascendencia social mucho más amplia, es el incremento de la tasa de cobertura de las prestaciones por desempleo. Resulta fundamental reformar el Sistema de Prestaciones por desempleo para, de una vez por todas, reducir la tasa de pobreza y exclusión social que asfixia a los trabajadores andaluces.

 

En definitiva

 

UGT-A valora positivamente el descenso del paro y la creación de empleo registrada durante el segundo trimestre del año, pero no podemos dejar por ello de denunciar los problemas estructurales que caracterizan a nuestro mercado laboral. La necesidad de llevar a cabo medidas transversales de forma consensuada con la administración andaluza y el resto de agentes sociales y económicos más representativos en Andalucía nos ha llevado a firmar, la pasada semana, el Acuerdo por la Calidad y Estabilidad en el Empleo y de Apoyo a la Negociación Colectiva en Andalucía.

 

Andalucía precisa de un profundo proyecto de adecuación de las políticas activas de empleo para la mejora de la empleabilidad de nuestros trabajadores. Este proceso pasa, en primer lugar, por reclamar a Madrid una revisión de los criterios de reparto presupuestario de forma que se acabe con la injusticia que sufrimos en Andalucía tras dos años consecutivos de reducción (única de las CCAA donde ha ocurrido) y situándonos como la región que menos recibe por desempleado, a pesar de tener la segunda tasa de paro más alta del Estado.

 

El incremento de la temporalidad, 95 de cada 100 nuevos contratos son temporales, y de la contratación a tiempo parcial es otra de las principales consecuencias de la Reforma Laboral. Por este motivo, hemos trabajado para que el citado Acuerdo impulse la inmediata puesta en marcha de medidas de fomento del empleo estable y de calidad, con incentivos a la contratación estable, planes de empleo municipales, un programa de prácticas profesionales y medidas específicas dirigidas a los trabajadores más jóvenes.

 

Andalucía sigue estando a la cola en lo que a retribuciones salariales se refiere. En paralelo a nuestra campaña “Ponte a 1.000”, hemos logrado el compromiso de impulsar, por parte de la Junta y de los Empresarios, el acuerdo de cláusulas sociales, particularmente en materia de garantía de Derechos Retributivos.

 

Y finalmente, hemos reafirmado nuestra lucha contra la siniestralidad laboral, con un nuevo instrumento al servicio de todos los trabajadores (www.prevencionugandalucia.es), instando al Ejecutivo Central a reforzar los medios materiales y humanos de la Inspección de Trabajo, logrando el compromiso de la Junta de desarrollar un sistema de detección de enfermedades profesionales, así como un análisis periódico de la siniestralidad laboral en todos los sectores productivos.

 

Desde UGT-A afrontamos el nuevo periodo político abierto en Madrid con ilusión, pero también con la exigencia de llevar a cabo cuantos compromisos se habían adquirido con nosotros y con nuestra firme lucha en defensa de los derechos e intereses de los trabajadores. Nuestra apuesta es clara: un Sistema de Financiación Autonómica que asegure la calidad de los servicios públicos; la derogación de las dos últimas Reformas Laborales; un reparto más justo del Presupuesto de las Políticas Activas de Empleo y una profunda reforma del Sistema de Prestaciones Públicas por desempleo.