Carmen Castilla participa en el 4º Congreso Mundial de la CSI

Carmen Castilla participa en el 4º Congreso Mundial de la CSI

Una delegación de UGT, en la que está presente la secretaria general de UGT Andalucía, Carmen Castilla, participa en el 4º Congreso de la Confederación Sindical Internacional (CSI), que se desarrolla en Copenhague, del 2 al 7 de diciembre, bajo el lema, "Reforzar el poder de los trabajadores y las trabajadoras: Cambiar las reglas".

03/12/2018 |

Imagen noticia

Este encuentro supone la mayor cita sindical mundial, puesto que la CSI está conformada por 331 sindicatos de 163 países, que representan a más de 200 millones de trabajadores y trabajadores en los cinco continentes. En este Congreso dos candidaturas disputarán la Secretaria General, que ostenta Sharan Burrow desde 2010.

UGT considera que el Congreso es una importante oportunidad para que el sindicalismo mundial construya, con la participación de todas sus organizaciones afiliadas, un proyecto para enfrentarse con solidez al poder económico y político de empresas transnacionales, gobiernos y demás actores corporativos que imponen, en la mayor parte del mundo, un modelo económico antisocial, que tiene como única prioridad el enriquecimiento y mantenimiento de los privilegios de unos pocos.

Para lograr este objetivo, UGT apoya el cambio que representa la candidatura de la actual Secretaria General del sindicato italiano CGIL, Susanna Camusso, con la esperanza de colaborar en la construcción de una CSI en la que todas las regiones tengan voz y participación. Para ello, es necesario que funcionen debidamente los organismos de decisión y se mejoren las posibilidades de participación.

Participación activa de todas las organizaciones

UGT apuesta por una CSI con participación activa de todas sus organizaciones afiliadas, que construya con solidez una alternativa sindical que sitúe como objetivo principal fortalecer el poder político legítimo del sindicalismo, como actor social fundamental en la toma de decisiones, y que refuerce objetivos clave para el progreso de los trabajadores y trabajadoras, como la lucha contra las discriminaciones y violencia hacia las mujeres, la defensa de un modelo socioeconómico sostenible medioambientalmente y la garantía de que la actividad sindical sea respetada en todos los rincones del mundo.

El sindicato considera que el cambio que necesita la CSI debe priorizar la defensa de los derechos sindicales, allí donde estén amenazados o directamente no existan. Para eso, los trabajadores y trabajadoras amenazados o desprotegidos necesitan una CSI que trabaje permanentemente y con una agenda clara, en este sentido.

Los representantes mundiales de los trabajadores deben tener una participación activa en todos los ámbitos y foros políticos globales donde las decisiones afecten la vida y las oportunidades de los trabajadores. Para ello, la CSI debe no solo garantizar esa participación, sino también construir en esos ámbitos una alternativa de peso para poder influir en las decisiones. La CSI debe enfrentar con propuestas alternativas el programa político de las corporaciones económicas.

El futuro del trabajo

El futuro del trabajo es otro de los grandes retos que la próxima Secretaria General de la CSI deberá enfrentar. En este sentido, la CSI deberá ser capaz de participar de los debates en torno al devenir del trabajo en la actual revolución tecnológica, pero sobre todo situar a la Confederación Sindical Internacional como un verdadero agente de negociación colectiva global, allí donde sea pertinente.

El Congreso analizará también campañas de organización en compañías multinacionales incluyendo Samsung y Amazon; la organización en el sector informal; planes de acción gubernamentales para hacer frente a la desigualdad, incluyendo la brecha salarial de género; salarios mínimos vitales y protección social; acción climática; y el futuro del trabajo.

Se organizará, asimismo, durante el Congreso una votación pública para elegir al peor jefe del mundo y se harán públicos datos relativos a las tendencias en los últimos cinco años, derivados del Índice Global de los Derechos y cubriendo las violaciones registradas entre 2013 y 2018.