La condición impuesta por el Gobierno se cumple, ya no hay motivos que impidan el incremento del SMI

La condición impuesta por el Gobierno se cumple, ya no hay motivos que impidan el incremento del SMI

En la mañana de hoy hemos conocido el avance del Producto Interior Bruto (PIB), publicado por el Instituto Nacional de Estadística (INE), referido al segundo trimestre del año. Los datos resultan nuevamente esperanzadores ya que nos muestran un crecimiento intertrimestral del 2,8%, por lo que mejora en 3,2 puntos la tasa obtenida en el trimestre anterior (-0,4%). Tras lo acontecido en los dos últimos trimestres, en las que las tasas trimestrales descendieron, recuperamos ahora una senda positiva a medida que el proceso de vacunación avanza y, con ello, las expectativas sobre una pronta vuelta a la normalidad.

30/07/2021 |

Imagen noticia

La evolución de las tasas intertrimestrales expuesta en el gráfico anterior empieza a dar la razón a los que vaticinaban que el efecto de la Covid-19 sobre la economía sería en forma de W, aunque quizás nadie esperaba lo desorbitado de los primeros retrocesos. Afortunadamente, el segundo periodo de caída de la economía ha sido mucho más moderado, con un descenso máximo de 4 décimas y que, por lo tanto, dista mucho de los casi 18 puntos que sufriéramos a mediados del pasado ejercicio económico.

En términos interanuales, los datos son solo bastante más positivos. En este sentido, no solo abandonamos los valores negativos,  sino que se logra registrar un importante incremento del PIB estatal del 19,8% con respecto al nivel alcanzado en el segundo trimestre de 2020. Esta tasa supone una muy elevada mejoría con respecto a la interanual con la que arrancamos el primer trimestre ejercicio económico (-4,2%). En este sentido, es también de reseñar que, con los datos conocidos hoy, ya son tres trimestres consecutivos con incrementos de esta tasa interanual, desde que a mitad de 2020 cayera del -4,3% al -21,6%.

En definitiva, son buenos datos. Pero también lo acontecido en el año pasado nos hace ser prudentes con vistas al futuro, al tiempo que reafirmarnos en uno de nuestros posicionamientos esenciales: ninguna recuperación económica es sostenible en el tiempo si no se traslada a una mejora de las condiciones de vida del conjunto de la ciudadanía en general y, de la clase trabajadora en particular.

Por este motivo, y puesto que la condición expresada por el Ejecutivo Central fue la de lograr que la reactivación económica fuera un hecho, lo que parece estar constatándose, exigimos que se retome el proceso de incremento del SMI hasta alcanzar el nivel comprometido por España con los socios europeos en la Carta Social. De la misma forma, entendemos como prioritario recuperar la apuesta por la Negociación Colectiva en condiciones de equilibrio entre las partes, para poder así afrontar el proceso de mejora salarial que necesita nuestro mercado laboral, así como el conjunto de la economía.