La industria andaluza ve reducida un 36,6% su cifra de negocios con respecto a abril del pasado año

La industria andaluza ve reducida un 36,6% su cifra de negocios con respecto a abril del pasado año

En la mañana de hoy, el Instituto Nacional de Estadística (INE) ha publicado los datos sobre la cifra de negocio en la industria, en cada una de las Comunidades Autónomas así como en el conjunto del Estado, relativos al pasado mes de abril.

22/06/2020 |

Imagen noticia

En el cuarto de los meses del año, la cifra de negocio en la industria andaluza se redujo un 25,4% con respecto a marzo, lo que hace descender la tasa media del año hasta el -13,4%. De esta forma, se confirman los peores augurios que ya nos advertían de los profundos estragos que esta crisis iba a tener sobre el débil sector industrial andaluz.

El retroceso mensual de la industria ha sido generalizado para el conjunto del Estado (-34,6%) que supera incluso el retroceso registrado en nuestra Comunidad Autónoma y que profundiza en los datos negativos que ya se obtuvieran el mes pasado en lo que a la media de lo que llevamos de año (-14,1%) se refiere.

En esta ocasión, 7 de las 17 CCAA han registrado peores datos que Andalucía en términos medios del arranque de 2020. En sentido negativo, destacan muy especialmente el País Vasco (-20,7%), junto con Illes Balears (-19,7%) y Cantabria (-19,3%), con retrocesos de la cifra de negocios en torno al 20%.

Por el contrario, entre las 7 regiones que registraron tasas medias de lo que va de año mejores que las de Andalucía, solo Extremadura (0,0%) evita, por los pelos, los valores negativos. Entre estas, los descensos más suaves en la cifra de negocios han sido los experimentados por La Rioja (-10,3%), Castilla-La Mancha (-11,3%) y la Comunidad de Madrid (-11,8%), con tasas que, aunque negativas, resultan  muy inferiores a la media del conjunto del Estado (-14,1%).

En términos interanuales, en este caso, la posición de Andalucía en la comparación con el resto de CCAA resulta igualmente algo menos negativa. De esta forma, con respecto a abril del pasado año, registramos un descenso de la cifra de negocios del sector industrial del 36,6% mientras que, en el conjunto del Estado, el descenso fue de un 40,8%, es decir, 4,2 puntos por encima de la tasa interanual registrada en Andalucía.

En términos generales, tenemos que volver a valorar de forma muy negativa los datos publicados hoy por el INE. Nuestra industria sigue abocada al abismo, inmerso en un proceso de caída libre.

Queremos mostrar nuestro apoyo para los miles de trabajadores que están padeciendo los momentos difíciles por los que atraviesa la industria andaluza, afectada negativamente por unos efectos de la pandemia, que han venido a agravar los importantes problemas existentes anteriormente y que precisan apoyos puntuales que como los que viene llevando a cabo el Ejecutivo Central con el Plan de apoyo al sector del automóvil. Tenemos un buen número de medidas y de iniciativas estatales e incluso de ámbito municipal, pero dispersas, a veces inconexas" y sin que vengan a formar parte de una política industrial autonómica.

El tejido industrial andaluz se caracteriza por su reducido tamaño, su polarización territorial y su excesiva dependencia de las grandes empresas multinacionales.

Pero para UGT-A un tamaño pequeño no es malo en sí mismo ya que el problema está en que el carácter innovador y competitivo de la empresa, sea grande o pequeño.

Nuestro Sindicato quiere destacar la importancia de crear un entorno favorable, para lo que es fundamental  el desarrollo de las infraestructuras y equipamientos, tanto las que mejoran la logística de las empresas (transportes, acceso a las TIC…), como  también las necesarias para la gestión de la energía, del agua y de los residuos.

Otro aspecto importante para el desarrollo de nuestra industria es la I+D+I y la digitalización. Todas las empresas deben innovar, modernizar sus procesos de producción, sus métodos de gestión, sus formas de comercialización y, para ello, es preciso desarrollar los principios básicos de la cooperación empresarial para así poder generar economías de escala.

Podemos resumir las necesidades de la industria andaluza en tres conceptos: voluntad, cooperación y diálogo.

•      Voluntad política de todas las Administraciones y compromiso de las empresas con el desarrollo industrial de nuestra tierra.

•      Cooperación entre empresas, entre Administraciones, con las Universidades y el conjunto del Sistema Educativo y de Formación.

•      Diálogo, que es vital en la gobernanza de la nueva política industrial que necesitamos. Hay que institucionalizar el diálogo para que vaya más allá de la voluntad política y las legislaturas.

En definitiva, nos encontramos ante una ocasión única. No podemos permitirnos el lujo ir a remolque de otros países europeos, de otras CCAA, que van a aprovechar su proceso de reconstrucción y las ayudas provenientes de Europa para refundar su industria. Por ello, desde UGT Andalucía, invitamos a todos  los agentes sociales y económicos con interés en el sector, a todos los partidos políticos de la Cámara andaluza y al conjunto de la sociedad a que se unan a nuestra campaña "salvar la industria".