UGT Andalucía celebra su V Comité Regional

UGT Andalucía celebra su V Comité Regional

El sindicato ha celebrado este lunes el 5º Comité Regional, máximo órgano entre congresos, compuesto por 123 miembros. El Comité Regional, que se ha desarrollado en la sede de UGT Andalucía, ha analizado la actual situación política, económica y social, entre otras materias. Las Resoluciones aprobadas en él resumen con las principales conclusiones y líneas de actuación del sindicato para los próximos meses.

10/06/2019 |

Imagen noticia

 

I. Panorama político en Andalucía y comienzo de la nueva Legislatura

Tras la celebración el pasado mes de diciembre de las Elecciones Autonómicas en nuestra Comunidad Autónoma, el resultado ha llevado a un cambio en el signo político tras 36 años ininterrumpidos de gobiernos socialistas. Resulta paradójico que, con el peor resultado del PP-A de su historia, la Derecha se haya hecho con el Gobierno andaluz, a  pesar de haber ganado las elecciones el Partido Socialista.

El nuevo Gobierno de PP y Cs ha necesitado el apoyo de VOX, una fuerza ultraderechista que defiende un discurso retrógrado, xenófobo y antifeminista, y que se ha instalado por primera vez en nuestro parlamento andaluz.

El Comité de la UGT Andalucía respeta y no puede cuestionar la decisión de la ciudadanía andaluza, que ha hablado en las urnas, pero lamenta que las fuerzas de izquierdas no hayan sido capaces de movilizar a su electorado, con una alta abstención, y que partidos con amplio recorrido democrático, como PP y Cs, hayan "normalizado" las relaciones con la extrema derecha, una cuestión que, bajo nuestro punto de vista, puede pasarles factura.

Desde nuestra organización centenaria no vamos a consentir que por las presiones de esta fuerza política asistamos a una involución y se cuestionen las políticas que tanto esfuerzo y años han costado asentar en nuestra tierra. La igualdad, los derechos sociales y laborales, la educación y la sanidad públicas, el derecho a la memoria histórica y democrática,… todo ello está en juego.

En estos cinco meses, el nuevo Ejecutivo andaluz ha puesto en marcha las 21 medidas acordadas para sus primeros 100 días, que desde UGT-A no hemos querido a entrar a valorar en bloque, sino una a una, entre las que se encuentran la bajada de impuestos para las rentas más altas, eliminación en la práctica del impuesto de sucesiones y donaciones de más de un millón de euros, la puesta en marcha de un plan para reducir las listas de espera en la sanidad pública andaluza, el programa de refuerzo educativo estival, y muchos anuncios de anteproyectos de leyes que aún no hemos visto materializados en textos a los que podamos realizar alegaciones y aportaciones.

 Desde este Comité Regional hacemos un llamamiento al nuevo Gobierno andaluz para que apueste decididamente por políticas que ayuden a mantener y mejorar los derechos, las libertades y el espíritu que nos dimos todos los andaluces y andaluzas el 28 de febrero, al conquistar nuestra autonomía plena.

Para ello se requiere, de manera inmediata, la apertura urgente de un proceso de diálogo social efectivo y transversal, que fije el rumbo de las políticas de concertación y cuente con una Ley de Participación Institucional de los agentes económicos y sociales más representativos de nuestra Comunidad Autónoma.

Por último, este Comité quiere hacer una breve mención al Proyecto de Ley de Presupuestos que el nuevo Gobierno ha presentado hace escasas semanas. A falta de su aprobación por el Parlamento andaluz, nuestra primera impresión nos lleva a valorarlos con cautela ya que aunque anuncian una subida de un 5% con respecto a los del ejercicio pasado, en nuestra opinión no servirán para erradicar las deficiencias de nuestra Comunidad.

II. Triunfo del bloque de izquierdas en las Elecciones Generales, Europeas y en un gran número de municipios andaluces.

El Comité de UGT-A felicita al Partido Socialista Obrero Español por ganar las Elecciones Generales del pasado 28 de Abril, aunque tendrá que pactar con otras fuerzas para asegurar la Investidura de Pedro Sánchez, y valora positivamente el aumento del peso de las formaciones progresistas en la mayoría de los diferentes gobiernos municipales en Andalucía, cuyos pactos y acuerdos serán necesarios para sumar mayorías de izquierdas.

En este nuevo periodo en nuestro país necesitamos políticas que distribuyan mejor la riqueza y refuercen la democracia, la igualdad, la cohesión social y la convivencia. También debe ocurrir en el caso de nuestros ayuntamientos, que deben saber detectar los problemas sociales más inmediatos y darles respuesta, como es el caso de la vivienda y los servicios sociales.

La UGT exigirá al nuevo Gobierno de España el desarrollo inaplazable de la "agenda social", recogida en las propuestas que nuestro Sindicato trasladó a todas las fuerzas políticas antes de las elecciones, como la aprobación de la ILP para una nueva Prestación de Ingresos Mínimos.

Elecciones Europeas

Las recientes Elecciones Europeas han puesto de manifiesto el aumento de la participación, siendo la más elevada de los últimos veinte años, creciendo en España más de veinte puntos porcentuales.

Los grupos parlamentarios S&D y PPE (Grupo de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas y Grupo del Partido Popular Europeo) han sufrido una importante caída en número de votos con respecto a las elecciones de 2015. No obstante, el PSOE y sus veinte diputados han contribuido al peso que mantiene el grupo S&D en el parlamento europeo. Hay que decir que hay un movimiento que se está produciendo como es la búsqueda de alianzas entre partidos de izquierdas, más allá de la que tradicionalmente se ha venido haciendo entre los dos grandes bloques que aglutinaban el voto tradicional. Con esto se puede ver que la tendencia al bipartidismo es algo que también se está rompiendo a nivel europeo.

El Comité de UGT Andalucía considera muy preocupante la fuerte entrada de la extrema derecha y de los distintos partidos antieuropeos, así como el descenso acusado de la socialdemocracia, que pierde casi el 25% de sus escaños. Y confía en que España juegue un papel relevante en la búsqueda de posturas comunes en materias de política internacional especialmente sensibles a los intereses de nuestro país,  y que se retome la dimensión social  de las políticas, permitiendo una mayor participación e implicación de las organizaciones sindicales europeas en la construcción del futuro del proyecto europeo, clave para los derechos y libertades de los trabajadores y trabajadoras.

III. Evolución de la economía y del mercado de trabajo en los primeros meses del año.

Desde que en 2014 pusiéramos fin a cinco largos años con descensos, prácticamente continuados, del PIB andaluz, hemos logrado encadenar otro lustro con tasas de crecimiento relativamente importantes, incluso llegando a superar con amplitud ese teórico 3% que históricamente se citaba como necesario para crear empleo de calidad.

Desgraciadamente, los síntomas de agotamiento de este periodo de crecimiento son cada vez más evidentes y, aunque la economía andaluza parece resistir el envite, lo cierto es que prácticamente hay consenso en prever que el crecimiento económico andaluz se situará en torno al 2,3% durante este año, para alcanzar, en el próximo 2020, una tasa interanual inferior al 2%.

De esta forma, en lo puramente laboral, el inicio del presente año se puede resumir en un escenario protagonizado por una tasa de paro insostenible de más del 20% (21,08%) y que concentra a casi 830.000 parados de forma que, uno de cada cuatro desempleados a nivel estatal es andaluz. La precariedad laboral está siendo la auténtica protagonista del periodo de salida de la crisis, manifestándose en un importante incremento de la temporalidad, que ya alcanza el 35% de los asalariados/as, y de la parcialidad que se acerca peligrosamente al 16% de los ocupados/as en Andalucía.

Peor aún es la situación por la que atraviesan los colectivos que, tradicionalmente han venido sufriendo una situación de desventaja en el ámbito laboral, especialmente las trabajadoras y los jóvenes andaluces. El paro femenino es mayoritario, el número de desempleadas supera en casi 80.000 al de parados hombres y la tasa de paro femenina (25,37%) supera en casi ocho puntos la masculina (17,49%). En cuanto a nuestros jóvenes, el número de jóvenes entre 16 y 25 años en situación de desempleo supera ya los 110.000, lo que nos lleva a una tasa de desempleo juvenil vergonzosa del 40,93%, más del doble de la obtenida entre los trabajadores de más de 25 años (19,62%).

Ante lo dramático de la situación y dada la importancia del momento político, institucional y económico por el que atravesamos, la UGT de Andalucía apuesta por la necesidad de llevar a cabo un giro social que pasa, entre otras cuestiones, por un importante cambio en el modelo económico y productivo y una decidida apuesta por la generación de empleo de calidad.

El Comité de UGT Andalucía resuelve instar al conjunto de la Organización a, en cada uno de sus ámbitos de actuación, trabajar por la puesta en marcha, entre otras medidas, por la elaboración de un Plan de Industria dentro de la Estrategia Industrial de Andalucía, fomento de la I+D+i para dar cumplimiento a la Agenda 2030, Plan de lucha contra el fraude fiscal, derogación de las dos últimas Reformas Laborales, incrementar los salarios y el SMI en consonancia con la Carta Social Europea, duplicar el presupuesto para las PAE´s, etc, y así fortalecer el proceso de crecimiento económico, haciéndolo sostenible en el tiempo y propiciando un mayor ratio de reparto de la riqueza generada, cuestión fundamental para continuar avanzando en materia de cohesión social y territorial.

IV. Estado de la Negociación Colectiva  y aumento de la Siniestralidad laboral en Andalucía.

En relación a la Negociación Colectiva en Andalucía debemos señalar que el número de convenios colectivos en vigor y la cobertura del número de personas trabajadoras incluidas en la misma, se ha incrementado durante el año 2018 y en lo que llevamos de 2019. Otra cuestión es la relativa a los contenidos y los logros obtenidos que siguen siendo susceptibles de mejoras.

Hay que resaltar, como ejemplo, el sector de hostelería, donde se han cerrado los ocho convenios sectoriales. El sector agrario de las provincias de Huelva y Sevilla sufre el grave problema que pasa por la dualidad de convenios en dicho sector, mientras que en el sector del manipulado en Almería la mesa de negociación no consigue sentar a la patronal. Debemos señalar que la negociación colectiva del sector público se encuentra paralizada debido a los diferentes procesos electorales.

Desde este V Comité exigimos a la patronal la aplicación del Salario Mínimo Interprofesional de 900 euros al mes, aunque su publicación no aclaraba ciertas cuestiones que pueden dar lugar a diferentes interpretaciones, aunque ciertas patronales lo utilizan como excusa para no aplicarlo, como ocurre en el sector agrario o en el del comercio al por menor. Y la otra gran dificultad la tenemos en la aplicación del control de la jornada diaria de trabajo, en la que hay poco que interpretar y solo aplicar con el fin, entre otras cuestiones, evitar el fraude en cuanto a la jornada real y las horas extraordinarias no declaradas ni retribuidas.

También debemos exigir la aplicación del Plan de Apoyo a la Negociación Colectiva Andaluza 2018-2021 firmado por las Organizaciones que componemos el Consejo Andaluz de Relaciones Laborales (UGT A, CCOO A y CEA), que actualmente se ha presentado a 23 comisiones negociadoras sectoriales y que al que se han adherido 9 de ellas, y para lo cual es necesario que la Junta de Andalucía haga una fuerte apuesta política y económicas del mismo.

Por desgracia para las personas trabajadoras se sigue incrementado el número de accidentes laborales en Andalucía y aunque en el año 2018 se redujo el número de siniestro mortales, no así el global de accidentes laborales, sobre todo los accidentes in-itinere, y en lo que llevamos de año, según nuestros datos vamos por 42 fallecidos, está aumentando alarmantemente.

Aunque se ha incrementado el número de declaraciones de enfermedades profesionales en Andalucía seguimos estando entre las Comunidades Autónomas que menos reconocimientos de las enfermedades profesionales se hace, es necesario y urgente que el SAS forme a sus médicos en medicina del trabajo para derivar los casos de enfermedad profesional a las mutuas, sirva como ejemplo que en Andalucía durante el 2018 no se ha declarado ni una enfermedad laboral por causa del cáncer laboral.

Dada la gravedad de la siniestralidad laboral, el Comité de UGT-A exige, como mínimo, el cumplimiento de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales al empresariado, y a la Junta de Andalucía un mayor esfuerzo para acometer tanto la situación de los accidentes laborales como de las enfermedades profesionales.

 

V. Tras el 8 M: ni un paso atrás en Igualdad.

Los dos últimos 8 de marzo millones de personas han salido a la calle para reivindicar una igualdad real entre mujeres y hombres. Las asociaciones y organizaciones feministas han provocado que la sociedad reaccione ante los discursos misóginos y reaccionarios de los partidos de derecha y extrema derecha que amenazan los derechos de las mujeres.

Desde UGT Andalucía creemos que para conseguir una igualdad real entre mujeres y hombres es fundamental incentivar la igualdad laboral y el pleno desarrollo profesional de las mujeres. Para ello,  desde este Comité instamos a intervenir en las siguientes materias:

-              Negociar Planes y Medidas de Igualdad en las empresas. Tenemos que promover los Planes de Igualdad en las empresas andaluzas, y más ahora que ha subido el número de empresas obligadas, ahora todas las de más de 50 personas en plantilla tienen que tener uno.  Proponemos también que se puedan establecer para empresas de menos de 50 trabajadores en tres años.

-              La eliminación de la Brecha Salarial entre mujeres y hombres es otra reivindicación sindical histórica de nuestra Organización, con el nuevo artículo 28 del Estatuto de los Trabajadores se crea la figura del registro salarial: todas las empresas deben informar a las plantillas, a través de la representación legal de los trabajadores y trabajadoras de los salarios medios de mujeres y hombres, los complementos salariales y las percepciones extrasalariales de la plantilla, desagregados por sexo y distribuidos por grupos profesionales, categorías profesionales o puestos de trabajo iguales o de igual valor. Si en una empresa de más de 50 personas el promedio salarial de las trabajadoras se menos de un 25% del promedio salarial de los trabajadores, la empresa debe justificar que esa diferencia no se base en criterios discriminatorios.

-              Las políticas de conciliación de la vida laboral y familiar siguen siendo deficitarias para las necesidades familiares de las personas, tenemos un problema social por falta de nacimientos, y un problema laboral de infravaloración de las mujeres en el mercado laboral debido a que son las mujeres las que concilian en mayor parte. La nueva regulación no habla de conciliación sino de corresponsabilidad, equiparando la maternidad y la paternidad, lo que ha abierto un nuevo reto sindical, debemos estar alertas ante la reacción empresarial en el ejercicio de los derechos aumentados, y por supuesto, seguir defendiendo más y mejores medidas, y que estas no supongan una merma en el desarrollo profesional de quien las ejerce.

-              Otro reto importante que nos encontramos es la lucha contra el acoso sexual y sexista en los centros de trabajo, noticias como la de hace escasas semanas, de una trabajadora que se ha suicidado por la divulgación de un vídeo sexual por parte de sus compañeros de trabajo, ha puesto sobre la mesa los devastadores efectos del acoso sexual en una persona, la complicidad de terceras personas en el acoso, y la escasa o nula actuación por parte de las empresas. UGT no puede permitir que casos como éste vuelvan a suceder, negociaremos protocolos de prevención y tratamiento de las denuncias de estos acosos, formaremos parte de las comisiones de investigación para salvaguardar los derechos de las víctimas y, sobre todo, denunciaremos cualquier conducta que atente contra la libertad sexual o la dignidad de las mujeres.

 

Por otro lado, hemos visto con sorpresa que el nuevo gobierno de la Junta de Andalucía estaba investigando a los trabajadores y trabajadoras de las Unidades de Valoración Integral de Violencia de Género, cuestión que públicamente hemos denunciado. Sabemos que todo lo relacionado con la normativa contra la violencia de género está siendo cuestionado por el partido de ultraderecha que ha dado su apoyo para conformar el Gobierno autonómico.

Desde el Comité de UGT Andalucía instamos al Gobierno andaluz a que no se dé ni un paso atrás en la lucha contra la violencia machista. Además, como organización sindical, defenderemos los derechos laborales de las víctimas de violencia de género y de las víctimas de acoso sexual y acoso por razón de sexo.

VI. Políticas de empleo para la Juventud

Desde UGT Andalucía defendemos los derechos de las personas jóvenes, que necesitan de un trabajo digno para poder acceder a tener independencia económica y un desarrollo vital como personas. La generación mejor formada no tiene oportunidades laborales, o acceden a trabajos precarios: la temporalidad y la eventualidad son generales, y no pueden acceder a necesidades básicas como una vivienda. Esto es un problema social y sindical, no podemos ampliar la edad de jubilación para mantener el sistema de cotización actual mientras tenemos a la juventud en paro o en precario. El Comité Regional de UGT Andalucía demanda a los poderes públicos planes de empleo contundentes y efectivos dirigidos a solucionar este problema social.

VII. Preocupación por el sostenimiento de las Pensiones y el acceso a la Vivienda en Andalucía.

Desde UGT-A tenemos el compromiso de seguir reivindicando que se derogue la reforma de las Pensiones que el Gobierno del PP llevó a cabo en 2013, derogando de una vez por todas, el llamado factor de sostenibilidad y el índice de revalorización de las pensiones, que lo único que provocan es el empobrecimiento de los pensionistas y la pérdida de su poder adquisitivo, abocándoles a situaciones de pobreza.

En este mismo sentido, este Comité manifiesta su rechazo absoluto a las exigencias que el Banco de España ha realizado en los pasados días, y le exige que se limite al cumplimiento de sus competencias legalmente atribuidas. No podemos aceptar que abogue por un nuevo aumento en la edad de jubilación de los trabajadores y trabajadoras, y que no se sigan incrementando la cuantía de las pensiones, tal y como básicamente propone dicho organismo. Al contrario, ya que una subida de las pensiones y de los salarios, tal y como afirma AIRef y la OCDE, ha impulsado el consumo privado, lo que está permitiendo un crecimiento sólido, traduciéndose en más empleo.

Por tanto, desde el V Comité de UGT Andalucía reivindicamos que se retome el Pacto de Toledo y el diálogo social con el objetivo de alcanzar una sostenibilidad del sistema de pensiones sin basarse en recortes, sino que se garantice el sistema con las cotizaciones sociales y aportando financiación con impuestos a medida que sea necesario, y por supuesto se garantice el poder adquisitivo de las mismas en función del IPC.

 

La vivienda es otra de las cuestiones que siguen siendo prioritarias para nuestra organización sindical. No podemos dejar de observar que los precios de las viviendas siguen en aumento, concretamente en el primer trimestre de 2019, el precio de la vivienda se ha incrementado en un 4,35% con respecto al trimestre anterior y un 8,65% comparándola hace 12 meses.

 De hecho, existe un elevado coste salarial mensual medio (30,61% en España y 29,95% en Andalucía), teniendo que destinar los trabajadores y trabajadoras una elevada cantidad de salario a pagar la hipoteca, quedando muy lejos de lo que estima la Unión Europea como porcentaje máximo que debe utilizarse para ello (25% del coste salarial mensual). Esto hace que muchas familias y otros colectivos se vean abocados a no poder ejercer su derecho a acceder a una vivienda digna.

Por ello, desde el Comité de UGT Andalucía exigimos a los distintos Gobiernos, que se retome el esfuerzo inversor en los programas de construcción de vivienda protegida, apostando por la figura de alquiler en sus distintas modalidades, como forma más asequible de acceso, ya que es la única forma viable para muchos jóvenes, entre otros colectivos.

Otra cuestión preocupante para este Comité de UGT Andalucía, son los desahucios que se siguen produciendo. Concretamente en Andalucía, en el primer trimestre del 2019, se han producido 1.227, siendo la tercera CCAA con más casos. Desde el Comité Regional exigimos que se refuercen las actuaciones dirigidas a erradicar los desahucios y las ejecuciones hipotecarias a partir de acuerdos con las entidades financieras, logrando así establecer una importante medida de justicia social en el seno del sistema financiero.

VIII. Servicios Sociales Comunitarios: puerta de entrada al Sistema Público de Servicios Sociales.

El Sistema Público de Servicios Sociales de Andalucía, según la Ley 9/2016, de 27 de diciembre, de Servicios Sociales de Andalucía, se articula funcionalmente en una red de prestaciones, servicios y recursos, estructurada en dos niveles de atención coordinados y complementarios entre sí, el nivel primario de servicios sociales y el nivel especializado de servicios sociales. En el nivel primario de servicios sociales se ubican los servicios sociales comunitarios, que se prestan a la población desde los centros de servicios sociales comunitarios y mediante los equipos profesionales de los mismos.

Los centros sociales constituyen la puerta de entrada del Sistema Público de Servicios Sociales en Andalucía, donde se ofrece información sobre los diversos programas de atención existentes y se tramitan prestaciones, como la Renta Mínima de Inserción, ayuda a domicilio, etc. con la finalidad de mejorar las condiciones de vida de la población.

Desde el comienzo de la crisis, la población usuaria de los Servicios Sociales ha aumentado considerablemente, así como las necesidades que manifiestan.

 

Con la nueva Ley de Servicios Sociales de Andalucía aprobada en 2016, la gestión de las medidas contempladas en la misma como la lucha de la exclusión social, la solicitud de la renta mínima de inserción y otras nuevas prestaciones ha supuesto un incremento de las personas atendidas en más del 40%.

Esto ha conllevado a una situación de colapso por falta de personal, a un aumento considerable de la carga de trabajo, una prestación del servicio de baja calidad, largas listas de espera, demora en los pagos o prestación de los servicios, etc.  y por tanto,  el trabajo de atención a la ciudadanía se despersonaliza y se convierte en una mera gestión de recursos con enormes consecuencias negativas para la población.

Por ello, desde el Comité de UGT Andalucía consideramos necesario y exigimos que se refuercen los equipos de profesionales de manera permanente  para dar respuesta a todas estas necesidades.

IX. Campaña de movilización en contra de la precariedad laboral en el campo andaluz.

La realidad a la que se enfrenta hoy en día el campo andaluz es una gran precariedad e inestabilidad, caracterizada por la no aplicación del SMI por parte de la patronal, bloqueo de la negociación colectiva, fraudes en la contratación y en la declaración de las jornadas de trabajo. Además, se está produciendo un abandono de los trabajadores del campo con empleos de escasa cualificación, que en muchos casos pasan a ocuparlos personas migrantes, lo que también está afectando a la despoblación del ámbito rural.

No hay que olvidar que es un sector estratégico en Andalucía por su contribución al tejido productivo, al empleo y a la cohesión territorial con más de 5.000 agroindustrias, 450.000 afiliados a la Seguridad Social y que emplea de manera directa a más de 245.000 trabajadores y trabajadoras.

El Comité de UGT Andalucía insta a continuar con las reivindicaciones y denuncias de la problemática del campo,  y a apoyar una campaña de movilizaciones que permitan el desbloqueo de la negociación colectiva, la firma de un convenio regional para el campo andaluz, así como la mejora de las condiciones laborales de este colectivo de trabajadores y trabajadoras.

RESOLUCIÓN DE URGENCIA: CENTROS DE ATENCIÓN A PERSONAS CON DISCAPACIDAD

En Andalucía, según datos de Registro de Centros y Servicios de Servicios Sociales de la Junta de Andalucía,  existen un total de 510 centros de atención a personas con discapacidad: residencias de personas adultas, residencia de personas gravemente afectadas, centros de días y centros de días con terapia ocupacional,. El total  de plazas concertadas asciende a 12.520 que son atendidas por 18.000 profesionales, distribuidos según la tipología y ratios establecidos para cada centro.

En  2012, la Junta de Andalucía congeló los precios del coste/plaza asignado  para dicho centros, lo que ha provocado problemas en la gestión de los mismos.

Paralelamente y tras una larga negociación desde el 2017 del XV Convenio Colectivo General de centros y Servicios de atención a las personas con discapacidad, FeSP UGT firma el convenio con acuerdo de las partes  que contempla mejoras para los y las trabajadoras del sector, entre ellas: agrupación de categorías profesionales y subida salariales importantes.

Ante esta situación, el movimiento asociativo del sector de la discapacidad que mantiene el 80% de las plazas concertadas,  alega que tras la subida del salario mínimo interprofesional y los acuerdos alcanzados en el convenio colectivo, no tienen la solvencia financiera para poder asumirlo si la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación de la Junta de Andalucía no incrementa el coste/plaza congelado desde el 2012. Esto  conllevaría a cierre de centros, despidos o descuelgue de convenio.

Por tanto, desde este Comité de UGT Andalucía defendemos y exigimos la aplicación del convenio colectivo largamente esperado por los y las trabajadoras del sector y al mismo tiempo apoyamos la reivindicación de las organizaciones sociales del sector sobre la urgencia de incremento de los costes/plazas para hacer sostenible del Sistema Público de  Servicios Sociales de atención a las personas con discapacidad.