UGT Andalucía exige que las empleadas de hogar no sean un colectivo olvidado

UGT Andalucía exige que las empleadas de hogar no sean un colectivo olvidado

Nuestro sindicato desde siempre ha venido reivindicando que las trabajadoras al servicio del Hogar Familiar, más conocidas como empleadas de hogar, aún habiendo mejorado sustancialmente su regulación con respecto a la normativa anterior, distan mucho de estar en condiciones de igualdad que el resto de los trabajadores y trabajadoras de nuestro país.

24/03/2020 |

Imagen noticia
Las diferencias sustanciales con respecto al resto de cotizantes son las siguientes: están sometidas a una regulación especial tanto en materia laboral y de Seguridad Social. Desarrollan su actividad en domicilios particulares, no están incluidas en la ley de prevención de riesgos laborales, sus contratos pueden extinguirse sin especificar causa, por desestimiento y carecen de la cobertura de las prestaciones por desempleo.
 
Ante la situación del estado de alarma derivada de la pandemia del coronavirus, ha sido el colectivo olvidado, no hay regulación específica para ellas en los Reales Decretos que se han publicado. Los factores antes expuestos convierten a las trabajadoras y trabajadores de este sector en un colectivo especialmente vulnerable en esta crisis del coronavirus, tanto en términos de salud, como en el empleo, puesto que ante la extinción del contrato no pueden percibir prestación alguna. Por eso la normativa actual del gobierno que trata de solventar efectos de pérdida de ingresos y de empleo por el estado de alarma no es válida para las empleadas de hogar: para ellas no hay posibilidad de Expediente de Regulación Temporal de Empleo ni cese de actividad, por ejemplo. 
 
Esto sin contar con la irregularidad que caracteriza el sector, puesto que si la trabajadora no está dada de alta la indefensión es absoluta y quedan en una situación  mucho peor. Se estima que en España hay unas 600.000 empleadas de hogar de las cuales solo un 66% se estima que están en inscritas en la Seguridad Social, luego hay unas 200.000 empleadas de hogar sin contrato cuyas condiciones laborales, salarios y derechos dependerán de la arbitrariedad de sus empleadores y empleadoras. 
 
Empleadas domésticas denuncian estos días la precarización del sector y condiciones ilegales: trabajo con mayores o personas enfermas sin mascarillas ni protección alguna, despidos o suspensión de contratos sin prestaciones o sin cobrar el salario completo, les compensan este periodo de no trabajo por sus vacaciones, internas que permanecen en las casas de sus empleadores en condiciones ínfimas, sin poder salir y sin tomar sus horas de descanso, etc.
Además a esto hay que añadirle sus propios problemas de conciliación excepcionales debido al cierre de escuelas o centros de día, a los que no pueden hacer frente y compaginarlos con su empleo. 
 
Desde UGT Andalucía entendemos que hay que regular esta situación, no pueden ser siempre las personas más precarizadas las que queden en el olvido ante la crisis del coronavirus, las empleadas de hogar necesitan una respuesta a la situación actual. Solicitamos al gobierno que estas trabajadoras tengan una cobertura social específica para garantizar unos ingresos mínimos y activar mecanismos para garantizar su protección necesaria, tanto para realizar su trabajo protegidas de posibles contagios con lo establecido en los protocolos de seguridad y salud en el trabajo, como para cubrir su situación ante la extinción de sus empleos.