UGT Andalucía pide que el Proyecto de Ley de Agricultura recoja más derechos para los trabajadores y trabajadoras del campo

UGT Andalucía pide que el Proyecto de Ley de Agricultura recoja más derechos para los trabajadores y trabajadoras del campo

17/09/2018 |

Imagen noticia

UGT Andalucía pide que el Proyecto de Ley de Agricultura recoja más derechos para los trabajadores y trabajadoras del campo

En su comparecencia, esta mañana, en la Comisión de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, del Parlamento de Andalucía, el secretario de Política Institucional de UGT-A, Raúl García, ha considerado un paso oportuno y necesario, el proyecto de Ley de Agricultura, que ha presentado el gobierno andaluz, pero echa en falta algunas de las propuestas del sindicato expuestas anteriormente en el Consejo Económico y Social.

UGT Andalucía entiende que, si no se modifican algunos artículos, se pierde una oportunidad histórica para equilibrar las relaciones en el mundo rural, ya que se deja "en un segundo plano la figura del trabajador/a por cuenta ajena, en contraposición con el estatus que le otorga a la persona agricultora o empresaria agrícola", figura que aparece incluso referenciada en el artículo 6, como la que da nombre al estatuto: "personas empresarias agricultoras y agroindustriales".

En su intervención, Raúl García, ha hecho saber en la Comisión parlamentaria, que la futura Ley de Agricultura debe apostar con decisión por dotar a los trabajadores/as del sector de una estabilidad en el empleo que mejore su calidad de vida, con una remuneración adecuada que incentive su incorporación a esta actividad, y con una formación que les permita superar los retos tecnológicos a los que se enfrenta una actividad cada vez más especializada, y que demanda altas cotas de calidad en su producción.

Con más razón, deben tenerse en cuenta estas cuestiones, cuando hablamos del sector primario andaluz, que mantiene a más de 450 mil afiliados a la Seguridad Social y que ocupa de forma directa a cerca de 250 mil trabajadores/as, el 10% del empleo de Andalucía.

Otra cuestión que preocupa a UGT-A, es relativa a la "Participación e interlocución agraria" del Capítulo V, ya que se sigue sin tener en cuenta las recomendaciones expresadas en el Dictamen del CES, y que se consensuaron con gran esfuerzo, en cuanto a la necesidad de aclarar los distintos niveles de interlocución que deben recogerse en los órganos de participación que la norma regula.

El nivel de interlocución de los agentes económicos y sociales no se corresponde con la ausencia de las organizaciones sindicales y empresariales más representativas en el órgano de decisión y planificación de la política agroalimentaria. De hecho el Proyecto de Ley sigue estableciendo dos órganos,  el Consejo Asesor Agrario (artículo 18) y el Consejo Agroalimentario Andaluz (art. 19),  cuyas funciones, a juicio de UGT-A están mal delimitadas, puesto que al primero, integrado sólo por las organizaciones profesionales agrarias y las organizaciones de cooperativas, se le encomienda la "función principal de planificación y desarrollo de la política agraria", mientras que el Consejo Agroalimentario, en el que sí se incluyen a los agentes económicos y sociales más representativos de Andalucía, se le relega a unas funciones de menor calado y meramente de colaboración.

Por tanto, consideramos que debe ser el Consejo Agroalimentario andaluz , órgano que engloba tanto a las políticas agrarias como las agroalimentarias, el que tenga como función principal "servir de órgano de interlocución para la planificación y desarrollo de la política agroalimentaria de Andalucía, en el que están las organizaciones sindicales y empresariales más representativas, junto con las organizaciones profesionales agrarias y las cooperativas.