UGT Andalucía valora que el Presupuesto presentado por la Junta no servirá para erradicar las deficiencias de nuestra tierra

UGT Andalucía valora que el Presupuesto presentado por la Junta no servirá para erradicar las deficiencias de nuestra tierra

Tras la presentación del Proyecto de Ley de Presupuestos para el 2019 y analizados por UGT Andalucía, para el Sindicato estos Presupuestos no van a ser los que trasladen la recuperación a la ciudadanía andaluza. Lamentablemente se pierde una gran oportunidad para empezar a reducir las altas tasas de desigualdad en nuestra Comunidad Autónoma.

03/06/2019 |

Imagen noticia

En nuestra opinión, estos Presupuestos deberían ser los que trasladen la recuperación a la economía real y a la ciudadanía andaluza, sabiendo aprovechar el ciclo expansivo del que venimos, aunque los síntomas de agotamiento de este periodo de crecimiento son cada vez más evidentes.

 La subida del Presupuesto de nuestra Comunidad Autónoma en un 5%, con un total de 36.495,5 millones, nos parece insuficiente tras tantos años de recortes y falta de inversión, tanto pública como privada. No se pueden catalogar, como ha hecho el Gobierno andaluz, de ser “los presupuestos más sociales de la historia”, cuando se reduce en un 15% el gasto en políticas de empleo. Además, el anterior Presupuesto de nuestra Comunidad, que se ha prorrogado hasta ahora, se incrementó en un 4,6% respecto al ejercicio anterior, y también lo tachamos de insuficiente.

En nuestra opinión el principal problema para los andaluces sigue siendo el desempleo y la precariedad laboral. Nuestra Comunidad Autónoma arrastra aún una tasa de paro del 21,08%, superando en casi siete puntos la media estatal que está en el 14,70%. El paro en nuestra tierra no es una “cuestión de fe” sino un drama social, y debería ser la principal preocupación para este Gobierno, al que queremos recordar la promesa electoral que hizo el Presidente Juan Manuel Moreno, de crear 600.000 puestos de trabajo en 2019, y que ya ha sido matizada por su propio equipo de gobierno, al bajar las “expectativas” a una casi irrisoria propuesta de creación de 60.000 empleos.

No creemos que sea el camino con los 1.053 millones de euros que el Ejecutivo de centro-derecha pretende destinar a la lucha contra el paro, y que suponen un recorte de casi 190 millones de euros con respecto al Presupuesto anterior, y lo que es peor, si observamos algunas de las partidas más específicas, como es el caso de las políticas de empleabilidad, intermediación y fomento del empleo, el retroceso en el montante presupuestado es todavía mayor, alcanzando un recorte del 21,4% con respecto al anterior. Tampoco podemos pasar por alto la reducción de lo destinado al Servicio Andaluz de Empleo, lo que muestra a las claras la poca voluntad del Ejecutivo andaluz de potenciar las políticas activas de empleo en nuestra región.

Desde el punto de vista de los ingresos, con un incremento del 7,7% con respecto al año anterior, consideramos que estos Presupuestos van a ser poco realistas, con un periodo de ejecución muy limitado de apenas  6 meses. Dicho incremento se basa, por un lado,  en la subida de los ingresos aprovechando el ciclo expansivo de la economía, aunque no olvidemos que se acaba de aprobar una rebaja fiscal que sólo beneficia a las rentas más altas en Andalucía, y por otro lado, el aumento de las entregas a cuenta, esto es, lo que nos corresponde por impuestos compartidos y las transferencias del Gobierno Central previstas en el Sistema de Financiación Autonómica, pero que peligran si no hay nuevos presupuestos generales este año, como parece todo indicar.

No obstante, saludamos que el Ejecutivo andaluz haya intentado corregir la inercia de anteriores años de presupuestar por encima en algunas partidas a sabiendas de que estaban “infladas”, para luego corregirlo con una modificación presupuestaria que acababa en otros apartados. Además, valoramos la provincialización de las cuentas públicas andaluzas, cuestión que veníamos reclamando también desde nuestro Sindicato desde hacía tiempo.

En cuanto al gasto en políticas sociales, la partida más significativa se destina a Sanidad, con 758 millones más, esto es, un  7,9% de aumento. En Educación el presupuesto dedica 6.620,2 millones de euros, una subida del 3,4% con respecto al ejercicio anterior, inferior al 3,8% que se había incrementado en el presupuesto anterior. La mayor parte de estos incrementos se destinarán a pagar la subida salarial pactada con nosotros, los sindicatos, para restituir los derechos de los funcionarios públicos recortados durante la crisis, pero nuestra principal preocupación va a residir en saber el destino del resto de estas partidas que aumentan, si van a destinarse a la mejora de los servicios públicos, al aumento de plantillas y a la contratación de profesionales a través de ofertas públicas de empleo, cubrir las tasas de reposición,  las bajas laborales  en periodo estival, y todas aquellas cuestiones pendientes que se han negociado, o están pendientes, en las Mesas de Función Pública.

En cuanto al gasto en políticas de Conciliación, Igualdad y Familias, se destinan 2.112,4 millones, aumentando un 5%, de los que 47 millones más irán para Dependencia, que alcanza los 88 millones de euros, todavía un gasto insuficiente si tenemos en cuenta de dónde venimos, con los recortes que el Gobierno del PP propinó a esta política social en los peores momentos de la crisis, y si atendemos además a las listas de espera que nuestra Comunidad Autónoma acumula, como bien pudo constatar el nuevo Gobierno nada más llegar.

No obstante, y aunque no se hayan tocado prácticamente las políticas de Igualdad, en contra de lo que se presumía que podría ocurrir por las presiones del partido de ultraderecha que sustenta al Gobierno, no podemos conformarnos con esta partida, que ya consideramos que estaba infrafinanciada, y más cuando la lucha contra la violencia de género no ha dado los frutos que debería a tenor de las víctimas que siguen, desgraciadamente, aumentando año tras año.

También consideramos infrafinanciadas las partidas para la cooperación al desarrollo, con 35 millones, unos 8 millones de euros menos que en el presupuesto anterior, o la destinada a la Memoria Histórica, con un recorte del 6,92%, esto es, 119.000 euros menos que en el ejercicio de 2018.

En cuanto a la partida destinada a la formación profesional para el empleo, muestra una subida que no llega al 0,8% con respecto al año anterior, esto es, 1,9 millones más, pero lo significativo de este incremento no es tanto la subida, sino la poca capacidad que tiene el Gobierno andaluz de ejecutar el 100% de lo presupuestado en los distintos programas de formación. Teniendo en cuenta el problema estructural de nuestra Comunidad Autónoma en el desequilibrio entre los niveles de cualificación de la población trabajadora y las necesidades futuras del mercado laboral, ésta sigue siendo una cuestión prioritaria.