Una Andalucía laboral cada vez más precaria

Una Andalucía laboral cada vez más precaria

El reducido descenso en el paro (-0,52%) no oculta un importante retroceso en la contratación (-11,85%) ni una nueva caída en la afiliación a la Seguridad Social (-0,37%)

02/08/2017 |

Imagen noticia

El paro baja en julio en 4.245 personas (-0,52%) y se sitúa en 814.518 desempleados. Se reduce, con respecto a hace un año en 87.620 trabajadores (-9,71%), apenas tres  décimas por encima del conjunto del Estado (-9,43%). Desgraciadamente, esta reducción del paro no viene acompañada de la generación de empleo estable y de calidad.

Andalucía continúa siendo la región con mayor peso relativo en el seno del Estado: el 24,42% de los parados del conjunto del Estado son andaluces, una  décima más que en junio (24,35%). Prácticamente, uno de cada cuatro desempleados es andaluz.

El 8,95% de los parados son menores de 25 años, porcentaje que se incrementa con respecto al de junio (8,58%). A pesar de lo prolongado de la crisis, nuestros dirigentes continúan sin ser capaces de empezar a poner soluciones a uno de los principales dramas de nuestro mercado laboral: el paro juvenil.

Las trabajadoras andaluzas han reducido, levemente, su peso relativo (57,23%) con respecto al mes anterior (57,49%).  A pesar de ello, cada vez son más los casos de discriminación laboral a los que tiene que hacer frente nuestras trabajadoras. La crisis se ha llevado por delante gran parte de los logros obtenidos, en materia de igualdad de oportunidades, a través de décadas de lucha sindical.

En julio, el paro en los extranjeros se redujo en algo más de un punto (1,06%). A su vez, durante los últimos doce meses, este desempleo ha caído un 5,78%, mucho menos que en el Estado (-8,88%).

El sector servicios continúa recogiendo a más del  60% de nuestros parados (62,81%). Durante este mes, el paro se ha reducido en todos los sectores productivos, excepto en la agricultura y entre el colectivo de trabajadores sin empleo anterior.

En junio se realizaron 50.611 contratos menos que en el mes anterior, lo que supone un alarmante descenso del 11,85%. A su vez, la contratación temporal sigue acumulando prácticamente la totalidad de los contratos registrados: el 99,95% de los contratos de julio fueron temporales.

36 de cada 100 desempleados andaluces han agotado sus prestaciones por desempleo. Mejorar el grado de cobertura de nuestro sistema de prestaciones, así como la duración y la cuantía de las mismas es una cuestión de justicia social en los tiempos de dificultades económicas en los que nos encontramos.

Por último, iniciamos el segundo semestre del año con un nuevo descenso mensual del 0,37% en la afiliación a la Seguridad Social. Con este retroceso, la tasa interanual se sitúa en el 4,05%  y continúa por encima de la  registrada a nivel estatal (3,61%).

Por todo ello, desde UGT:

En términos generales, analizados los datos de julio, aunque valoramos positivamente el descenso del paro en sí,  no podemos más que continuar denunciando que el mismo es insuficiente para hacer frente a los problemas estructurales de nuestro mercado laboral: precariedad, estacionalidad y desigualdad de oportunidades.

Ni tan siquiera el auge propio de las vacaciones veraniegas está conllevando el descenso del paro que necesita la economía andaluza para volver a generar riqueza real y, mucho menos, para conseguir adecentar la inasumible tasa de pobreza y exclusión social que venimos registrando desde el estallido de la crisis.

Es necesario, de una vez por todas, poner en marcha un Plan de Choque por el empleo de calidad, que preste especial atención a los colectivos con mayores dificultades de acceso a un puesto de trabajo y que apueste, decididamente, por la formación y cualificación del conjunto de la clase trabajadora andaluza.

Por último, continuamos exigiendo la derogación de una Reforma Laboral injusta, así como el desbloqueo de las Mesas de Negociación Colectiva. Nuestros dirigentes tienen que ser conscientes de que solo incrementando el poder adquisitivo de nuestros salarios conseguiremos mejorar en términos de redistribución de la riqueza y, con ello, luchar de forma efectiva contra el proceso de empobrecimiento generalizado que ha supuesto el desarrollo de las dos últimas Reformas Laborales.

Informe completo sobre datos paro julio 2017