Una nueva y dramática consecuencia de la reforma laboral del PP: Cierre del hotel Tryp Indalo de Almería

Una nueva y dramática consecuencia de la reforma laboral del PP: Cierre del hotel Tryp Indalo de Almería

Que un emblemático hotel de la capital Almeriense cierre sus puertas, desamparando a más de 47 familias de trabajadores y trabajadoras, dejando a la capital sin el hotel más importante en turismo de congresos y negocios es una tragedia que, obviamente, debe estar debidamente motivada por una causa mayor ineludible. Es lo que cualquier mente sensata y responsable piensa. Pues NO.

01/04/2019 |

Imagen noticia

La causa última y real no es más que el afán especulativo de la propietaria del edificio, a quien le parece que el precio que pagaba la empresa que explotaba el hotel (muchísimos cientos de miles de euros al año) no era suficiente. Tampoco parece que le han gustado las muchas ofertas que ha recibido por parte de otras importantes cadenas hoteleras, y mientras decide qué hacer con el edificio se desvincula totalmente de la situación del hotel, de las familias afectadas y del impacto para la economía general de la capital almeriense.

Gracias a la reforma laboral del PP, presentar un expediente de regulación de empleo es extremadamente fácil, las causas para poder hacerlo son tan laxas que todo cabe. Hay un periodo de negociación, si, de entre 15 y 30 días en el cual si, como es este indignante caso sin sentido ni justificación real, no se llegase a un acuerdo, los trabajadores y trabajadoras afectados se verían en la calle con una indemnización de 20 días por año (¡OJO¡, hasta un máximo de 12 mensualidades, que si has dedicado muchos años de tu vida a la empresa eso carece de valor). En este caso, una vez más, los trabajadores y trabajadoras son los que tendrían que demandar y luchar en un largo, costoso y tedioso proceso en el que ellos y ellas, los afectados y no los responsables de la medida, son los que tienen que intentar demostrar la procedencia o no de la misma.

En cualquier caso, son mucho más de 47 familias, si tenemos en cuenta los contratos eventuales, los que se quedan sin recursos. Trabajadores y trabajadoras que han dado 15 años de trabajo, de profesionalidad y dedicación, que se han dejado la piel y la salud. Una plantilla cuya edad media supera los 40 años y que lo va a tener bastante complicado para poder encontrar un empleo digno y estable.

¿Los perjudicados? Las familias afectadas, el turismo de la capital almeriense, la economía almeriense.

¿Los beneficiados? Obviamente la propiedad, que se dedica a la especulación pura y dura. Pero no olvidemos que quien ha presentado el expediente es una importante cadena hotelera con recursos más que suficientes como para, al menos, pagar lo que les corresponde a los trabajadores y trabajadoras que tan fiel y profesionalmente les han servido durante 15 años.

¿A quién protegen las leyes del PP? ¿Para quién gobierna la derecha?