Valor, dignidad e igualdad.

Valor, dignidad e igualdad.

La brecha salarial entre hombres y mujeres es una asignatura pendiente que desde UGT viene siendo una reivindicación histórica. Este fenómeno no se produce solo en España sino que se da también en la UE y a nivel mundial.

01/03/2017 |

Imagen noticia

 

Desde 1932, el 17º Congreso de la UGT recogía en su Programa de Acción la consigna "a igual trabajo, igual salario". A partir de esta fecha UGT ha venido realizando acciones encaminadas a reducir la discriminación por desigualdad salarial.

Las mujeres han sido las principales perjudicadas por las medidas adoptadas en España frente a la crisis, ya que mientras en la mayor parte de los países de la UE se ha reducido la brecha salarial, aquí ha permanecido casi invariable.

La negociación colectiva por sí misma, no permite corregir esta situación puesto que el tejido empresarial de nuestro país basado en pequeñas y medianas empresas donde apenas existe representación sindical  y en las que no se negocian planes y medidas de igualdad hacen difícil la erradicación de la discriminación salarial.

En España la brecha salarial del salario promedio anual se sitúa en el 23´35% según los últimos datos de la Encuesta de Estructura Salarial elaborada por el INE referido al año 2014, lo que supone un 0´7% más que en el 2010. A nivel regional, la brecha andaluza se sitúa en un 25´68% siendo la 5ª más alta del país. En el caso de Huelva, sigue siendo preocupante pues un año más sigue siendo la provincia donde las mujeres trabajadoras sufren los salarios más bajos de toda España estando por debajo de los 10000 € anuales. Las últimas estadísticas de la Agencia Tributaria correspondientes al año 2015 sitúan el salario medio anual de las mujeres asalariadas de la provincia de Huelva en 9887 €, 20´86% por debajo de la media andaluza y 38´7 % por debajo de la nacional. La diferencia de salario medio anual entre hombres y mujeres se sitúa en la provincia en un 34%.

Si desglosamos por sectores, el sector de la Agricultura, Ganadería, Silvicultura y Pesca  tendría una brecha  del 40,6%, la Industria  49,1%, la Construcción y Activ. Inmobiliarias 24,7% y el Comercio, Reparaciones y Transporte 47,5%.

Hay más hombres activos y ocupados que mujeres tanto en España como en Andalucía, según datos del IV trimestre de 2016 del INE. Cuando hablamos de paro y contratos registrados, la realidad nos golpea en la cara pues pasa justo lo contrario.

En Andalucía, la tasa de paro de los hombres es de 25.7% mientras que el de las mujeres es de 31.38%, según datos de la EPA IV trimestre.

En Huelva, la tasa de paro masculino se sitúa en un 45.6% mientras que el femenino es de un  54.38%, si miramos la media del último trimestre de 2016 según los datos ofrecidos por el INE.

Igualmente existe una discriminación salarial tanto en personas con discapacidad como en personas inmigrantes, siendo el salario medio anual inferior a la media de personas que no tienen esta situación, aunque la brecha salarial dentro de la discapacidad es de un 16,2%, un 8,1 % menor que en personas sin discapacidad.

La precariedad laboral también afecta a las cotizaciones a la seguridad social de las mujeres trabajadoras. Esta situación no sólo afecta a la mujer durante su vida laboral, sino que también se prolonga a la edad de jubilación sufriendo pensiones de cuantías más bajas que los hombres.

La mujer siempre ha trabajado, aunque no de forma remunerada, ocupándose de las labores domésticas incluyéndose en éstas el cuidado de familiares. Por lo tanto, el origen de la infravaloración del trabajo y el empleo de las mujeres se debe a:

  • El trabajo doméstico y de cuidados familiares que realizan las mujeres en el ámbito familiar ni se visualiza ni se paga y por lo tanto no se valora.

  • Los empleos, feminizados, relacionados con el trabajo doméstico y de cuidados se valoran económicamente muy por debajo a otros. Por ejemplo: ayuda a domicilio, limpieza, servicio doméstico, cuidado de niños y personas mayores.

  • Las mujeres promocionan menos, tienen peores condiciones laborales que los hombres, se acogen en mayor medida a los derechos de conciliación, por lo que sus salarios son menores.

Desde UGT Huelva  proponemos:

  • Definir y desarrollar conceptos como: trabajos de igual valor, acciones positivas, valoración de puestos de trabajos, etc.

  • Obligar a las empresas de más de 25 o más trabajadores/as a someterse a auditorías periódicas de igualdad salarial a instancia de parte, incluida la representación de los trabajadores y/o sindical.

  • Proponer al Pacto de Toledo el estudio cuantificado de las desigualdades y discriminaciones de género en el sistema de protección social así como de las posibles medidas de corrección de las mismas a corto y medio plazo y en su caso con cargo a financiación complementaria.

 

 

Fdo: Sebastián Donaire Salas

Secretario General de UGT Huelva