Violencia de género y machismo

Violencia de género y machismo

Para llegar al futuro tenemos que invertir en el presente, para llegar a ser el hombre del mañana tenemos que invertir en el niño de hoy.

29/11/2016 |

Imagen noticia

 

La RAE define como Exclavitud: sujeción excesiva por la cual se ve sometida una persona a otra. Y como Libertad: facultad natural que tiene el hombre de obrar de una manera o de otra, o de no obrar, por lo que es responsable de sus actos. Atendiendo a esta definición, Sonia Fernandez, Secretaria de Políticas sociales, mujer y juventud de UGT Huelva precisa que  la violencia de género no deja de ser una forma de esclavitud hacia la mujer por parte del hombre, por lo que hoy 25 de noviembre, volvemos a unir nuestras voces para mantener nuestro compromiso en la lucha contra la violencia de género.  

 

La única especie animal en la que los machos dominan, maltratan, agreden, torturan, e incluso llegando a matar a sus hembras, es la especie humana, la única que tiene capacidad para pensar, y lo hacen porque se sienten legítimos al hacerlo transmitiéndose de padres a hijos durante generaciones a través de los siglos hasta llegar a nuestros días.

 

La Junta de Andalucía reconoce como víctimas directas a los hijos y ha ampliado el espectro del concepto de violencia de género al acoso y las agresiones sexuales, a la violencia contra los derechos sexuales y reproductivos, a la trata de mujeres y niñas, a la mutilación genital y al matrimonio precoz o forzado.

 

La Secretaria de Políticas Sociales de UGT Huelva ha manifestado que "el uso de la expresión ‘Violencia de Género' es bastante reciente, resultado de una discriminación que se remonta a nuestros más antiguos antepasados que tiene su origen en una estructura y organización social de índole patriarcal, que considera a la mujer como un ser de segunda al cual hay que dominar, controlar, negándole el acceso a la formación y al empleo relegándola al papel de eternas menores."

 

Sonia Fernández asegura que para conseguir romper esta tendencia patriarcal sobre el género femenino son necesarias varias líneas de acción:

 

Una línea que derive del poder político y administraciones públicas con acciones encaminadas a construir una sociedad más justa basada en la igualdad, respeto y libertad. Acciones que apuesten por la formación de profesionales de la enseñanza, comprometidos y convencidos de que la única manera de conseguir la sociedad que buscamos es a través de una educación en valores más allá de lo estrictamente académico. Porque para llegar al futuro tenemos que invertir en el presente, para llegar a ser el hombre del mañana tenemos que invertir en el niño de hoy.

Por ello reivindicamos desde UGT:

 

· Un Pacto de Estado contra la violencia de género, con el compromiso y la participación de todas las administraciones públicas, cuerpos y fuerzas de seguridad del estado, partidos políticos, organizaciones sindicales y empresariales, movimiento asociativo. De no ser así, la violencia de género será un concepto supeditado al capricho del político de turno que ocupe la Moncloa.

· Reivindicamos políticas activas de empleo que faciliten a las víctimas el acceso a la formación y al mercado laboral con empleos de calidad.

· Reivindicamos una cultura de tolerancia cero contra la violencia de género en las empresas, mediante planes de igualdad efectivos y eficaces.

· Reivindicamos también una mejora de los derechos laborales para las víctimas en la que prime la protección sobre el desamparo laboral.

· Campañas de sensibilización y formación dirigidas a todas las personas implicadas en la cadena laboral.

 

Nada de esto será posible si paralelamente no se produce un cambio sociocultural tanto individual como colectivo en la manera de pensar, haciendo hincapié en diferentes aspectos de nuestra vida en sociedad.

 

· El empoderamiento de la mujer es decisivo si queremos conseguir un mundo en la que no haya discriminación por género. Este empoderamiento debemos trabajarlo juntas y juntos para que el proceso finalice con éxito.

 

· Luchar contra el lenguaje sexista. Desde un punto de vista lingüístico, se observan dos tipos de sexismos en el lenguaje.

 

 ·Un tipo que hace referencia a las bromas, chistes y expresiones machistas que no hacen más que hundir la daga en la erosionada figura de la mujer en la sociedad, soterrándolas a un papel secundario y despectivo.

 

El otro tipo de lenguaje sexista, consecuencia de que el lenguaje tenga formas de hablar que invisibilizan la presencia de las mujeres favoreciendo la realidad de los hombres dentro del funcionamiento interno de toda sociedad. Un ejemplo es la definición que la RAE hace del término libertad descrito al comienzo del artículo.

 

Cada víctima de violencia de género, cuya expresión máxima culmina con el asesinato, es un ataque al estado social y de derecho, pues se vulnera de una manera flagrante dos de los derechos fundamentales, que son el derecho a la vida y el derecho a la libertad, artículos 15 y 17 recogidos en nuestra Constitución Española.

 

Estrecha mi mano, ten coraje,

Encontremos un nuevo destino,

Donde felicidad sea tu anclaje

¡y Libertad sea tu camino!  Arjona Delia