UGT reclama políticas de protección social y empleo para frenar la pobreza infantil

UGT reclama políticas de protección social y empleo para frenar la pobreza infantil

UGT reclama políticas de protección social y empleo para frenar la pobreza infantil El trabajo infantil es consecuencia, en muchas ocasiones, de la pobreza en la que están inmersas sus familias. Casi 29% de los menores de 16 años están en riesgo de pobreza en España, según la última Encuesta de Condiciones de Vida

12/06/2018 |

Imagen noticia

Es necesario mejorar la protección social, en línea con la Iniciativa Legislativa Popular promovida por los sindicatos para garantizar una Prestación de Ingresos Mínimos y establecer políticas laborales que permitan empleos estables y salarios dignos

UGT reivindica la implantación de un protocolo que cumpla la Convención de Derechos del Niño, así como adecuar la normativa y las prácticas para proteger a menores extranjeros no acompañados, víctimas de explotación y abuso

El sindicato valora, y estará a la expectativa, ante el anuncio del Gobierno de crear un Alto Comisionado para la Pobreza Infantil que forme parte de la agenda social

El Trabajo Infantil parece algo ajeno a nuestro país. Pero la realidad es que pueden darse situaciones donde los menores estén realizando un trabajo bajo lo que pudieran considerarse tareas colaborativas o de apoyo familiar, y que en algunos casos pudieran ser considerados como una forma de explotación infantil.

Es el caso de niños que "están echando una mano", sobre todo en los periodos vacacionales cuando se suspende o termina el curso escolar, en los negocios familiares. Suelen realizar tareas de hostelería, comercio, labores agrícolas y ganaderas, pesca, tareas domésticas, en talleres, venta ambulante, feriantes, y esta colaboración en realidad lo que encierra es el desarrollo de una actividad laboral.

El trabajo infantil es incompatible con el bienestar de las niñas y los niños, y hacer uso de su derecho al juego, al tiempo de ocio, y demás derechos contemplados en la Convención de Derechos del Niño. Además, no debemos olvidar que el trabajo infantil, tal y como nos recuerda la OIT en su campaña de este año, conlleva riesgos para la salud, lesiones y puede ocasionar secuelas para toda su vida.

En muchas ocasiones los niños trabajan por la situación de pobreza en que están inmersas sus familias. Según la última Encuesta de Condiciones de Vida (INE), en el año 2016, el 22,3% de población se encontraba en riesgo de pobreza, y la tasa de riesgo de pobreza para los menores de 16 años se situó en el 28,9%, siendo 6,6 puntos superior a la del conjunto de la población. Y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), cifra en más del 20% la pobreza infantil en nuestro país, concretamente en el 23,4%, casi el doble que el promedio en la OCDE, que se fijó en el 13,3%.

Desde nuestro Sindicato, consideramos fundamental la creación de un Alto Comisionado para la Pobreza Infantil anunciado por el Gobierno, y que forme parte de la agenda social del actual ejecutivo. Estimamos conveniente la instauración de una verdadera política de garantía de rentas y que se adopten urgentemente medidas para reducir el número de familias que viven por debajo del umbral de pobreza, ya que el incremento de niños pobres en nuestro país se debe, fundamentalmente, a una bajada en el poder adquisitivo familiar.

UGT reivindica unas políticas de protección social que garanticen los derechos de los niños, su bienestar social y la ruptura definitiva con la pobreza y vulnerabilidad social. Se debe acabar con la transmisión intergeneracional de la pobreza, ya que las bolsas de trabajo infantil son más frecuentes entre las poblaciones con carencias graves, niñas y niños no escolarizados y en la economía sumergida.

Niños inmigrantes

En un día como hoy, no debemos olvidar a los menores extranjeros. En primer lugar, los casos peligrosos de trabajo infantil y que son realizados por menores víctimas de la trata de seres humanos. Según los últimos datos de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), en España hay cerca de 20.000 menores identificados por la Policía, que han sido obligados a prostituirse, mendigar o cometer delitos, o que han sido víctimas de redes de delincuencia internacionales.

Por otro lado, los menores extranjeros no acompañados, los llamados MENA, son especialmente vulnerables ya que en ocasiones se pone el énfasis en ser extranjeros en vez de menores y se incumplen obligaciones internacionales, dificultándoles el acceso a la atención sanitaria y educativa, y estando más expuestos a ser víctimas de trabajo infantil, y a trabajos sin contratos y con jornadas abusivas.

UGT demanda la implantación de un protocolo cuyas acciones tengan en cuenta la Convención de Derechos del Niño, y vele por el interés superior del menor, debiendo adecuar la normativa y las prácticas con el fin de proteger a estos niños y niñas. Urge que su acogida y asistencia sea inmediata, en el momento de su llegada, brindándoles protección, asistencia jurídica, servicios sociales, atención sanitaria y medios educativos.

Mejorar la protección social

Urge instaurar un marco de derechos sociales y prestaciones económicas que garantice que todos los ciudadanos que se encuentran en situación de necesidad reciban una prestación económica. En esta línea se encuentra nuestra Iniciativa Legislativa Popular de creación de una Prestación de Ingresos Mínimos, que garantice unos ingresos adecuados a las personas que, tienen disponibilidad para trabajar, pero carecen de empleo y de unos recursos económicos mínimos para sí y, en su caso, para los familiares a su cargo, asegurando unas condiciones mínimas para atender sus necesidades más esenciales.