Continúan las movilizaciones por las condiciones laborales de los empleados de la Prisión de Albolote, así como protestar por el aumento de las agresiones que sufren.

19/04/2017 |

Imagen noticia

La Junta de Personal de la Administración General del Estado en Granada, de la que UGT forma parte, ha participado este martes, 18 de abril,  en una concentración convocada en la entrada de la Prisión de Albolote para protestar por la  situación del personal del centro, 'Por el deterioro de las condiciones de trabajo y el aumento de las agresiones a empleados y empleadas'.

Los representantes de los trabajadores  han denunciado en numerosas ocasiones la falta de personal en nuestro centro de trabajo, advirtiendo de las consecuencias que ello supone: falta de seguridad, la  imposibilidad de salvaguardar la integridad física de internos, agresiones a funcionarios, etc.

Asimismo, les preocupa el aumento de agresiones que el personal viene sufriendo, en lo que va de año un total de cinco, y por ello, han reclamado soluciones urgentes (cierre de módulos, contratación de interinos, desmasificar la prisión de internos, etc.). Ninguna de estas propuestas ha sido recogida por la Administración Penitenciaria, pese a reconocer las deficiencias de la cárcel granadina (hacinamiento y falta de personal principalmente).

Es la primera prisión de Andalucía en número de internos y la segunda de España. Por este motivo, han solicitado el traslado de 250 presos a la cárcel de Archidona. Además, hay que destacar el aumento de internos muy peligrosos (primeros grados) que residen en el centro, y el aumento imparable del número de internos con enfermedades mentales y la falta de medios para atenderlos adecuadamente que supone otro hándicap más al que se  tenemos que enfrentar estos trabajadores.

A todos estos problemas se le suman el lamentable estado del mobiliario, reducción de la limpieza, cortes en el suministro de luz, carretera de acceso en penoso estado, etc. Los representantes sindicales consideran inútil, incompetente e incluso contraproducente la gestión de la Dirección ante estos problemas, por lo que no va a cesar en su empeño de dignificar la situación laboral de los trabajadores y trabajadoras penitenciarios, y continuarán con las actuaciones y denuncias que llevamos más de un año realizando.

Por último, anuncian que se adoptarán nuevas medidas de presión para forzar a la Administración para que de una vez por todas se implique en la solución de nuestros problemas. Como no podía ser de otra manera insistimos, una vez más, en la petición de cese inmediato del Director del Centro, Jaime Hernández.