El descenso de los precios por las rebajas no oculta que si no suben los salarios, aumentarán las desigualdades en Granada.

11/08/2017 |

Imagen noticia

En julio de 2017, el IPC ha bajado un 1% en Granada respecto al mes pasado, frente al descenso del 1,2% en julio de 2016. Los grupos de bienes y servicios que más han bajado respecto al mes pasado han sido Vestido y calzado (-14,7), y Muebles, artículos del hogar y artículos para el mantenimiento corriente del hogar (-1,5), mientras que han aumentado sus precios en julio Ocio y cultura (0,4) y Alimentos y bebidas no alcohólicas, Bebidas alcohólicas y tabaco, Enseñanza, y Restaurantes y hoteles (todos ellos un 0,1). Respecto a la variación anual, el IPC se sitúa en el 1,3%, mientras que para el mismo periodo pero en 2016 descendió un 0,5%. Destaca la subida de precios en Vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles (4), y Transporte (2,3) mientras que ha bajado el precio de Ocio y cultura (-1,5) y  Muebles, artículos del, hogar y artículos para el mantenimiento corriente del hogar (-1,1). Por otra parte, en lo que llevamos de año, el índice general ha descendido un 1,1% (mientras que bajó un 0,9% en el mismo periodo del año pasado) siendo los productos que más se han encarecido Ocio y Cultura (2,2) y  Restaurantes y hoteles (2,1) y los que más han bajado sus precios, Vestido y calzado (-18) y Vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles (-1,3).

 

Ante los datos de IPC del mes de julio correspondientes a nuestra provincia, Juan Francisco Martín, Secretario General de UGT Granada, opina que la bajada de los precios en este mes es la esperada, debido a las rebajas. Que bajen los precios da sin duda una "tregua", aunque sea momentánea, a las economías domésticas de los granadinos y granadinas, pero no hay que olvidar, señala, que se prevé una tasa de un 2% de IPC a finales de este año.  Así, si los salarios y prestaciones no suben al menos en ese mismo porcentaje, volveremos a ver cómo la ciudadanía pierde, una vez más poder adquisitivo.

 

Para el ugetista, además de la necesaria creación de empleo de calidad que lleve aparejados unos salarios dignos, es hora de que la moderación salarial quede atrás, recalcando que en una economía como la de nuestra provincia, tan dependiente del consumo que supone el sector servicios, resulta imprescindible apostar por una mejora generalizada del poder adquisitivo de la población.

 

Y es que como recuerda Martín (UGT) la economía granadina no se recupera términos sociales, pues no llega a los “bolsillos” de las familias, aunque baje el paro el empleo que se crea cada vez es más temporal y precario y la devaluación salarial es abrumadora, con un alto porcentaje de la población en riesgo de pobreza y exclusión social, lo que está conduciendo, afirma, hacia un modelo socioeconómico de desarrollo desequilibrado.

 

En este sentido, el representante de UGT sigue apostando por la inclusión de clausulas de revisión salarial eficaces en los Convenios Colectivos que negocia el Sindicato. Y señala que UGT va a plantear un salario mínimo de 1.000 euros por Convenio en las próximas reuniones con las organizaciones empresariales para negociar el nuevo Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC), con el fin de ayudar a los trabajadores a salir de la situación de dificultad en la que se encuentran, a pesar de la recuperación, ya que aunque bajen los precios, vivir con menos de 1.000 euros al mes es muy difícil, ha concluido.