El objetivo en Granada debe ser crear empleo de calidad para 2018

25/01/2018 |

Imagen noticia

Los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del cuarto trimestre de 2017, hechos públicos hoy, sitúan a Granada con una tasa de paro de un 25.87%: 112.400 personas, 6.400 desempleados/as menos que el trimestre anterior (118.800), y 15.100 menos que justo hace doce meses (127.500, cuando la tasa de paro fue de un 28,98%). La tasa de actividad se sitúa en el 57.45%, con 322.300 ocupados, 500 más que hace tres meses (321.800)y 8.500 más que hace justo un año (313.800, cuando la tasa de ocupación fue del 58,35%). Granada es la  la quinta provincia española con más tasa de paro tras Cádiz, Badajoz, Córdoba y Ceuta situándose una vez más, por encima de tasa de paro andaluza (24,43%), y de la nacional (16,55%).

Ante estos datos, Juan Fco. Martín, Secretario General de UGT Granada, señala quelas contrataciones de la época navideña, las campañas agrícolas y las ligadas a la estación de esquí de Sierra Nevada, han conseguido "tirar" de  las contrataciones en el cuarto trimestre de 2017, lo que ha sido además la tónica general de año que acaba de finalizar.

En su opinión, estos datos corroboran además la tesis de que se consolidan la precariedad en el empleo y en el desempleo en nuestra provincia. El descenso del paro esconde una elevada precariedad y parcialidad debido al tipo de empleos que se están creando en Granada, fundamentalmente temporales y a tiempo parcial, la mayoría involuntarios, con remuneraciones más bajas.  Y esta precariedad se extiende también a la protección por desempleo.

En el nuevo contexto económico y político que se presenta para 2018, el representante de UGT reclama, en el marco del diálogo social, un verdadero plan de choque para el empleo. La protección social debe garantizarse, reforzando las prestaciones por desempleo junto a políticas activas de empleo, desde el ámbito público. Asimismo, es preciso reponer los derechos de los trabajadores y trabajadoras y derogar en su totalidad la reforma laboral de 2012, que sólo ha conseguido degradar las condiciones laborales.

Por otra parte, es imprescindible impulsar el consumo, para afianzar el crecimiento económico, y para ello es fundamental que crezcan las rentas del trabajo, desde los salarios hasta las pensiones, reorientar las políticas económicas con medidas expansivas, al tiempo que se cambia el enfoque hacia la redistribución de la renta y haya un reparto de la riqueza más equitativo. Además, es necesario apostar por un cambio de modelo productivo, que permita la economía granadina seguir creciendo  a medio y largo plazo, en innovación, formación y conocimiento, pero  de manera más equilibrada, sostenible e integradora, generando empleos de calidad, con derechos, reduciendo las desigualdades y la pobreza, y elevando el bienestar y la calidad de vida de los granadinos y granadinas.