El sector de la seguridad privada en Granada se moviliza ante la actitud de la patronal en la negociación del Convenio Colectivo

24/10/2017 |

Imagen noticia

Este martes, 24 de octubre, a las 12;:00h., delegados sindicales del sector de la seguridad privada de UGT, CCOO y USO, han celebrado una concentración ante la Subdelegación de Gobierno en Granada, para denunciar que  la patronal del sector sigue mostrando una manifiesta pasividad en abordar, en la negociación del Convenio Colectivo, compromisos reales de incrementos mínimamente razonables de salarios, así como establecer elementos de avance suficientes cimentados en el diálogo social.

Torcuato Ruiz, responsable de Seguridad Privada en la Federación de Servicios, Movilidad y Consumo (FeSMC) de UGT Granada señala queen la negociación del convenio del sector de seguridad privada se dirimen dos modelos radicalmente distintos: aquel que entiende que la mejora del contexto económico debe repercutir positivamente en las condiciones sociolaborales de los trabajadores; o aquel otro que ve en los posibles recortes de derechos a este mismo colectivo, una oportunidad para mantener un modelo empresarial que arruina al sector y precariza las condiciones de trabajo, y todo ello, explica el ugetista, a pesar de que este último modelo arruina, también, a las propias empresas de seguridad.

Por otra parte, el representante de UGT señala que los propios clientes de las empresas de seguridad privada, incluidas muchas Administraciones Públicas, no ocultan  en muchas ocasiones cierta satisfacción,  al comprobar que patronales y empresas, paralizadas por el miedo y sin perspectivas ni proyecto de futuro, no encuentran el modo de poner en valor el coste del servicio que los profesionales de la seguridad aportan a esos clientes, a juicio de Ruiz (UGT). En realidad, afirma, este es un exiguo beneficio basado, exclusivamente, en un criterio economicista que  provoca el deterioro progresivo de la calidad en los servicios de seguridad prestados; un deterioro que es directamente proporcional a la precarización de las condiciones laborales de los profesionales de la seguridad.

Así, el representante de UGT he resumido las reivindicaciones sindicales en los siguientes puntos:

  • Incorporar incrementos salariales razonables a la negociación.
  • Establecer cláusulas de revisión salarial.
  • Abordar debate suficiente sobre la jubilación anticipada.
  • Establecer criterios adecuados sobre los permisos retribuidos.
  • Salvaguardar la subrogación en situación de prejubilación.
  • Abordar la empleabilidad en el sector ante la implantación de nuevas tecnologías.
  • Mantener la negociación abierta para incorporar posibles acuerdos que se establezcan en la mesa abierta con el Ministerio de Fomento.
  • Abordar problemáticas específicas de insularidad y concretas para Ceuta y Melilla.

Son peticiones totalmente razonadas y medibles que, lejos de inspirarse en propuestas populistas de escaso recorrido, el sector en su conjunto debe –desde la movilización y desde la negociación en la mesa– introducir en la negociación.

La Seguridad Privada merece un cambio de modelo tanto en el sector público como en el cliente privado. Eliminar la competencia desleal entre empresas con la complicidad de sus clientes debe convertirse en la máxima tanto de sindicatos como de trabajadores desde la movilización y la negociación.