Es fundamental la subida salarial de los trabajadores y trabajadoras ante la subida de precios anual en Granada (2,6%)

14/03/2017 |

En febrero de 2017, el IPC ha bajado un 0,3% en Granada, frente al descenso del 0,2% en febrero de 2016. Los grupos de bienes y servicios que más han subido respecto al mes pasado han sido comunicaciones (0,5) y Alimentos y bebidas no alcohólicas (0,4), mientras que han disminuido sus precios en febrero vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles (-3.3) y vestido y calzado (-0,5). Respecto a la variación de los últimos doce meses el IPC se sitúa en el 2,6%, mientras que para el mismo periodo pero en 2016 descendió un 1%. Destaca la subida de precios en transporte (7,6) y vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles (6,3) mientras que ha bajado el precio de ocio y cultura (-1,2) y muebles, artículos del hogar y artículos para el mantenimiento corriente del hogar  (-0,7). Por otra parte, en lo que llevamos de año, los precios han bajado un 1,4% (bajaron un -2,5% en el mismo periodo del año pasado) siendo los productos que más se han encarecido transporte (1,1) y bebidas alcohólicas y tabaco (1) y los que más han bajado sus precios, vestido y calzado (-18,7)  y muebles, artículos del hogar y artículos para el mantenimiento corriente del hogar (-1,3)

 

Juan Francisco Martín, Secretario General de UGT Granada, ante los datos de IPC del mes de febrero publicados hoy, considera que es urgente abandonar la moderación salarial y que los trabajadores recuperen poder adquisitivo, con el fin de fomentar el consumo y la inversión. Es decir que los salarios recuperen lo perdido por las políticas de ajuste aplicadas desde 2010, reducir las desigualdades y los niveles de pobreza, fomentar la creación de empleo estable y con derechos y aumentar los ingresos de la Seguridad Social.

 

Asimismo, aboga por abandonar de una vez la moderación salarial  y detalla la necesidad de aumentar los salarios en nuestro país en una horquilla de entre el 1,8% y el 3% para que los trabajadores no pierdan poder adquisitivo ya que la propuesta de la CEOE (subida entre el 0% y el 1,5%),  como la insuficiente subida del SMI  en un 8% y el aumento de las pensiones de solo el 0,25% (sin tener en cuenta el IPC) se quedan muy cortas para alcanzar estos objetivos. La política salarial de 2017, afirma Martín (UGT) debe ser una pieza clave para solucionar las necesidades más acuciantes de la economía, para aumentar la productividad y para garantizar que el crecimiento se refleje en los salarios y en los empleos de los trabajadores.

 

También urge, a su juicio,  recuperar el equilibrio de las relaciones laborales, quebrado por las reformas laborales de 2010 y 2012. Se trata de recuperar la prevalencia del convenio de sector sobre el convenio de empresa, además de la ultraactividad de los convenios, ha dicho,  ya que sólo así se puede recuperar la plena autonomía de las partes para garantizar una negociación colectiva capaz de mejorar la calidad del empleo.

 

Algo esencial, concluye, para asegurar un crecimiento económico más equitativo y sostenible y el mantenimiento del Estado de Bienestar, porque no es posible mantener un mercado de trabajo basado en la precariedad, donde el empleo se caracteriza por la temporalidad, la rotación, el tiempo parcial involuntario y los bajos salarios.