Es urgente que el crecimiento se traslade a las familias granadinas

11/10/2017 |

En septiembre de 2017, el IPC ha subido un 0,6% en Granada respecto al mes pasado, frente al ascenso del 0,3% en septiembre de 2016. Los grupos de bienes y servicios que más han bajado respecto al mes pasado han sido Ocio y cultura (-2,4) y Restaurantes y hoteles(-0,4) y mientras que han aumentado sus precios en septiembreVestido y calzado(9,9) y Muebles, artículos del hogar y artículos para el mantenimiento corriente del hogar (0,5).Respecto a la variación anual, el IPC se sitúa en el 1,7%, mientras que para el mismo periodo pero en 2016 se mantuvo en el 0,0%. Destaca la subida de precios en Vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles (3,9), y Transporte (3) mientras que  sólo ha bajado el precio de Muebles, artículos del, hogar y artículos para el mantenimiento corriente del hogar (-0,9).Por otra parte, en lo que llevamos de año, el índice general ha descendido un 0,2%(descendiendo 0,6% en el mismo periodo del año pasado)siendo los productos que más se han encarecido Restaurantes y hoteles (2,7)  y Alimentos y bebidas no alcohólicas(1,4) y los que más han bajado sus precios, Vestido y calzado (-10,6) y Vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles (-1).

Ante los datos del IPC del mes de septiembre, correspondientes a nuestra provincia, Juan Francisco Martín, Secretario General de UGT Granada, opina que consolidan una senda más acorde con la situación de crecimiento económico, pero también evidencian la urgencia de trasladar el crecimiento a las rentas salariales y a las prestaciones sociales, en definitiva, a las familias.

Como recuerda el ugetista, estamos creciendo a un ritmo muy superior al previsto, pero las políticas de austeridad y las reformas laborales, apunta, han hecho recaer todo el peso del ajuste sobre los trabajadores y sus familias, agudizando la desigualdad y aumentando la pobreza. Y es que la elevada precariedad laboral y la intensa devaluación salarial, hacen que se cree empleo de muy escasa calidad, de modo que cada vez hay más trabajadores pobres y el salario medio solo permite afrontar el 50% de los gastos de un hogar medio, afirma el representante sindical.

Por ello, estima que hay que actualizar todas las rentas salariales y las pensiones y prestaciones sociales, por lo que reclama que el Gobierno debe actuar para garantizar que los salarios de los empleados públicos vayan recuperando el poder adquisitivo perdido, que el salario mínimo crezca de modo que se pueda alcanzar al menos 1.000 euros al final de la legislatura, y que las pensiones y prestaciones sociales recuperen el poder adquisitivo perdido.

Todo ello pone de relieve además la necesidad de que los salarios crezcan de manera nítida en 2018 y en los años venideros, para poder consolidar la actual etapa de crecimiento económico sobre bases más sólidas. Por todo ello,  informa que UGT va a trasladar a la negociación colectiva la necesidad de que los salarios crezcan para que recuperen el poder adquisitivo perdido en los años anteriores, y salarios en todos los convenios de al menos 1.000 euros.

Se trata, ha concluido el representante de UGT, de que la recuperación llegue a las familias, de que las personas sientan que el crecimiento les llega,  por justicia social, pero también por eficiencia económica, para garantizar la sostenibilidad en el tiempo del crecimiento.