Granada se echa a la calle para proclamar que las mujeres son Dignas, Diversas, Insumisas y están Juntas Contra Todas las Violencias

09/03/2017 |

Imagen noticia

Este 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, Granada se ha movilizado en una manifestación organizada por la ‘Plataforma 8 de marzo', que está formada por más de 75 entidades, entre asociaciones, Sindicatos (entre ellos UGT), partidos políticos, apoyadas por instituciones como la Junta de Andalucía, la UGR, la Diputación de Granada y el Ayuntamiento de Granada. La marcha ha partido sobre las 18:30h desde la Plaza de Marian Pineda,  y han puesto rumbo hasta Plaza Nueva, donde se ha procedido a la lectura del manifiesto elaborado conjuntamente por los miembros de la Plataforma, que este año lleva por título DIGNAS, DIVERSAS, INSUMISAS Y JUNTAS CONTRA TODAS LAS VIOLENCIAS

PARA VER LAS IMÁGENES DE LA MANIFESTACIÓN, HAZ CLIC AQUÍ

MANIFIESTO:

 

El 8 de marzo las mujeres salimos a la calle para celebrarnos con alegría y orgullo. Pero también salimos con fuerza y empoderadas, para defender nuestros derechos y para reivindicar los Feminismos como única forma de luchar contra el sistema patriarcal y capitalista que nos invisibiliza, nos oprime y nos mata. Ante la profunda desigualdad estructural entre mujeres y hombres que sigue existiendo en nuestra sociedad, hoy salimos todas a la calle, DIGNAS, DIVERSAS, INSUMISAS y JUNTAS y nos levantamos contra todas las violencias.

  

 Contra la violencia económica  

 

Las mujeres somos el 70% de las personas en situación de extrema pobreza. En España, recibimos el 30% menos que un hombre por realizar el mismo trabajo. Tenemos más temporalidad, más índice de trabajo a tiempo parcial y más paro, lo que contribuye a que nuestras pensiones sean peores. Las trabajadoras de hogar ni siquiera tienen convenio ni prestación por desempleo, por negación del gobierno.

 

Además, dentro del centro de trabajo, las mujeres nos enfrentamos a situaciones de acoso sexual, chantaje y menosprecio de nuestros logros. Y cuando volvemos a casa, el trabajo de cuidados sigue recayendo en nosotras en un 70%, por lo que la conciliación es casi imposible. Por ello, exigimos permisos iguales e intransferibles. Además, estamos en contra de la custodia compartida impuesta y queremos denunciar el impago de las pensiones alimenticias

 

Por todo esto nos levantamos hoy contra las políticas neoliberales al servicio de los bancos y grandes patronales, materializadas en las últimas reformas laborales, que no han hecho sino aumentar la precariedad. Hoy queremos unirnos a las camareras de piso ('las Kellys'), las cuidadoras, las trabajadoras de telemarketing, las investigadoras y las empleadas de hogar para recordar que las mujeres somos trabajadoras en lucha y que sin nosotras no se mueve el mundo.   

 

Contra la violencia hacia las mujeres migrantes  

 

La mayoría de la población afectada por las guerras son mujeres, niñas y niños. En las zonas de conflicto, las mujeres se enfrentan al uso de la violencia sexual como táctica de guerra, a la trata y al uso de su cuerpo como pasaporte. A día de hoy, miles de personas se ahogan en el Mediterráneo, y las condiciones en los campos de refugio son inhumanas.

 

Con guerras como las de Siria, Irak o Afganistán, 32 millones de mujeres y niñas han huido de sus hogares y las situaciones de pobreza, inseguridad y vulnerabilidad que enfrentan no han hecho sino empeorar en los últimos años. Ante esto, sólo vemos falta de compromiso y solidaridad, hipocresía e inhumanidad en las políticas de refugio y recortes de un 70% en cooperación.

 

Desde aquí exigimos el fin de todas estas guerras, potenciadas por los intereses económicos de las grandes transnacionales y nos comprometemos con las mujeres migrantes en España y en todo el mundo, en situación de mayor desigualdad y discriminación. Además, reivindicamos la paridad en las cumbres sobre refugiadas/os y en los procesos de reconstrucción de paz, y unas políticas humanitarias dignas que nos tengan en cuenta.

 

Contra la violencia física, psicológica y sexual  

 

En el estado español, el 32% de los adolescentes varones justifica golpes dentro de la pareja y el 26% presenta sexismo hostil. Cada año se reciben 140.000 denuncias por violencia machista. Se registra una violación cada 8 horas y se callan otras muchas. El ciberacoso, dirigido en un 70% a chicas, está cada vez más extendido. Llevamos contabilizados 21 feminicidios en dos meses, muchos de ellos con denuncia previa. Sin embargo, las políticas de igualdad se han recortado en un 43% y los recursos en prevención de las violencias machistas se han reducido en un 17%.

 

Por todo ello, hoy nos levantamos juntas contra los que nos maltratan, nos pegan, nos intimidan, nos humillan y nos matan, y nos unimos para combatir todas las violencias que enfrentamos a diario.

 

Contra la violencia hacia la diversidad   

 

Hoy salimos a celebrar la diversidad y a combatir el odio que genera el sistema heteropatriarcal y capitalista. Salimos a gritar que no vamos a tolerar las agresiones a lesbianas, trans, intersex, gays y bisexuales. Que no vamos a callar ante la violencia racista y la islamofobia de género que no hace más que crecer, fomentada desde la cultura imperialista y patriarcal. Venimos a denunciar el antigitanismo y la discriminación hacia las mujeres gitanas y romaníes de toda Europa, que llevan décadas siendo esterilizadas, expulsadas y marginadas por todos los estamentos de la sociedad sin que a nadie le importe, ni siquiera a organizaciones pro­derechos humanos.

 

Salimos a luchar por los derechos de las niñas y las mujeres con discapacidad y a reivindicar una accesibilidad universal. Exigimos los medios necesarios que garanticen una formación adecuada para su capacitación y empoderamiento, para que puedan decidir sobre su vida.

 

Contra la violencia cultural   

 

La cultura machista que nos rodea perpetúa nuestra discriminación, nuestra invisibilización y la violencia hacia nosotras. Permanentemente, películas, libros, tradiciones, publicidad, revistas, ... nos cosifican, nos ningunean, y nos sexualizan, se enriquecen explotando la imagen de las mujeres, nos reducen a un estereotipo, normalizan la asignación de los cuidados a las mujeres y potencian la cultura de la violación. Por ello, exigimos un tratamiento digno por los medios de comunicación y en las redes sociales, para que se elimine el bombardeo de estos mensajes machistas y racistas y para que de una vez se nos represente en la cultura como lo que somos: personas libres y dignas.

 

Educar en igualdad es una tarea que compete a toda la sociedad: las familias, la escuela, los medios de comunicación, la política, … Exigimos una educación con formación en Feminismos y con un sistema de valores sin jerarquías de género. Porque sólo con coeducación conseguiremos una sociedad libre de machismos y violencias.

 

DIGNAS, DIVERSAS, INSUMISAS Y JUNTAS CONTRA TODAS LAS VIOLENCIAS