La evolución de los precios reafirma la necesidad de aumentar los salarios en Granada

12/04/2017 |

Imagen noticia

En marzo de 2017, el IPC ha subido un 0,3% en Granada, frente al ascenso del 1% en marzo de 2016. Los grupos de bienes y servicios que más han subido respecto al mes pasado han sido vestido y calzado (8,2) y ocio y cultura (0,6), mientras que han disminuido sus precios en marzo vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles (-1,6) y alimentos y bebidas no alcohólicas (-0,6). Respecto a la variación de los últimos doce meses el IPC se sitúa en el 1,9%, mientras que para el mismo periodo pero en 2016 descendió un 0,8%. Destaca la subida de precios en transporte(6,1) y vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles (4,8)mientras que ha bajado el precio de muebles, artículos del hogar y artículos para el mantenimiento corriente del hogar  (-1,3) y ocio y cultura (-0,6) Por otra parte, en lo que llevamos de año, los precios han bajado un 1,1% (bajaron un -1,6% en el mismo periodo del año pasado) siendo los productos que más se han encarecido transporte(0,9) y bebidas alcohólicas y tabaco (0,8)y los que más han bajado sus precios, vestido y calzado (-12,1) y muebles, artículos del hogar y artículos para el mantenimiento corriente del hogar (-2)

 

Juan Francisco Martín, Secretario General de UGT Granada, ante los datos de IPC del mes de marzo, considera que la evolución de los precios acentúa la pérdida de poder adquisitivo de las rentas salariales y de las pensiones y prestaciones sociales. Y es que mientras la economía ha crecido, el reparto de ese crecimiento es desequilibrado, y no está llegando a los ciudadanos y ciudadanas. Esta situación, recuerda el representante sindical, se combina con el mantenimiento de elevadas tasas de desempleo, un proceso de generación de empleos precarios y mal pagados y un deterioro del desempleo: la tasa de cobertura por desempleo no cesa de reducirse y la protección social no deja de disminuir, con ridículos incrementos de las pensiones.

La actual evolución de precios reafirma, para  el responsable provincial de UGT, la necesidad de aumentar los salarios, para garantizar que los trabajadores no pierden más poder adquisitivo y para hacer llegar a los hogares los frutos de ese crecimiento económico. La situación exige actuaciones urgentes, ha dicho, para rescatar a las familias y construir un modelo de crecimiento que reduzca el desempleo y genere empleo de calidad, que reduzca la pobreza y recupere derechos económicos y laborales y servicios públicos esenciales.

Por ello, Martín (UGT) señala que en el actual escenario económico, plantear pérdidas adicionales de poder adquisitivo resulta inaceptable, y considera fundamental los salarios crezcan que por encima de la inflación y se incluyan en los convenios cláusulas de garantía para el caso de que la inflación a final de año sea superior a la prevista.

El ugetista reitera las reivindicaciones del Sindicato en esta materia: aumento salarial de entre  1,8% y 3%; elevar el Salario Mínimo hasta los 800 euros este año y los 1.000 euros en esta legislatura y actualizar el IPREM. El objetivo, ha concluido,  es el aumento de la calidad de vida de los trabajadores y de las trabajadoras, a través de una recuperación de los salarios, que permita reforzar el crecimiento económico, hacerlo más equilibrado y generador de empleo de calidad; ayudar al cambio de modelo productivo, para hacerlo más eficiente y sostenible; reducir los niveles de desigualdad y pobreza, y colaborar al aumento de los recursos de la Seguridad Social.