La recuperación económica se debe notar en los salarios de los granadinos y granadinas

12/05/2017 |

Imagen noticia

En abril de 2017, el IPC ha subido un 1,1% en Granada, frente al ascenso del 0,5% en abril de 2016. Los grupos de bienes y servicios que más han subido respecto al mes pasado han sido vestido y calzado (9,5) y restaurantes y hoteles (1,4), mientras que han disminuido sus precios en abril sanidad (-0,2) y bebidas alcohólicas  y tabaco (-0,1). Respecto a la variación de los últimos doce meses el IPC se sitúa en el 1,9%, mientras que para el mismo periodo pero en 2016 descendió un 0,9%. Destaca la subida de precios en transporte (5,8) y vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles (5,8) mientras que ha bajado el precio de muebles, artículos del hogar y artículos para el mantenimiento corriente del hogar  (-0,9) y vestido y calzado (-0,1). Por otra parte, en lo que llevamos de año, los precios no han variado (0,0 mientras que bajaron un -0,2% en el mismo periodo del año pasado) siendo los productos que más se han encarecido transporte (1,4) y restaurantes y hoteles (1,1) y los que más han bajado sus precios, vestido y calzado (-3,7) y vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles (-1,9).

 

Juan Francisco Martín, Secretario General de UGT Granada, ante los datos de IPC del mes de abril,  opina que la situación de precios al alza, acentúa la necesidad de negociar subidas salariales que permitan la recuperación de poder adquisitivo de los trabajadores y trabajadoras en Granada, tras la intensa devaluación sufrida durante la crisis. Así, afirma, la situación económica de nuestra provincia, aconseja trasladar sin más dilación el crecimiento económico a las familias. El encarecimiento de los precios frente al nulo o escasísimo crecimiento de salarios,  pensiones y prestaciones,  y el aumento de la precariedad, provoca un mayor empobrecimiento, que se suma al ocasionado por la mala gestión de la crisis. Es urgente rescatar a las personas, ha dicho Martín (UGT).

 

Por ello, el representante de UGT reclama un plan de choque para la creación de empleos de calidad, con salarios dignos, un modelo de crecimiento capaz de reducir la pobreza, que recupere derechos económicos y laborales y servicios públicos esenciales y que asegure la protección social de las personas en situación de desempleo. Como ha recordado el sindicalista, han aumentado los beneficios y hay que repartir las rentas a través de la negociación colectiva, por lo que considera fundamental que la negociación salarial de 2017 tenga en cuenta la situación de partida de intensas pérdidas de poder adquisitivo, así como la fase de crecimiento económico y la evolución de los precios.

 

Los salarios, sostiene el ugetista, deben aumentar lo suficiente para colaborar a la reducción de las desigualdades y de la pobreza, reforzando el crecimiento económico, por lo que deben crecer por encima de la inflación y ganar participación sobre el reparto de la renta.  Además,  concluye, es fundamental recuperar la inclusión en los convenios de la cláusula de garantía para el caso de que la inflación a final de año sea superior a la prevista.