La recuperación que no llega: el crecimiento del PIB en Granada no se ha traducido en un aumento de los puestos de trabajo creados

10/01/2018 |

Las mejoras en la productividad, que no se han traslado de forma directa al empleo, dejaron las cuentas de la provincia en 2015 solo un 1,2% por debajo de antes del bajón económico, en 2008. La mala noticia es que el crecimiento del PIB ha estado muy lejos de traducirse en un aumento de los puestos de trabajo creados: la evolución en el número de empleados es casi diez veces peor, y cerró 2015 siendo un 10,9% inferior al de antes de la crisis. Noticia publicada en el periódico IDEAL de Granada del 9 de enero de 2018, firmada por Juanjo Cerero.

Para entender la desigualdad de este crecimiento es necesario acudir a la productividad, que ha aumentado a un ritmo mucho mayor que la creación de nuevos puestos de trabajo en estos años, ya sea por la adaptación a nuevas tecnologías que mejoran la eficacia, por la implantación de nuevos métodos de organización y ejecución del trabajo, o por una mezcla de las dos. En cualquier caso, lo cierto es que es perfectamente posible que la economía crezca sin que el empleo crezca de manera acorde.

Ante estos datos, Juan Fco. Martín, Secretario General de UGT Granada, recuerda que  las recesiones generan un aumento rápido e importante del desempleo mientras que las expansiones tienden a disminuirlo de manera lenta y gradual

 

Así, opina que resulta evidente, en primer lugar, la necesidad de trasladar el crecimiento del PIB a las rentas de los trabajadores, dada la injusta y desequilibrada distribución de la renta.

 

Los altos niveles de desempleo, la elevadísima precariedad laboral y la intensa devaluación salarial, acentuadas por las reformas laborales, hacen que se cree empleo de muy escasa calidad, temporal y parcial, de modo que no se  recupera el peso de las rentas salariales sobre el PIB, y el crecimiento del consumo se realiza a costa del ahorro y del endeudamiento, lo que perjudica la creación de empleo de calidad, opina el ugetista.

 

En este sentido, el máximo representante de UGT en Granada cree que debe actuarse en varios frentes: la mejora de la calidad del empleo; el aumento de los salarios; reforzar las prestaciones básicas del Estado de Bienestar (desempleo, pensiones, dependencia, asistencia social); potenciar los servicios públicos esenciales, como la sanidad y la educación; relanzar la inversión pública, e incrementar la competencia en el tejido productivo. Para UGT,  concluye el sindicalista, resulta imprescindible implementar todas estas medidas para configurar un modelo de crecimiento más robusto, eficiente y sostenible, que cree empleo de calidad para los granadinos y granadinas.