Los salarios tienen que crecer para que no pierdan poder adquisitivo los granadinos y granadinas

Valoración de UGT Granada del IPC de junio de 2017

13/07/2017 |

En junio de 2017, el IPC ha subido un 0,0% en Granada respecto al mes pasado, frente al ascenso del 0,5% en junio de 2016. Los grupos de bienes y servicios que más han bajado respecto al mes pasado han sido vestido y calzado (-0,6), sanidad (-0,6) y transporte (-0,5), mientras que han aumentado sus precios en juniovivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles (0,5) y ocio y cultura (0,4). Respecto a la variación anual, el IPC se sitúa en el 1,1%, mientras que para el mismo periodo pero en 2016 descendió un 0,8%. Destaca la subida de precios en vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles (4,1), restaurantes y hoteles (2,4) y comunicaciones (2,2), mientras que ha bajado el precio de ocio y cultura (-1,6) y  muebles, artículos del hogar y artículos para el mantenimiento corriente del hogar (-0,6). Por otra parte, en lo que llevamos de año, el índice general se sitúa en el 0,0% (mientras que bajaron un 0,2% en el mismo periodo del año pasado) siendo los productos que más se han encarecido restaurantes y hoteles (2,1) y comunicaciones (1,2)y los que más han bajado sus precios, vestido y calzado (-3,9) y vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles (-1,2).

Ante los datos de IPC del mes de junio correspondientes a nuestra provincia, Juan Francisco Martín, Secretario General de UGT Granada, opina que aunque estamos en fase de crecimiento, este crecimiento no se está reflejando en una mejora de la calidad de vida de los ciudadanos, ni mucho menos en una reducción de la desigualdad y la pobreza que se han acentuado en la sociedad granadina, con las políticas de recortes y las reformas regresivas sufridas durante la recesión. Más bien al contrario, el empleo que se crea agudiza la precariedad e incrementa la pobreza laboral, con salarios de miseria y condiciones laborales pésimas.

Así, señala el representante sindical, mientras la inflación aumenta, los salarios continúan estancados. Ya hasta el Banco de España señala que los aumentos salariales son muy moderados, mientras crecen los beneficios empresariales, que ya han recuperado los niveles anteriores a la crisis, aprovechando la contracción de los costes salariales, recuerda Martín (UGT). Es la prueba de que el crecimiento no genera por sí solo un reparto equitativo de las rentas, afirma.

Para que la recuperación llegue a las familias, explica el representante de UGT, los salarios deben crecer, al igual que las prestaciones y las pensiones, no solo por justicia social, sino también por eficiencia económica, para favorecer el consumo y afianzar así el crecimiento económico y del empleo. Y para no continuar perdiendo poder adquisitivo, deben crecer por encima de la inflación.

La consolidación del crecimiento requiere un cambio de las bases sobre las que este se asienta, y ello, propone el ugetista, se debe hacer a través, entre otras medidas,  de la negociación colectiva como herramienta para  equilibrar el reparto de las rentas. Por eso, el Sindicato apuesta claramente por el incremento de los salarios de manera real, en una horquilla entre 1,8% y 3%. No es un aumento disparatado, sino que se ajusta a criterios de moderación, teniendo en cuenta las previsiones de inflación para 2017, concluye el representante de UGT.