Los Sindicatos de la cárcel de Albolote denuncian que el corte del fluido eléctrico del sábado pasado pudo terminar en motín

27/03/2017 |

Imagen noticia

El sábado 25 de marzo, se vivió en el Centro Penitenciario de  Albolote un largo y complicado día, que bien pudo terminar en motín. Los motivos, los de siempre, una serie encadenada de averías que  empezaron con un fallo en el suministro de agua (las bombas no funcionaban) que hizo que los operarios de la empresa de mantenimiento trabajaran durante todo el día para subsanarlo. Al parecer los numerosos micro cortes del suministro eléctrico fue el causante de este problema.

 

Dichos microcortes fueron más numerosos sobre las 21,15 horas, donde se produjo un corte total de luz, quedando todo el centro paralizado y a oscuras, ya que no entraron en funcionamiento los generadores eléctricos. La  Torre de Control quedó inoperativa, por lo tanto, no se podía abrir ninguna de las puertas de las celdas ni los rastrillos que acceden a los módulos. A esta hora todos los internos estaban en sus celdas, por lo tanto cualquier urgencia que se pudiera presentar, era imposible atenderla de forma inmediata.

 

 Durante todo el día la tensión en el interior de la prisión fue en aumento, los golpes en las puertas y gritos de protesta, con insultos y amenazas a los funcionarios, eran continuos. Llegada la noche, comenzaron a tirar todo tipo de objetos por las ventanas, algunos internos llegaron a prender fuego a las mantas y otras prendas, para arrojarlas por las ventanas al mismo tiempo que llamaban al resto de reclusos a secundar la protesta de forma violenta, por suerte no hubo pocos internos que los imitaran y se pudo aislar a los instigadores cuando, después de tres largas horas,  se restableció el fluido eléctrico.

 

Hay que denunciar una falta total de previsión, dada la frecuencia de los micro cortes del suministro eléctrico de la Prisión Albolote, tendría que efectuarse una inversión para mejorar las instalaciones que suministran la energía eléctrica, debido a que son claramente insuficientes  para la potencia necesita un Centro Penitenciario como el nuestro. Esto, sin duda, afecta a la seguridad de la cárcel ya que paraliza totalmente su funcionamiento, impidiendo que se pueda actuar si ocurre algún problema de gravedad.

 

Los sindicatos hemos denunciado innumerables veces el deficiente suministro eléctrico que recibe la prisión y los graves problemas que nos ocasiona. La Dirección del Centro es consciente de esta lamentable situación y no hace nada por subsanarla, haciendo gala de una notable falta de previsión, absolutamente irresponsable, siendo uno de los motivos por lo que le pedimos a la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias su cese inmediato. La experiencia y profesionalidad de la Plantilla, que como en otras ocasiones delicadas,  evita que estas situaciones tan graves se resuelvan sin que haya que lamentar males mayores.