Trabajadores de la seguridad privada exigen la mejora de sus condiciones sociolaborales y el desbloqueo de su Convenio Colectivo de referencia

28/06/2017 |

Imagen noticia

Hoy miércoles, 28 de junio, en la entrada de la Subdelegación del Gobierno en Granada, se ha celebrado una concentración de delegados/as y trabajadores/as del sector de seguridad privada, convocados por UGT y CCOO,  por el bloqueo al que han sometido los empresarios la negociación del convenio estatal de seguridad privada, referencia para las empresas del sector, y para exigir una mejora en sus condiciones laborales.

Para ver imágenes de la concetración, haz clic aquí

Torcuato Ruiz, responsable de Seguridad Privada en la Federación de Servicios, Movilidad y Consumo(FeSMC) de UGT Granada señala que en la negociación del convenio del sector de seguridad privada se dirimen dos modelos radicalmente distintos: aquel que entiende que la mejora del contexto económico debe repercutir positivamente en las condiciones sociolaborales de los trabajadores; o aquel otro que ve en los posibles recortes de derechos a este mismo colectivo, una oportunidad para mantener un modelo empresarial que arruina al sector y precariza las condiciones de trabajo, y todo ello, explica el ugetista, a pesar de que este último modelo arruina, también, a las propias empresas de seguridad.

Por otra parte, el representante de UGT señala que los propios clientes de las empresas de seguridad privada, incluidas muchas Administraciones Públicas, no ocultan  en muchas ocasiones cierta satisfacción,  al comprobar que patronales y empresas, paralizadas por el miedo y sin perspectivas ni proyecto de futuro, no encuentran el modo de poner en valor el coste del servicio que los profesionales de la seguridad aportan a esos clientes, a juicio de Ruiz (UGT). En realidad, afirma, este es un exiguo beneficio basado, exclusivamente, en un criterio economicista que  provoca el deterioro progresivo de la calidad en los servicios de seguridad prestados; un deterioro que es directamente proporcional a la precarización de las condiciones laborales de los profesionales de la seguridad.

La negociación del nuevo convenio colectivo del sector de seguridad privada, debe ser progresista y de avance, y este debe conllevar una mejora de las condiciones de los trabajadores, y no acarrear una pérdida de los derechos actualmente vigentes, como se desprende en la última propuesta empresarial; que pasaría entre otras por; la congelación de la antigüedad llegando esta a ser un complemento personal, no compensable ni absorbible, una reducción en los complementos por I.T., así como una subida salarial del 0% para el año 2017, 2% para el año 2018 y un 1% para el año 2019.

Estamos ante unos profesionales de la seguridad que en la actualidad tienen un salario base de 908,24 €. y no  se va a permitir la firma de ningún convenio de retroceso por debajo de las condiciones laborales y económicas ya pactadas, ya que estas  deben ser el suelo del futuro convenio colectivo que  se pudieran suscribir en este sector. De igual modo se entiende que la situación actual de la economía en España va en auge y, por ello, el sector merece una mejora en las condiciones económicas y laborales de sus plantillas porque consideramos que la crisis ya la hemos asumido con creces de forma evidente los trabajadores/as del sector en el pasado.

Estamos hablando  de un sector claramente competitivo, que lo único que reivindica es tener un salario más digno.