UGT incluirá a las trabajadoras de la Ayuda a Domicilio en Granada en su estudio a nivel nacional sobre la situación sociolaboral del sector

27/09/2017 |

Imagen noticia

Este miércoles 27 de septiembre, en la sede de UGT Granada, se ha presentado el proyecto de investigación que el Sindicato a nivel nacional va a desarrollar en los próximos meses, acerca de la situación real de las trabajadoras de la ayuda a domicilio,  que se realizará no sólo a través de datos cuantitativos, sino también por medio de entrevistas, encuestas, grupos de debate,  a las trabajadoras y también a los usuarios del servicio, que permitan sacar conclusiones más allá de las cifras numéricas. La investigación está promovida por UGT Confederal junto con su Federación de Empleados/as de los Servicios Públicos (FeSP), y se desarrollará por todo el país, siendo las trabajadoras de la ayuda a domicilillo de la ciudad de Granada las únicas escogidas en toda Andalucía para participar en el mismo.

Desde la Federación de Empleados/as de los Servicios Públicos (FeSP) de UGT Granada, tras felicitarse porque las trabajadoras que prestan el servicio en la ciudad de Granada, hayan sido elegidas para participar en el estudio, recuerdan que, aunque con la ley en la mano, la situación laboral de las aproximadamente 3.000 personas que prestan el servicio enla provincia de Granada,  la mayoría mujeres, esté más o menos normalizada (ya se preste este servicio público directamente por el Ayuntamiento o esté externalizado con una empresa)  ello no significa ni mucho menos que no exista precariedad en este sector.

La mayoría de estas trabajadoras, señalan desde UGT, se enfrentan a contratos por obra y servicio, con la temporalidad y la inestabilidad que ello conlleva. Además, pese a que hay algunas de ellas que tienen contratos indefinidos, las pocas horas por las que son contratadas hacen que los sueldos mensuales sean muy bajos. De hecho,  informan desde el Sindicato, el 90% de las trabajadoras del sector tiene contratos parciales y en muchos casos no llegan a las diez horas semanales, lo que provoca que los salarios, en muchas ocasiones, se queden en unos 300€ al mes. Y eso cuando cobran en tiempo y forma, señalan, puesto que el retraso en el cobro de las nóminas es habitual,  y siempre con la excusa de que la Administración Púbica correspondiente no ha ingresado el dinero del servicio, hecho que en ningún caso es culpa de las trabajadoras, que tiene derecho a cobrar su mes trabajado.

Por eso, entre otras, las reivindicaciones del Sindicato para este colectivo incluyen jornadas mínimas semanales y que el salario mínimo para una jornada laboral completa suba, de forma que se permitiera que estas trabajadoras fuesen, al menos, mileuristas. Además,  las empresas  en general no están dispuestas a aumentar las horas de las  trabajadoras,  y usan la tónica de contratar mucho personal pero a muy pocas horas.

Desde UGT se explica también que se les exige a los Auxiliares que cambien las tareas que les corresponden por tareas de limpieza, que no le son propias, incluyendo al resto de la unidad familiar, que no tiene concedido el disfrute de este servicio, “corrompiendo” así  esta prestación pública.

Otra problemática que sufren estas trabajadoras es que no cuentan ni tan siquiera, con evaluaciones de riesgos laborales  de sus puestos de trabajo , ya que su centro de trabajo son   los domicilios particulares de los usuarios, por lo que es difícil realizar dichas evaluaciones,  que necesitarían, además la autorización de los mismos usuarios, dado que son domicilios particulares.

Por último, desde UGT se destaca la importancia de este colectivo de trabajadoras para la sociedad por el servicio público que prestan, pero critican que la  calidad de este  se puede ver mermada, precisamente, por esas precarias condiciones a las que se enfrentan día tras día, ya que en muchas ocasiones, tanto desde las Administraciones Locales como por parte de la empresas subcontratadas, el único interés es el de reducir costes económicos.