UGT participa en la campaña #NuestraSaludNOestáenVenta

07/04/2017 |

Imagen noticia

Con motivo de la celebración, este viernes 7 de abril del Día Mundial de la Salud,  la Federación de Empleados de los Servicios Públicos (FeSP) de UGT, se suma a nivel nacional a la campaña de difusión "Nuestra Salud no está en venta. Our health is not for Sale," organizada por Federación Sindical Europea de Servicios Públicos (EPSU). El objetivo de esta campaña es denunciar los perniciosos efectos de la privatización, la mercantilización y la comercialización de la Salud, no sólo entre los profesionales sanitarios, sino también sobre los usuarios y usuarias este servicio público esencial.

Para ver imágenes de la campaña en Granada, haz clic aquí

En el Día Mundial de la Salud, desde FeSP UGT Granada nos reafirmamos  en  nuestro objetivo de construir un sistema de salud pública que garantice un acceso a la atención sanitaria universal, gratuito, global y de calidad, para todos y para todas.

Unos salarios dignos y unas condiciones de trabajo seguras para el personal sanitario son elementos fundamentales para la adecuada prestación de dichos servicios, además del respeto a sus derechos laborales. La migración de profesionales sanitarios, que abandonan el sistema público debido a los bajos salarios y las condiciones laborales deficientes, amenaza la prestación sanitaria. Los recortes de fondos públicos contribuyen a debilitar estos sistemas y a precarizar los empleos, mientras las inversiones en sanidad propician el crecimiento y la calidad de vida. Cuidadores/as domésticos, de ancianos, auxiliares sanitarios, enfermeras/as, personal de limpieza, médicos/as auxiliares, entre otros, están reivindicando mejores salarios y el reconocimiento de sus competencias profesionales, cualificaciones y derechos laborales.

El trabajo decente incluye varios parámetros: un salario suficiente para vivir; el derecho a pertenecer y a participar en las acciones de un sindicato; el derecho a un lugar seguro de trabajo; el acceso a una educación continua y apoyo; tiempo de descanso suficiente y turnos con una duración segura; oportunidades de desarrollo profesional. Para los trabajadores y trabajadoras sanitarios, el trabajo decente implica también poder hablar abiertamente y sin miedo a represalias sobre el sistema sanitario en el que trabajan. De hecho, cuando hablan de su entorno laboral, sobre todo, están defendiendo el derecho de los pacientes a recibir una atención efectiva, segura y de calidad, independientemente de las políticas que implementa la Administración Pública correspondiente en cada ocasión.

El Día Mundial de la Salud es una jornada de acción contra la comercialización de la sanidad, que aúna a los usuarios y usuarias, a los trabajadores y trabajadoras, a la ciudadanía, los sindicatos, las ONG y las redes internacionales, para reivindicar unos sistemas de sanidad pública con la adecuada dotación y financiación. Las recetas políticas continúan promoviendo la comercialización de la atención sanitaria, a pesar de que resulta más cara y ha demostrado su fracaso, al excluir el acceso a muchas personas. Por ello necesitamos un sistema de sanidad pública dotado de recursos, que garantice el acceso universal para todos y para todas.