UGT pide reducir la temporalidad en la Universidad de Granada

08/04/2017 |

Imagen noticia

La previsión de que el personal de las universidades públicas españolas -entre ellas la Universidad de Granada (UGR) - entre en el plan de estabilización, que prevé reducir la tasa de interinos del 20% al 8% en los próximos tres años, ha abierto la puerta a las reivindicaciones sindicales. Y es que en la UGR, el 42% del Personal Docente e Investigador (PDI) tiene contratos de duración determinada, y entre el Personal de Administración y Servicios (PAS), las interinidades rondan el 20%.

 "La temporalidad en la Universidad es enorme", señala Antonio Oña, de la Federación de Empleados de los Servicios Públicos (FeSP) de UGT Granada, y Secretario General de la Sección Sindical del Sindicato en la UGR,  que incide en que, además de los profesores contratados bajo la figura de doctor interino (47 en la UGR) y los profesores sustitutos interinos (otros 138) los contratos temporales se encuentran en otras categorías, como la de profesor ayudante doctor (120 docentes), que únicamente optan a contratos de cuatro o cinco años. Esto, según UGT, eleva la tasa de temporalidad en la UGR muy por encima del 4% que, indica Oña, reconoce el Ministerio de Educación. De los 3.559 profesores e investigadores de la UGR -dato de la última memoria anual de la Universidad de Granada-, 2.044 son funcionarios (57,4%), mientras que el resto, 1.515 (42,5%) son contratados bajo las fórmulas de ayudante doctor, asociado, asociado laboral, colaborador, contratado doctor, interinos, visitante laboral o emérito. La gran mayoría de estas figuras implican una relación temporal con la Universidad de Granada, según  Oña (UGT).

Además, de los 973 funcionarios que integran el PAS, casi 200 son interinos (20,5%), mientras que entre el personal laboral se llegaría a los 300 sustitutos en un colectivo formado por 1.139 trabajadores (26%).

El representante de UGT señala que la inclusión del PDI y PAS en dicho plan fue una reclamación propia al equipo de gobierno de la UGR, que, a su vez, la trasladó a la Conferencia de Rectores (CRUE) y al Ejecutivo central, y  que según se indicó en el último Claustro de la UGR celebrado, sí se está dispuesto a admitir a la Universidad en los planes para reducir la interinidad en el sector público.