UGT se concentra en protesta por el accidente laboral que le ha costado la vida a una trabajadora de ayuda a domicilio en Cúllar

21/08/2017 |

Imagen noticia

Delegadas y delegados de UGT y CCOO Granada, se han concentrado esta mañana frente al edificio sindical para condenar la muerte, por accidente laboral, de una auxiliar de ayuda a domicilio, el pasado viernes 18 de agosto, cuando cayó en el pozo de un sótano de la casa donde prestaba servicios, en la localidad de Cúllar. Se trata del séptimo accidente laboral con resultado de muerte en lo que llevamos de año, en la provincia de Granada.

Lola Ocaña, secretaria del sector de dependencia de la federación de empleados y empleadas de los servicios públicos de UGT Granada, ha lamentado el accidente que ha costado la vida a una trabajadora auxiliar de ayuda a domicilio en Cúllar y ha trasladado su pésame tanto a la familia y amigos como a los compañeros y compañeras de trabajo y al municipio de Cúllar.                           

Según la responsable de UGT, la situación general laboral del sector es de precariedad laboral absoluta, donde las trabajadoras no cuentan ni tan siquiera, con evaluaciones de riesgos de sus puestos de trabajo para prevenir este tipo de accidentes. Se trata de los domicilios de los usuarios, por lo que es difícil por la cantidad de puestos de trabajo a evaluar y por ser, además, necesaria la autorización de los mismos usuarios, dado que son domicilios particulares.

Además, explica Ocaña (UGT), las trabajadoras deberían contar con algún sistema que les permitiera pedir socorro en cualquier momento y lugar, ya que se encuentran solas la mayor parte del tiempo en su puesto y en situaciones como esta, es posible que, de haberla localizado antes, aún estuviera con vida. Por lo que solicita, que se estudie la situación de estas trabajadoras y se tomen las medidas en materia de prevención de accidentes, también en domicilios.

Por último, recuerda que UGT ha denunciado en numerosas ocasiones la precaridad laboral de este colectivo y ha reclamado, por un lado más formación en prevención de riesgos laborales de las trabajadoras, y por otro, una mayor implicación en esta materia de las administraciones y empresas afectadas, dada la dificultad para realizar su trabajo en domicilios particulares.