Noticias >

Una treintena de empleados de Egesur no cobran sus nóminas desde mayo

09/10/2017 |

Egesur, una filial de Hermanos García, importante empresa de construcción de la Costa que ha llevado a cabo obras emblemáticas en el litoral de Almuñécar, Calahonda o la A-7, se ha "desentendido" de sus trabajadores, según denuncia la treintena de trabajadores de la empresa, afectados por un ERE extintivo, por lo que llevan desde mayo sin cobrar sus nóminas (aparte de las que se les adeuda del año pasado) y no han podido hasta el momento percibir tampoco ninguna prestación por desempleo.  La mayoría de ellos llevaba en la empresa más de 10 años y las indemnizaciones que les corresponden tampoco las van a percibir por parte de la firma, por lo que calculan que con suerte verán algún dinero del Fondo de Garantía Salarial (Fogasa) en un plazo de dos o tres años.

 El secretario de Organización de la Federación de Industria, Construcción y Agro (FICA) de UGT Granada, Francisco Ruiz Ruano, explicó que el proceso está en el Juzgado de lo Mercantil y de la Administración concursal, al haber entrado la empresa en un concurso de acreedores, asegurando que "hay soluciones más allá de dejar a estas personas sin empleo, incluso hemos puesto sobre la mesa la posibilidad de que sean acogidas por alguna de las empresas propiedad de la dirección de Egesur".

Esto les deja, según se quejan, en una situación de indefensión, pues se ven sin ingresos durante un periodo demasiado largo, sin poder ni siquiera buscar empleo hasta que no se aclare su situación legal y con edades de media de unos 40 años, por lo que su inserción en el mercado laboral se complica. En concreto, se les adeuda desde mayo hasta ahora más dos pagas extra del año pasado y una de éste.

Uno de los afectados explicó que "de entrada, perderíamos de tres a cuatro nóminas, ya que el Fogasa sólo paga un máximo de cuatro, y de antigüedad un salario por año, hasta un máximo de doce, y ahí había personas que llevaban mucho tiempo".

La empresa Egesur, perteneciente a Hermanos García Motril presentó un concurso voluntario de acreedores el pasado 16 de mayo, a la vez que un Expediente de Regulación de Empleo para el 100% de la plantilla. La causa que esgrimen para el concurso es la ausencia de obra y la previsión de falta de ingresos en la misma, razones que rebaten los afectados, pues el grupo empresarial continúa su actividad, "escudándose en una maraña de filiales".