El importante descenso del paro en Granada no oculta que hay que revertir la reforma laboral

El importante descenso del paro en Granada no oculta que hay que revertir la reforma laboral para mejorar la calidad del empleo en 2019

29/01/2019 |

Imagen noticia

Los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del cuarto trimestre de 2018, hechos públicos hoy, sitúan a Granada con una tasa de paro de un 22,44%: 95.500 personas, 12.700 menos que el trimestre anterior (107.700), y 17.400menos que justo hace doce meses (112.400, cuando la tasa de paro fue de un 25,87%). La tasa de empleo se sitúa en el 50,14%, con 330.200 ocupados, 1.000 menos que hace tres meses (331.200)y 7.900 másque hace justo un año (322.300, cuando la tasa de empleo fue del 42,59%). Granada es la séptima provincia española con más tasa de paro tras Cádiz, Badajoz, Ceuta, Melilla, Huelva y Córdoba, situándose una vez más, por encima de tasa de paro andaluza (21,26%), y de la nacional (14,45%).

 

Como señala el Secretario General de UGT Granada, Juan Fco. Martín, no se puede negar que la recuperación económica ha reactivado la creación de empleo en 2018, sobre todo el más precario, y por tanto, el descenso del paro. Pero también es cierto, apunta, que la pérdida de población activa en edad de trabajar, y el aumento de la inactiva, ha ayudado a mejorar las estadísticas laborales, puesto que el mercado laboral se ha "encogido". Así, destaca que gran parte  de la bajada del paro se explica por el descenso de la población activa, al tiempo que crece la población inactiva, impulsada inicialmente por el efecto "desánimo", cuando las personas paradas abandonan la fuerza laboral y dejan de buscar trabajo, y ya más recientemente por otras causas de inactividad (jubilación y otros).

En su opinión, estos datos corroboran la tesis de que se consolidan la precariedad en nuestra provincia. El descenso del paro esconde una elevada precariedad y parcialidad debido al tipo de empleos que se están creando en Granada, fundamentalmente temporales y a tiempo parcial, la mayoría involuntarios, con remuneraciones más bajas,  además de ponerse de manifiesto que se crea empleo pero que éste es sobre todo estacional. Y esta precariedad, recuerda Martín (UGT), se extiende también a la protección por desempleo.

El representante de UGT reitera que nuestra provincia necesita empleo estable, sobre bases sólidas sobre todo en el sector industrial y en el sector servicios, y para ello, entre otras cosas, es necesario incidir en la formación profesional, en la investigación y el desarrollo y revertir los aspectos más lesivos de la reforma laboral. Cree que  nada cambiará hasta que, al menos, se reviertan los aspectos centrales de la reforma laboral que aprobó el gobierno del Partido Popular en 2012, que desequilibró el sistema de relaciones laborales en favor de las empresas y allanó el camino al empleo inestable.  Así, señala, ha llegado el momento de que el Gobierno tome las decisiones oportunas para cumplir los compromisos adquiridos con el conjunto de la clase trabajadora.

La derogación de la reforma laboral es la clave para recuperar la negociación colectiva, acabar con estos niveles de temporalidad, y recuperar salarios ha añadido, advirtiendo que si no hay cierre de negociaciones, decretos y cambios legislativos que acaben esta situación, el año 2019 será un año de movilizaciones sindicales.