La subida de precios en Granada supone nuevas dificultades para unas ya dañadas economías domésticas

La subida de precios en Granada supone nuevas dificultades para unas ya dañadas economías domésticas

11/05/2018 |

En abril de 2018, el IPC ha subido un 1% en Granada, frente al ascenso del 1,1% en abril de 2017. Los grupos de bienes y servicios que más han bajado respecto al mes pasado han sidoOcio y cultura (-0,7) y Alimentos y bebidas no alcohólicas  (-0,2) mientras que ha subido el precio enVestido y calzado (9,4) y Comunicaciones (1,3). Respecto a la variación de los últimos doce meses el IPC se sitúa en el 1,3%, mientras que para el mismo periodo, pero en 2017, aumentó un 2,2%. Destaca la subida de precios en Comunicaciones  (3,1) y Restaurantes y hoteles(2,8) mientras que ha bajado el precio de Ocio y cultura (-1,1) y Sanidad (-0,8). Por otra parte, en lo que llevamos de año, los precios  se han quedado en el 0,0 al igual que en el mismo periodo del año pasado) siendo los productos que más se han abaratado Vestido y calzado (-3,1)y Vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles(-2,7), y los que más han subido sus precios, Comunicaciones (3,3) y Restaurantes y Hoteles (2,3).

Ante los datos de IPC correspondientes al mes de abril en la provincia de Granada, publicados hoy, Juan Francisco Martín, Secretario General de UGT Granada, considera que reflejan la mala situación relativa de nuestra provincia respecto a salarios y consumo aunque, al mismo tiempo, es preciso alertar de que una tendencia alcista de los precios, como la que se prevé que se consolide a lo largo del año, podría perjudicar todavía más los salarios  de los granadinos y granadinas, si se mantienen estancados o no crecen por encima de lo que lo hace el coste de la vida.

Las pensiones están siendo y seguirán siéndolo, otras de las grandes perjudicadas, afirma Martín (UGT), ya que las concesiones del Gobierno a varios grupos políticos en el periodo de negociación de los PGE, son a todas luces insuficientes para compensar un crecimiento del coste de la vida que, además, se concentra  habitualmente en suministros básicos como la electricidad o productos también básicos de la cesta de la compra como los huevos, el aceite, el pescado o la carne.

El representante de UGT reclama, por ello, una mejora de los salarios, de las pensiones y de las prestaciones sociales acorde con las previsiones de incremento de los precios, para evitar que  se siga perdiendo poder adquisitivo y que la recuperación económica, de una vez por todas, se traduzca en una mejora de la calidad de vida de las familias granadinas.

Desde nuestro sindicato, afirma el ugetista, estamos reivindicando el establecimiento de salarios mínimos por convenio de 1.000€ al mes, y un suelo mínimo de incremento que alcance la previsión de inflación, al que deben sumarse la productividad real que generan los trabajadores  y trabajadoras y un aumento adicional que compense la pérdida de poder adquisitivo que la remuneración de los asalariados arrastra desde 2008.

Del mismo modo, señala el representante sindical, reclamamos para las pensiones y el resto de prestaciones, actualizaciones dignas, suficientes, acordes con la evolución de los precios, para evitar nuevas devaluaciones que lo único que están consiguiendo es empobrecer, precisamente, a los colectivos más vulnerables de la población. Y es que la recuperación económica, ha concluido,  no puede sostenerse por más tiempo sobre el empobrecimiento de la mayoría y el crecimiento de las desigualdades a las que está dando lugar, siendo, el resolver esto, no solamente una cuestión de justicia, sino también de necesario afianzamiento de la economía de nuestra provincia.