Los salarios de los granadinos pierden poder de compra, mientras crecen los precios y los beneficios empresariales