El nuevo sistema de acceso a la Alhambra pone en riesgo la salud laboral de la plantilla y la conservación del monumento

El Comité de empresa del Patronato de la Alhambra y Generalife denuncia que el nuevo sistema de acceso al monumento pone en riesgo la salud laboral de la plantilla y la conservación del conjunto patrimonial

22/10/2021 |

Imagen noticia

El Comité de empresa del Patronato de la Alhambra y Generalife, del que UGT forma parte,  denuncia que la actual dirección, con el fin de dar una buena imagen de cara a la opinión pública, ha decidido ocultar las colas que se forman en sus accesos, a costa de la conservación del monumento y de la salud de sus trabajadores.

El personal de control e información,  ante la actitud insistente de todos los responsables de visita pública para que se dé paso más rápido a los visitantes,  y teniendo que seguir el protocolo de escanear el documento del visitante, trabaja todo lo rápido que el sistema le permite, por lo que para agilizar el acceso a los visitantes, en los puestos de acceso se ha incrementado el número de personal de Control e Información.

Esto ha provocado con la consiguiente ausencia de dicho personal en el interior del monumento, lo que también sucede en la entrada a Palacios Nazaríes, donde se está incumpliendo la actual normativa de visita publica , en la cual el aforo es de 300 personas cada 30 minutos, con un paso aproximado de 50 visitantes cada 5 minutos, de manera que al entrar las 300 personas en los 10 primeros minutos de cada pase, se produce un perjuicio que podría ocasionar graves daños al patrimonio del conjunto monumental.                                          

Ante la masiva afluencia de visitantes en los primeros 5 a 10 minutos de cada pase, el personal de control e información de los espacios interiores se ve desbordado, y más aún, cuando en el Patio de Leones o de Arrayanes, se queda un solo trabajador para su control, tal y como ha ocurrido en numerosas ocasiones, ya que a la gran falta de personal hay que añadir que el aumento de una persona en cada puerta de acceso, es a costa de sustraer personal en otras salas de los Palacios.                   

De esta forma, el estrés y la excesiva carga de trabajo generan en los trabajadores  importantes problemas de salud.

Hay que añadir que con la hora de flexibilidad que tienen los visitantes también es posible que en algunos pases entren más visitantes de los permitidos.

Todo esto nos lleva a hacernos la siguiente pregunta:

¿Qué sucede en la cara oculta de la Alhambra? ¿Preocupa más a la actual dirección del Patronato de la Alhambra y Generalife la conservación del monumento y su personal, o su imagen de cara a la galería?