Esta crisis no va a terminar con el fin del Estado de Alarma, por lo que hay que estimular el empleo

Esta crisis no va a terminar con el fin del Estado de Alarma, por lo que hay que estimular el empleo

02/06/2020 |

Imagen noticia

En Granada, en mayo de 2020, el paro registrado en los Servicios Públicos de Empleo ha sido de 100.977 personas, 217 menos que el mes pasado (-0,21%), y hay 21.471 personas inscritas en paro más que hace un año (79.506),cuando disminuyó el desempleo en 1.721 personas. En el análisis por sectores, ha aumentado el paro en  servicios (358), colectivo de personas sin empleo anterior (358) y agricultura (207), habiendo descendido en la construcción (-1.014) y la industria (-126). En cuanto a la contratación, durante este mes se han realizado en Granada un total de 21.904 contratos,26.127 menos que en el mismo mes del año 2019 (48.031). Del total de contratos de mayo, 20.985 han sido temporales, un 95,80%. En cuanto a los contratos acumulados de 2020 (168.918, 63.976 menos que en el mismo periodo de 2019, cuando había 232.894) se han formalizado sólo 7.833contratos indefinidos en la provincia de Granada, un 4,63% del total.

Ante los datos hechos hoy públicos por el SEPE, relativos a nuestra provincia, Juan Francisco Martín, Sº General de UGT Granada, opina que, aunque se ha empezado a reactivar la construccíon en la provincia, esta crisis no va a terminar con el fin del Estado de Alarma. Por ello, señala que resultaimprescindible la derogación de la reforma laboral, al entender que es lesiva desde la perspectiva de los trabajadores, aunque su marco de negociación debe ser la mesa del Diálogo Social, aun cuando los partidos se podrán reunir y hacer una declaración de intenciones. Y se deben continuar aplicando medidas económicas y laborales que protejan a las personas que han perdido el empleo, que no pueden acceder a uno, o que se han visto afectados por una reducción de ingresos o la imposibilidad de tenerlos.

Esta estrategia de salida, a su juicio, debe trazarse a partir del Diálogo Social, sumando a todos los agentes en esta tarea colectiva, que requerirá de una enorme ayuda pública, para que los sectores productivos puedan soportar estos momentos sin caer en la quiebra, para garantizar los empleos, y para que tengan los medios financieros adecuados para reactivar sus actividades en cuanto sea posible.

Además, comenta que es imprescindible garantizar las rentas a los hogares facilitando, vía prestaciones, que no se produzca un aumento de la pobreza ni de la desigualdad durante esta etapa convulsa y que, una vez finalice el confinamiento, puedan tener la posibilidad de mantener el empleo y un nivel de vida adecuado, con el objetivo de preservar unos ingresos mínimos para aquellas personas que lo han perdido todo con esta crisis y salir de esta pandemia sin dejar a nadie atrás.

Por ello, el representante de UGT valora positivamente la aprobación, por fin, del Ingreso Mínimo Vital,  reclamación histórica el Sindicato,  celebrando que su puesta en marcha vaya a ser  inmediata, completando así uno de los vacíos de cobertura de la red de protección social en nuestro país. Como apunta Martín, esta renta se hacía imprescindible desde el inicio de la crisis, hace ya más de dos meses, con el fin de que las familias sin ingresos contaran con unos recursos mínimos para vivir. Sin embargo, recuerda que la aprobación de este ingreso mínimo no debe excluir que se mejore su regulación durante su trámite parlamentario, y debe ser acompañado de la tramitación parlamentaria de la ILP  de UGT y CCOO para una Prestación de Ingresos Mínimos que lleva parada en el Congreso cuatro años. Exige por tanto, que se de  un salto en la protección de las personas con esta ley, más aún después de esta crisis, de manera consensuada con sindicatos y empresarios.

El ugetista reitera que es necesario, en primer lugar, seguir las instrucciones de los científicos y, en segundo lugar, continuar trabajando dentro del diálogo social para que, una vez la pandemia entre en fase de control -la fase 3- ir a un acuerdo por el empleo centrado fundamentalmente en estimular la economía y el consumo interno.