Hay que consolidar la mejora de los salarios, especialmente los más bajos

Hay que consolidar la mejora de los salarios, especialmente los más bajos

14/02/2020 |

Imagen noticia

En enero de 2020, el IPC ha bajado un 1,3% en Granada, frente al descenso del 1,8% en enero de 2019. Los grupos de bienes y servicios que más han bajado respecto al mes pasado han sidoVestido y calzado(-18,3) y Ocio y cultura (-2,4), mientras que ha subido el precio en Vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles (1,5)  y  en Transportes y Otros bienes y servicios (ambos con 0,5). Respecto a la variación de los últimos doce meses el IPC se sitúa en el 0,9%, mientras que para el mismo periodo, pero en 2019, aumentó un 1%. Destaca la subida de precios en Transporte (3,6) y alimentos y bebidas no alcohólicas (2,3) mientras que ha bajado el precio de Vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles (-4,1) y Ocio y cultura (-1,7).

Juan Francisco Martín, Secretario General de UGT Granada, considera que con los datos disponibles de inflación, puede concluirse que los salarios han  recuperado, aproximadamente un 1,5% de poder adquisitivo durante 2019, tras dos años consecutivos de retroceso.

El Acuerdo Nacional de Negociación Colectiva vigente, recuerda el ugetista,  ha posibilitado esta recuperación. Sin embargo,  opina que esta ganancia aparente de poder adquisitivo no debe depender solo de coyunturas de inflación favorables y defiende que el crecimiento de la productividad se traslade a incrementos salariales sostenidos.

Porque en definitiva, señala Martín (UGT) los precios no han dejado de subir durante prácticamente la totalidad de 2019, dificultando la situación de unas familias trabajadoras granadinas,  que continúan sin ser beneficiarias del proceso de crecimiento económico que, pese a los síntomas de ralentización, sigue vigente en la actualidad. No podemos pasar por alto, ha dicho, la enorme cantidad de trabajadores a los que el  incremento salarial no se la ha hecho efectivo, bien por no estar amparado por convenio, por la ejecución de las clausulas de descuelgue o bien, simplemente, por la aplicación genérica de unas Reformas Laborales que han devaluado la Negociación Colectiva y los Convenios.

Ahora que parece que la inflación se mantiene bajo control, resulta más importante que nunca apostar por la mejora de los salarios del conjunto de los trabajadores granadinos. Aumentando el poder adquisitivo de estos, se propiciará un nuevo impulso al conjunto de la economía andaluza que debe ser lo suficientemente contundente como para trasladar la mejoría de los datos macroeconómicos a un aumento del nivel de calidad de vida de las familias trabajadoras andaluzas.

Por eso, el representante sindical reivindica que  el nuevo Gobierno debe impulsar, desde el diálogo social, un cambio de nuestro modelo productivo en base a actividades de mayor valor añadido y con empleos de calidad. Esto significa impulsar la política industrial y la formación para mejorar la cualificación de los trabajadores.