La subida de los precios muestra la imperiosa necesidad de aumentar los salarios en Granada

La subida de los precios, especialmente por la factura de la luz y los carburantes, muestra la imperiosa necesidad de aumentar los salarios en Granada

14/10/2021 |

Imagen noticia

En septiembre de 2021, el IPC ha subido un 1,2% en Granada,  mientras que subió un 0,5% en septiembre del año pasado. Los grupos de bienes y servicios que más han bajado respecto al mes pasado han sidoOcio y cultura (-0,1) y Restaurantes y hoteles (-0,4),mientras que ha subido el precio en  Vestido y Calzado (10) y Vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles (4,1)Respecto a la variación de los últimos doce meses el IPC se sitúa en Granada en el 3,8%, mientras que para el mismo periodo, pero en 2020, descendió un 0,2. Destaca la subida de precios en Vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles(16,8) y Transporte (9), mientras que ha bajado el precio deComunicaciones (-2,8) y Sanidad (-0,7). Por otra parte, en lo que llevamos de año, los precios han ascendido un 3,8% (mientras que en el mismo periodo del año pasado bajaron un 1%) siendo los productos que más se han abaratado Vestido y calzado (-9,2) y Sanidad (-0,9) y los que más han subido sus precios Vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles(15,4) y Transporte (7,9).

Juan Fco. Martín, Secretario General de UGT Granada,  señala que la variación de los precios conocida hoy se debe principalmente al  encarecimiento de la factura de la luz y, en menor medida, el aumento del precio de los carburantes, que son los principales responsables de esta nueva crecida de la tasa interanual.

Como recuerda el representante sindical, septiembre es un mes tradicionalmente dado a ciertos incrementos de precios, y lo acontecido en el nivel general de precios en los últimos meses no hace más que poner de manifiesto las tremendas imperfecciones de la economía de libre mercado, en su concepción más neoliberal. No es permisible, opina Martín,  que un solo mercado como el eléctrico, dominado por una ausencia absoluta de transparencia, pueda llegar a comprometer el proceso de recuperación económica que tanto nos está costando alcanzar. Así, señala que la pérdida de capacidad de compra de la clase trabajadora compromete, gravemente, el crecimiento económico en un modelo tan dependiente del consumo interno como es el granadino.

Por este motivo, el representante de UGT Granada aboga por salvaguardar el poder adquisitivo de los trabajadores desde una doble vertiente: elevando el grado de intervención pública en la regulación de los precios de los bienes y servicios de primera necesidad, por un lado,  e incrementando los salarios por otro.

En este sentido, destaca el Sindicato es consciente de que hasta final de año va a tener otras “batallas” muy importantes, como que el 1 de enero de 2022 no haya ningún trabajador con un salario de menos de mil euros. Por eso, concluye que es fundamental recuperar la Negociación Colectiva, y a patronal debe sentarse a negociar un acuerdo de negociación colectiva que permita situar el salario mínimo en convenio en 1.100 euros. Esto es fundamental para el reparto de la riqueza, y la recuperación, ha concluido.