Los monitores escolares que prestan sus servicios en centros educativos públicos, sin cobrar desde marzo

Los monitores escolares que atienden al alumnado con necesidades educativas especiales derivadas de discapacidad, en centros educativos públicos, sin cobrar desde marzo.

13/05/2020 |

Imagen noticia

Desde la Federación de Empleados y Empleadas de los Servicios Públicos (FeSP) de UGT Granada no se entiende cómo se ha llegado a una situación en la que muchos trabajadores y trabajadoras de empresas privadas,  entre los que se encuentran monitores escolares de Educación Especial, Personal Técnico de Integración Social o Interpretes de Lengua de Signos, que prestan sus servicios en centros educativos públicos como monitores escolares, llevan sin cobrar desde el mes de marzo.

Cuando desde la Consejería de Educación y Deportes se comunicó que para evitar despidos y ERTEs se mantendrían en vigor los contratos con dichas empresas, con la condición, lógicamente, de que no hubiera ni despidos ni ERTEs,   desde UGT se aplaudió la decisión y se valoró el gran esfuerzo económico que esto supondría para la Junta de Andalucía. Efectivamente la medida se puso en marcha, cientos de trabajadores y trabajadoras, entre los que se encuentran colectivos de monitores escolares de Educación Especial, Ptis, Ilse, contratados por estas empresas privadas, sintieron un gran alivio debido a que les suponía el mantenimiento de sus puestos de trabajo y por consiguiente seguir cobrando sus nóminas.

Pero la realidad a día de hoy es bien diferente. La mayoría de estos colectivos no cobran desde marzo, lo que como consecuencia de sus más que insuficientes sueldos, se encuentran en un verdadero estado crítico. Ni pueden acogerse al paro porque siguen contratados, ni pueden acceder a ERTEs porque el compromiso de sus empresas para mantener los contratos con la Administración se lo impide.

Desde UGT  se han hecho todas las gestiones posibles para averiguar cuál es o cuáles son los motivos de los retrasos en el pago de nóminas a estos trabajadores y nadie da una respuesta. Ni por parte de la Agencia Pública Andaluza de Educación (APAE), la cual es un ente instrumental dependiente de la Consejería de Educación y Deporte, encargada de tramitar todo el proceso de licitación y posterior contrato con las empresas que prestan sus servicios en los centros públicos andaluces, ni por parte de las propias empresas. Nadie da respuestas, ni mucho menos soluciones. El tiempo pasa, y los trabajadores y trabajadoras afectados/as por esta inoperancia siguen sufriendo cada vez más para poder hacer frente a sus gastos, que no son otros que los de cualquier trabajador: hipoteca, comida, electricidad…

Por todo ello, el Sindicato exige a la Administración andaluza que cumpla sus compromisos y libere los fondos necesarios para que las empresas abonen sus nóminas a los trabajadores. Y por supuesto a las empresas, para que no se parapeten detrás de la APAE y cumplan con su primera y sagrada obligación, que no es más que pagar los salarios, aunque para ello tengan que acudir a préstamos, hasta que reciban de la Administración el dinero que les corresponda.

En definitiva, UGT exige que cada entidad  cumpla con sus obligaciones, porque los trabajadores y trabajadoras de estas empresas ya no pueden más. No son los culpables de esta situación, pero sí son los que están pagando sus consecuencias. Desde UGT  se seguirá exigiendo y  denunciando hasta que se les dé una solución a estos trabajadores y trabajadoras.