Más de 330.000 granadinos y granadinas se beneficiarán del control horario de la jornada laboral

Más de 330.000 granadinos y granadinas se beneficiarán del control horario de la jornada laboral

30/05/2019 |

Imagen noticia

Pese a  retrasos en algunas empresas, lo cierto es que  todas las empresas granadinas han tenido meses para adaptarse  al Real Decreto 8/2019 de medidas urgentes de protección social y de lucha contra la precariedad laboral en la jornada de trabajo, que obliga a registrar la jornada de trabajo bajo multa de entre 626 y 6.250 euros,  desde que el Gobierno aprobara el decreto que contenía esta medida, el 8 de marzo de este año, recuerda Juan Fco. Martín, el Secretario General de UGT. Granada. Así, todas las empresas sin excepción, independientemente de su tamaño, sector o facturación, deben garantizar que hay un registro diario de la jornada, que deberá incluir el horario concreto de inicio y finalización de la jornada de trabajo de cada persona trabajadora, según puede leerse en la norma. En Granada, según datos del EPA del primer trimestre de 2019, hablamos de 332.500  personas ocupadas. (Extracto de la noticia publicada en el periódico Granada hoy el domingo, 2 de junio, firmada por Belén Rico)

Por otra parte, recuerda que muchas empresas en Granada, en especial las que cuentan con  plantillas más amplias, ya tenían algún tipo de control de la jornada, bien mediante sistemas de reconocimiento de huella dactilar o  mediante tarjetas para fichar.

Según el ugetista, las empresas han tenido tiempo más que suficiente para llevar el asunto a la negociación colectiva, pero eso no se ha producido y desde el Sindicato se está  instando a las empresas a que esto se formalice para implantar el registro, porque están fuera de tiempo. El sindicalista  considera que es ese el espacio adecuado para establecer el modelo de registro.

Según el representante de UGT, en la primera semana de aplicación de este decreto, las empresas  que no tenían este registro están "remoloneando" con su puesta en marcha. No se ha tomado la ley con la seriedad con la que se tenía que haber hecho, desde el 8 de marzo ha habido tiempo más que suficiente para tomar las medidas y no se ha hecho, cuenta  Martin (UGT).  En el sector público, la tónica ha sido la total normalidad, apunta, ya que las administraciones públicas  llevan tiempo trabajando con registros horarios  a través de tornos o tarjetas, tornos o tarjetas, y estaban preparados. En el sector público las horas extras están muy controladas, está todo muy estandarizado,  es en el sector privado donde queda mucho por hacer, señala.

En este sentido, el Secretario General de UGT Granada  insiste en que los convenios son la forma para establecer las normas de las pausas y el control horario, y subraya que tratará de incluir una cláusula para cumplir la obligación de registro desde el respeto a los derechos fundamentales de los trabajadores y trabajadoras, y a la Ley de Protección de Datos. 

Entre las excusas de la inaplicación por parte de las empresas,  Martín cita la reforma laboral que, al dar prioridad a los convenios de empresa sobre los colectivos, dota a las empresas de una excusa para argumentar que es en ese ámbito donde deben resolver el registro para no sentarse a negociar en las mesas sectoriales.

Como consecuencia inmediata de registrar la jornada, señala el fin del fraude que supone el hecho de que el 48% de horas extra que se hacen a la semana no se paguen. Esto supone un fraude no solo al trabajador, sino también a la Seguridad Social, asegura. Los empresarios quieren mantener ese espacio que les ha permitido obtener mayores beneficios y menor reparto de la renta con el conjunto de los trabajadores, valora. Asimismo, se ha mostrado favorable a la puesta en marcha de la medida de forma progresiva, estando las primeras visitas exentas de multa, según han indicado desde el Gobierno central, pero opina que es "necesario", porque es la única forma de que se cumpla la norma,  advirtiendo quesi las empresas siguen mostrando resistencia, advierte que, "a partir de junio, acudiremos a la Inspección de Trabajo. 

Hasta UGT han llegado a lo largo de esta semana algunas incidencias relacionadas con el registro obligatorio de la jornada laboral,  sobre todo desde el sector de la hostelería, en el que algunos trabajadores han denunciado que la empresa les está obligando a firmar un parte de salida del trabajo para, después, continuar su jornada.

Por todo ello, el máximo representante de UGT en Granada, ha incidido en la necesidad de que se aumente  la plantilla de inspectores de trabajo en la provincia, con la creación de un cuerpo específico de los mismos que se dedique a visitar a las empresas y vigilar el registro de jornada laboral, ya que en Granada existe una ratio de inspectores en relación al número de trabajadores muy bajo.

Por último el representante sindical opina que, al ser Granada una de las provincias con mayores desigualdades laborales,  el registro de la jornada laboral contribuirá a evitar el fomento de la economía sumergida que en la provincia supera  el 25 por ciento del PIB.

Asimismo, se ha mostrado favorable a la puesta en marcha de la medida de forma progresiva, estando las primeras visitas exentas de multa, según han indicado desde el Gobierno central, pero sobre lo que opina que es necesario, porque es la única forma de que se cumpla la norma.