UGT protesta en Granada contra la sentencia que avala el despido por estar de baja medica

UGT protesta en Granada contra la sentencia que avala el despido por estar de baja medica

27/11/2019 |

Imagen noticia

Este miércoles, 27 de noviembre, en la Subdelegación de Gobierno de Granada, delegados/as de UGT han celebrado una concentración de protesta por la reciente sentencia del Tribunal Constitucional, en consonancia con el artículo 52.D del Estatuto de los Trabajadores que permite el despido por bajas médicas justificadas. Y es que para ambos Sindicatos, las prioridades que avala esta sentencia son los beneficios por encima de la salud, y la productividad de la empresa por encima de las personas. Esto es escandaloso, y supone un auténtico atropello a los derechos de los trabajadores /as, dando un barniz de legalidad a uno de los aspectos más regresivos e inhumanos de la reforma laboral de 2012, y queya está provocando despidos. Al término de la concentración, se le ha hecho entrega a la Subdelegada del Gobierno en Granada, Inmaculada López Calahorro, de un manifiesto con las reivindicaciones del Sindicato. 

Para ver imágenes de la concentración, haz clic aquí

Para José Antonio Enríquez, Secretario de Organización de UGT Granada, esta sentencia supone no solo violar el derecho constitucional al trabajo que tiene toda persona, sino sobre todo violentar el derecho a la salud de las personas trabajadoras cuando están enfermas, y aunque parece ridículo explicarlo, ha dicho,  hay que recordar que cuando los trabajadores están de baja lo están porque un médico así lo prescribe en un documento público, como es el parte de baja.Y es que además, tanto la sentencia como el artículo 52.D del estatuto de los trabajadores contravienen un convenio de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que establece que no puede haber despidos basados en bajas motivadas por una cuestión de salud.

El sindicalista ha resaltado que la sentencia afectara de forma especial a las mujeres trabajadoras porque este tipo de bajas cortas intermitentes fundamentalmente tienen que ver con posiciones forzadas y con puestos de trabajo que suelen estar feminizados. Además, las mujeres suelen tener dobles jornadas laborales que agravan las consecuencias de estas dolencias aparentemente contraídas en la vida personal, pero que muchas veces sabemos que tienen un origen profesional, y que por tanto puedan ser injustamente despedidas.

Por todo ello, Enríquez (UGT), ha exigido la derogación completa de la reforma laboral de 2012, y también la de 2010, pero de manera inmediata de los aspectos más lesivos para los intereses de la clase trabajadora, y esto es algo que debe constar de manera expresa en el acuerdo para constituir el próximo gobierno de España.