UGT recuerda que a partir del 7 de marzo, 60 empresas de Granada, con más de 150 trabajadores estarán obligadas a tener Plan de Igualdad

UGT recuerda que a partir del 7 de marzo, 60 empresas de Granada con más de 150 trabajadores estarán obligadas a tener Plan de Igualdad

17/02/2020 |

Imagen noticia

Rosa Mª Muñoz, Secretaria de Mujer e Igualdad de UGT-Granada,señala que las empresas de Granada se abren cada vez más a la conciliación  laboral, pero de forma lenta e insuficiente todavía, y que la tendencia es alza, tanto en igualdad como en conciliación de la vida personal y profesional, facilitando a sus plantillas reducciones  de jornada con el objetivo de asumir otras responsabilidades en la familia o, incluso, fuera de ella. Recuerda también que a partir del próximo 7 de marzo, las empresas con más de 150 trabajadores y trabajadoras (unas 60 en Granada), estarán obligadas a tener Plan de Igualdad (extracto de la noticia publicada en IDEAL de Granada, el 17 de febrero de 2020, firmada por Mercedes Navarrete)

Muñoz (UGT) asegura que, además, los datos son cada vez mejores en sectores que antes eran más reacios a facilitar opciones como estas a sus empleados, como son el manufacturero, la hostelería, el comercio o la sanidad. Las mujeres que trabajan en empresas dedicadas a esto es muy raro que puedan conseguir la conciliación y, de hecho, un porcentaje muy bajo eran las que podían tener acceso a esta disponibilidad. Pero, ahora, en esta tendencia se ve que muchas más mujeres están solicitando o tienen acceso a la reducción de jornada. Y esto es un dato muy importante y positivo, manifiesta la responsable sindical.

Destaca que el hecho de que ya se haya conseguido el permiso de maternidad lo puedan conseguir tanto hombres como mujeres y se haya ampliado el de paternidad a 12 semanas, hace que se pueda conseguir más tiempo para conciliar el ocio y el trabajo o dedicarse a otras tareas que, aunque no sean remuneradas, son de un interés social para  ellos y la ciudadanía, afirma. la modificación normativa del art. 38.4 del Estatuto de los Trabajadores, a través de  ese mismo Real Decreto-ley 6/2019 de 1 de marzo, permite a cualquier persona trabajadora pueda solicitar la adaptación de la duración y distribución de su jornada de trabajo para poder conciliar su vida familiar y laboral, pudiendo efectuarlas hasta que cumpla doce años sus hijos o hijas.  

En este sentido, la representante de UGT Granada  solo hay un aspecto que lamenta y es que, tal y como explica, la norma general en el caso de solicitudes de conciliación a las empresas granadinas muestra que la mayoría llegan por parte de las mujeres. Por desgracia, el sentido de la corresponsabilidad de los hombres no lo tienen tan asimilado como para pensar en reducir la jornada. Normalmente, las que se piden la baja de maternidad y cuidan a los mayores son las mujeres, y siempre suelen darse más casos de mujeres que piden la reducción de jornada para quedarse en casa y acceder a otras tareas, indica.  Eso sí, asegura que todo esto está cambiando en los últimos años, ya que hay muchos varones jóvenes que ya sí aceptan cuidar a sus mayores o quedarse en casa para hacerse cargo de sus hijos y disfrutarlos.

Sobre  la conciliación laboral, expone que, en sectores como el Público, hay muchas más posibilidades de conciliar la vida laboral y la familiar. Sin embargo, insiste en que hay otros terrenos como la hostelería, la sanidad, agricultura, comercio, grandes almacenes, o en manufacturas donde es mucho más difícil. El motivo principal que expone es que estos son trabajos que tienen horarios complicados. Las mujeres que quisieran pedir una reducción de jornada se encuentran con que los turnos son de más de 40 horas semanales y esto hace que las empresas no acepten fácilmente meter más turnos para conseguir que estos tengan menos horas, señala. A pesar de esto, revela que si las compañías optaran por opciones como estas sería una forma de ayudar a reducir el desempleo, ya que al haber más turnos, se haría necesario contratar a más personas. Obviamente tiene un parte negativa, y es que  sería muy difícil para las empresas tomar esta iniciativa sin vulnerar el salario y condiciones laborales de todos sus empleados.

La cara B de la tendencia positiva en la apertura de las empresas granadinas en dar y ofrecer esta posibilidad a sus empleados empieza a sonar cuando, tras la solicitud, no existe avenencia entre las partes (es decir, la empresa no quiere aceptar). Cuando eso se concede sin avenencia, a largo plazo, lo que sucede es un despido camuflado. Desgraciadamente, algunas empresas aún son reacias y, al final, buscan motivos de alguna manera para echar al trabajador. Eso sí, esto se puede recurrir y llevar a juicio, expone la representante sindical.

La ugetista recuerda además que las empresas con cincuenta o más personas en plantilla tienen la obligatoriedad de elaborar e implementar un Plan de Igualdad de Empresa (Ley Orgánica 3/2007 y Real Decreto-Ley 6/2019), con medias específicas dirigidas a la conciliación de la vida personal y profesional, que se implantará de forma paulatina en función del tamaño de la empresa. En concreto si tiene entre 151 y 250 personas empleadas, deberá disponer del plan a partir del 7 de marzo de 2020, si tiene entre 101 y 150 personas en plantilla, deberá contar con el plan a partir del 7 de marzo de 2021 y si tiene de 50 a 100 personas en plantilla,  deberá tenerlo a partir del 7 de marzo de 2022. Este requerimiento obliga a todo tipo de empresas, tanto públicas como privadas. Igualmente, no importa el campo de intervención: la industria, los servicios, la agricultura, etc. Además, para si las empresas contratan con las Administraciones tienen que contemplar, que en las licitaciones se establecen cláusulas que priman a las empresas que cuentan con Planes de Igualdad. Y ello, sin perjuicio de que,  independientemente del número de personas en plantilla que tenga la empresa, si el convenio colectivo de aplicación indica que es necesario contar con un Plan de Igualdad, la empresa deberá implantarlo en los términos previstos en el mismo.

Muñoz (UGT) concluye que las herramientas para conseguir la conciliación están disponibles, sólo falta que los empresarios y empresarias granadinos quieran utilizarlas.