El verano acentúa la temporalidad del empleo en Jaén

El verano acentúa la temporalidad del empleo en Jaén

El mes de Julio se cierra con un descenso del paro de apenas un 0.27% y un escaso repunte de la contratación (+2'20%). El paro baja en la provincia en 138 personas (-0'27%) y se sitúa en 50.219 desempleados. Se reduce con respecto a hace un año en 1.069 trabajadores/as (-2'08%), y muy por debajo de la bajada registrada en el conjunto del Estado (-6'02%) y de la Comunidad Andaluza (-3'71%) siendo Jaén la última provincia de Andalucía en reducción anual de desempleo en valores absolutos.

03/08/2018 |

Imagen noticia

Por sectores sigue siendo la agricultura el único que genera empleo con una bajada de 479 personas. Todos los demás sectores, en mayor o menor medida, aumentan el número de parados/as.

Por tanto el poco empleo generado, se sigue centrando en el sector primario, de gran estacionalidad y temporalidad, de baja cualificación y poco salario.

La afiliación a la seguridad social baja por segundo mes consecutivo (-126) aunque el dato interanual sigue en positivo (-2.088) aunque es el aumento más bajo de las ocho provincias andaluzas (+0'91%).

Por tanto, analizados los datos de Julio, desde UGT Jaén valoramos negativamente la leve reducción del paro en la provincia. Con la EPA vimos como se estaban reduciendo los activos, hoy también sabemos que la afiliación a la seguridad social sigue acumulando datos negativos.

La precariedad sigue imperando en el mercado laboral jiennense.

Evidentemente, dignificar el empleo es una de nuestras más absolutas prioridades. Valoramos positivamente la iniciativa estatal de dotarnos de un Plan Director por el Trabajo Digno pero creemos que va a resultar insuficiente. A nuestro entender, el documento contiene un buen diagnostico, pero está falto de medios para su eficiente desarrollo. Resulta fundamental que incluya a la totalidad de actividades económicas que ofrecen condiciones indignas y que se han quedado excluidas, por ejemplo el sector de la ayuda a domicilio o el de los empleados del hogar. Además, debe ir en paralelo a una profunda reforma de la Inspección de Trabajo.

Hay que ordenar, de una vez por todas, el Diálogo Social, mejorar la calidad del empleo y dotarnos de un nuevo Estatuto de los Trabajadores acorde a la realidad de nuestro tiempo. Tenemos que continuar trabajando en la mejora de las pensiones y en la revalorización de las mismas, erradicar la mayor de las lacras de nuestro mercado laboral, la siniestralidad laboral, así como profundizar en la lucha contra todo tipo de economía sumergida y el fraude fiscal y laboral. Por supuesto, la continua mejora de la formación y cualificación de los trabajadores e otro tema prioritario a tratar junto con el del sistema de financiación de las CCAA y el reparto de los presupuestos de las políticas activas de empleo.