El sector turístico apenas ocupa a la mitad de trabajadores que en septiembre del pasado año

El sector turístico apenas ocupa a la mitad de trabajadores que en septiembre del pasado año

A lo largo de la mañana de hoy, el Instituto Nacional de Estadística ha publicado datos de especial interés para el sector turístico en Andalucía. De los mismos. El turismo se ratifica como uno de los sectores que, en mayor medida están sufriendo los efectos negativos de esta crisis de origen sanitario, pero con tremendas repercusiones para el conjunto de la economía.

23/10/2020 |

Imagen noticia

En este sentido, esta afectación negativa tiene una doble vertiente, por un lado, el cierre prácticamente total del sector durante el Estado de Alarma y las semanas más duras de confinamiento y, por otro, la más lenta adaptación a la nueva normalidad con respecto a lo acontecido en otros sectores productivos. En este mismo sentido, la evolución de la enfermedad durante esta segunda ola no hace más que añadir incertidumbre para el sector.

Andalucía lideró las pernoctaciones con un 22,3% del total estatal durante el pasado septiembre. Tras ella se situaron Cataluña (15,6%), Canarias (11,8%) y la Comunitat Valenciana (10,5%).

En lo relativo al grado de ocupación hotelera, durante el noveno mes del año se situó en el 28,2%,  1,7 puntos por encima de la media estatal (265%), pero muy lejos de las CCAA mejor situadas en este aspecto: Cantabria (36,7%),el Principado de Asturias (34,6%) y la Comunitat Valenciana (30,3%).

Durante septiembre, Andalucía sin alcanzar los 750.000 viajeros, lideró el ranking de CCAA suponiendo el 21,3% de los alcanzados por el conjunto del Estado. Este porcentaje es tres puntos superior a la que obteníamos en septiembre del pasado año (18,3%). Igualmente, es de destacar como el 84,50% de ellos fueron turistas residentes en España mientras que, el 15,50% restante, fueron residentes en el extranjero.

En cuanto a las pernoctaciones, las más de 1.800.000 realizadas en Andalucía supusieron el 22,3% del total estatal y un aumento de 6,2 puntos con respecto al peso relativo de nuestras pernoctaciones hace un año (16,1%). Como es lógico, también en esta ocasión, las realizadas por turistas residentes en España fueron mayoritarias, situándose en el 82,37% del total.

También durante el pasado mes de septiembre, la duración de la estancia media de los turistas en Andalucía se ha visto reducida tanto en términos mensuales como interanuales, con caídas que rondan, aproximadamente, el medio punto porcentual.

Un dato fundamental a la hora de analizar la actualidad del sector turístico, es el número de establecimientos abiertos estimados por la Encuesta. Según los datos publicados por el INE, Andalucía contó, durante el pasado mes de septiembre, con un total de 2.027 establecimientos y con 96.696 habitaciones.

Estos 2.027 establecimientos suponen una cifra un 24,39% inferior a la obtenida hace justo un año, en septiembre de 2019. Por su parte, el grado de ocupación por habitación (32,95%), también se ha reducido de manera muy importante en términos interanuales (42,55 puntos).  Si lo que analizamos ahora es el personal empleado, los 22.826 trabajadores con los que ha contado el sector en septiembre suponen un pronunciado retroceso con respecto a la cifra de septiembre del pasado año (23.517 trabajadores menos).

Andalucía lleva décadas haciendo de su desarrollo turístico el principal de sus motores de crecimiento. Ahora, que la pandemia ha puesto de manifiesto, en mayor medida si cabe, la necesidad de avanzar en la industrialización de nuestra economía, no tiene eso porque significar, ni mucho menos, que hay que dejar de lado esta importante actividad económica.

Evidentemente, lo que sí precisa es de reformas sustanciales que incrementen la calidad de nuestra oferta turística, que la diversifique y la haga sostenible con los principios orientadores de la Transición Verde y, sobre todo, que se traduzca en un importante avance en la calidad del empleo que genera.