Carmen Castilla exige un cambio de modelo productivo imprescindible para relanzar a Andalucía

Carmen Castilla exige un cambio de modelo productivo imprescindible para relanzar a Andalucía

Este lunes 6 de noviembre, la secretaria general de UGT Andalucía, Carmen Castilla, ha participado en el "FÓRUM EUROPA. Tribuna Andalucía" que ha tenido lugar en el Hotel Alfonso XIII de Sevilla, donde ha ofrecido una ponencia junto con Nuria López, secretaria General de CC.OO-Andalucía.

06/11/2017 |

Carmen Castilla ha comenzado contextualizando la situación en la que se encuentra nuestra comunidad autónoma, señalando que “en Andalucía, al igual que el resto de España, se está creando empleo, pero se está haciendo a un ritmo del todo insuficiente para hacer frente a la dramática situación de paro por la que atraviesa la economía andaluza, con más de un millón de parados. Además, el poco empleo que se crea resulta contener unas condiciones de precariedad más que alarmantes, sustentado en un uso abusivo de la contratación temporal, recurriendo de forma sistemática a la jornada a tiempo parcial, dotado de una retribución económica insuficiente para asegurar un nivel de vida digno y carente de las más mínimas condiciones de seguridad y salud laboral”.

MERCADO LABORAL

“Nos encontramos con un mercado laboral en el que 95 de cada 100 contratos que se firman en Andalucía son temporales y el 25% de los contratos realizados en los últimos meses son de menos de una semana o que, prácticamente el 40% de ellos ni tan siquiera llegaban a un mes. La tasa de pobreza y exclusión social ha superado el 40% por lo que ya, el hecho de estar trabajando o el de abandonar las listas del paro no es garantía alguna de ni tan siquiera poder llegar a final de mes en unas condiciones mínimas de seguridad.  Según las últimas estadísticas oficiales, 3 de cada 4 hogares andaluces manifiestan dificultades para llegar a final de mes”.

Haciendo un repaso, Carmen Castilla ha señalado que “a mediados de 2007, antes del estallido de la burbuja inmobiliaria y de la crisis  económica, Andalucía contaba con 3.257.700 ocupados. En la actualidad, según los datos de la EPA del tercer trimestre del presente año, dicha cifra es de 2.952.300. Es decir, desde que en el primer trimestre de 2013 (2.547.500 ocupados) se tocara suelo y se iniciara el proceso de creación de empleo, se han generado 404.800 puestos de trabajo, insuficientes aún para contrarrestar los 710.200 empleos destruidos durante la crisis.  Otro dato que refleja la preocupante situación del mercado de trabajo andaluz es que los hogares con todos sus miembros activos en paro se mantiene en unos niveles alarmantes. Según los últimos datos oficiales, hasta un total de 346.200 familias trabajadoras andaluzas se encuentran en esta situación, lo que supone un insuficiente descenso, de menos del 13% (-12,86%) con respecto a la cifra que registrábamos en el tercer trimestre del pasado año. En el mismo orden de cosas, el número de hogares andaluces sin activos ha vuelto a verse incrementado en el último trimestre disponible y se eleva ya a 879.800, es decir, un 2,71% más que hace justo un año”.

Castilla ha señalado que “una de sus peores caras que está dejando salir esta situación es la pobreza energética, algo a lo que las administraciones no han sabido darle solución. En los meses de septiembre y octubre, el mercado eléctrico español ha marcado los precios más altos de Europa. El lunes 23 de octubre entre las 7 y las 8 de la tarde, el precio de la luz se multiplicó por 25 respecto a lo que costaba esa misma mañana, hasta los 182,5 euros el megawatio/hora, el nivel más elevado en lo que va de año, y superando el precio del 25 de enero, en plena ola de frío. Esta vez ha sido la sequía la que ha causado el aumento de la generación de energías más caras como la de ciclo combinado. Otras veces es el aumento del consumo por el frío, como en enero”. 

“Por ello, desde UGT Andalucía exigimos con urgencia un cambio del modelo para fijar los precios de la luz, tanto a industrias como a particulares. Tenemos un modelo que se permite especular con un bien que debería ser tratado como estratégico, tanto para el desarrollo económico y la industrialización, como desde el punto de vista social, como un derecho fundamental de las familias. Más de cinco millones de personas son víctimas de la pobreza energética en España, que cada año causa siete mil muertes entre incendios y enfermedades cardiorrespiratorias. UGT considera claramente insuficiente la tarifa social. Es necesario aprobar unas tablas de coste de la luz asequibles según los ingresos de los hogares”, ha dicho.

“La principal característica del empleo a tiempo parcial en Andalucía, es que rara vez es el trabajador el que así lo ha demandado, es decir, se trata de un tipo de contratación involuntaria, aceptada por los trabajadores ante la imposibilidad de acceder a un puesto de trabajo a jornada completa. Según Eurostat, durante el pasado año, el 62% de los ocupados a tiempo parcial se encontraban en esta situación. Hace un año la situación era incluso más negativa para Andalucía, que alcanzaba una tasa de más del 70%, la más alta de entre todas las Comunidades Autónomas y casi nueve puntos por encima de la media estatal. Por lo tanto, la reducción del paro no está siendo únicamente consecuencia de la creación de empleo, como sería deseable, sino también por el retroceso que venimos experimentando de la población activa. Son muchas las causas que están provocando esta reducción de la población activa, entre ellas el progresivo envejecimiento de la población, el acceso a la jubilación, la marcha de trabajadores al extranjero, la vuelta a los estudios de muchos trabajadores o como consecuencia del desánimo que produce la persistencia de la situación del desempleo y la falta de expectativas laborales”.

La secretaria regional de UGT ha incidido en la necesidad de potenciar la formación.  “En UGT Andalucía somos conscientes de la necesidad de la cualificación de trabajadores dentro de la estructura sociolaboral de Andalucía y de la necesidad de un continuo aprendizaje para dar respuesta a los cambios económicos y sociales. La Formación Profesional para el Empleo es una herramienta fundamental para potenciar y reforzar la empleabilidad de los trabajadores y trabajadoras”.

“Muchos de los problemas que tiene la economía andaluza para generar empleo y, especialmente, empleo de calidad, encuentran su principal justificación en el seno del tejido productivo de nuestra Comunidad Autónoma. El reducido tamaño de nuestras empresas, donde más del 95% son pymes, las dificultades para acceder a economías de escala, así como los tradicionales bajos niveles de competitividad conllevan que gran parte de los proyectos emprendedores andaluces no superen el quinto año de vida y que, de esta forma, repercutan negativamente sobre la generación y el mantenimiento de miles de puestos de trabajo. La experiencia ha demostrado en innumerables ocasiones que unas condiciones de trabajo de calidad generan la paz social y el buen ambiente de trabajo del que precisa toda empresa para mejorar competitivamente y, de esta forma, asegurar su viabilidad futura en una economía globalizada”, ha dicho.

BRECHA SALARIAL

Respecto al papel de la mujer, Castilla ha manifestado que “la crisis provocó que las mujeres vieran empeorada tanto sus condiciones de trabajo como su posición general en el seno del mercado laboral, dando al traste con muchos de los logros obtenidos a partir de décadas de lucha por la igualdad laboral. La reactivación de la economía de los últimos meses, lejos de ayudar a poner fin a esta injusticia social, no está haciendo más que profundizar en las desigualdades.

“La Comisión Europea dio a conocer la semana pasada la brecha salarial en el conjunto de la Unión Europea, que pone de manifiesto que desde el 3 de noviembre y hasta final de año las mujeres europeas trabajamos gratis. Y eso es así a pesar de que la brecha en el conjunto de los 28 países de la Unión Europea ha pasado de ser del 16,7 con datos del año pasado al 16,3 según los últimos datos publicados.  En el caso de España, la brecha salarial en salario hora que nos proporciona la misma fuente estadística europea EUROSTAT, la brecha permanece invariable en un 14,9 %, por lo que con datos sobre nuestro país, las trabajadoras en España, trabajan gratis desde el día 8 de noviembre hasta final de año al igual que el año pasado.  En España triplicamos las brechas salariales de Italia, Luxemburgo y Rumanía, y por tanto trabajamos el triple de días gratis que las trabajadoras luxemburguesas, italianas y rumanas. Por eso, desde UGT Andalucía  exigimos una Ley de igualdad salarial y, por segundo año consecutivo, lanzamos la campaña “YO TRABAJO GRATIS”, ha explicado.

“Desde UGT Andalucía exigimos al Gobierno para que active todos los mecanismos posibles para hacer cumplir la Constitución Española en sus artículos 14 y 9, ya que de su cumplimiento se deriva la igualdad salarial entre mujeres y hombres.  Sin olvidarnos, por supuesto, de la necesaria puesta en marcha de otra de las lacras que acechan a nuestra tierra, la violencia de género. Desde UGT Andalucía exigimos que se mejoren los derechos laborales para las víctimas de violencia de género, para que esta situación afecte lo menos posible a su desarrollo profesional y que esto le garantice su independencia económica. Además, es muy importante que las víctimas de acoso laboral y por razón de sexo tengan los mismos derechos que las demás víctimas de violencia de género”, ha dicho Castilla.

PENSIONES

Respecto al problema de las pensiones, Carmen Castilla ha explicado que “ la viabilidad del sistema no es una cuestión de gastos, sino de ingresos y de cómo incrementarlos de forma socialmente justa; el envejecimiento de nuestra sociedad ni es alarmante ni es superior al de las economías de nuestro entorno, por lo que tampoco es una cuestión demográfica; nuestras pensiones, especialmente las mínimas, continúan estando por debajo de la media de la UE; las experiencias llevadas a cabo en materia de privatización del sistema de pensiones han tenido efectos nefastos para sociedades a las que ha condenado a la pobreza y a la polarización de la misma entre pobres y muy ricos. Proponemos reforzar el Pacto de Toledo, derogar el índice de revalorización, garantizar por Ley el poder adquisitivo de los pensionistas, establecer de un impuesto directo progresivo que asegure las sostenibilidad del Sistema Público de Pensiones más allá de los típicos ciclos de bonanza y crisis de la economía capitalista, dignificar las pensiones más bajas, mejorar los salarios del conjunto de los trabajadores y el SMI hasta los 1.000 euros mensuales a final de la legislatura y el establecimiento de un sistema de revalorización de las mismas que propicie que nunca puedan registrar un incremento menor al IPC o al salarial medio pactado en convenio. La robotización y la inteligencia artificial que eliminan puestos de trabajo, tienen que pagar impuestos”.

“Desde UGT Andalucía creemos que las pensiones son mucho más que un equilibrio contable, en definitiva, lo que proponemos es diseñar políticas que fortalezcan el Sistema Público y no que lo recorten. Para ello, el fin de todas las medidas por las que abogamos es sencillo: recuperar la dignidad de las pensiones y de los pensionistas”.

MODELO PRODUCTIVO

Según Carmen Castilla, “Andalucía mejor que nadie sabe cuáles son las dramáticas consecuencias que se desprenden de un modelo productivo basado en actividades de poco o nulo valor añadido. Durante catorce años consecutivos estuvimos creciendo a unos ritmos superiores al de las regiones más avanzadas de la Unión Europea y creyéndonos que eso era suficiente para avanzar en términos de convergencia real. Desgraciadamente, el sustento principal de aquellos años de bonanza económica fueron el consumo interno y el boom inmobiliario”.

“La experiencia empírica nos ha vuelto a dar la razón en el sentido en que, por activa y por pasiva, durante aquellos años exigimos la necesidad de aprovechar el buen momento económico para llevar a cabo un profundo cambio de modelo productivo en Andalucía. Un cambio en los pilares de nuestra economía que, a partir de una apuesta clara y decidida por la industrialización y la innovación, nos dotara de unos pilares fuertes que nos permitieran hacer frente, con la mayor de las garantías, a las venideras crisis cíclicas tan características de la economía capitalista en la que vivimos”.

“Si hablamos, por ejemplo del sector agrario, tradicionalmente, el desarrollo de este sector ha estado vinculado al crecimiento de la economía andaluza. Para nuestro Sindicato, la importancia relativa de este sector no es fruto exclusivamente de su aportación al PIB o a la generación de empleo sino que, además, el sector agroalimentario, en su conjunto, es uno de los principales instrumentos que manejamos a la hora de continuar avanzando en otra serie de objetivos sociales y medioambientales básicos en la sociedad de futuro que queremos. En este sentido, la actividad agroalimentaria lleva a cabo un trabajo fundamental en cuanto a fijación de la población al territorio, la defensa de nuestro medio ambiente, la cohesión social y territorial o la mejora de la salud y seguridad alimentarias”.

“Para asegurar la viabilidad futura del sector, así como avanzar en la contribución del mismo a la mejora de los principales problemas por los que atraviesa el mercado laboral andaluz, desde UGT Andalucía  creemos que es necesario incrementar la dotación presupuestaria destinada al Plan de Fomento de Empleo Agrario (PFEA) y articular un Plan de Fomento de Empleo Agrario de carácter extraordinario que compense la pérdida de empleo entre los trabajadores eventuales agrarios que han visto reducidos sus días de faena, por ejemplo en el ámbito de la recolección de la aceituna de mesa .  El pasado viernes, se anunció el compromiso del Gobierno de España para volver a reducir el número de peonadas necesarias para cobrar el subsidio agrario si, como es previsible, la campaña agrícola se ve afectada por la sequía. Desde UGT tenemos claro que hay que  exigir la condonación de los jornales ante el problema de sequía y pedir más inversión hidrográfica ante la previsión de que la sequía se prolongue. Las producciones pueden bajar hasta un 30%, si continuamos con esta climatología.  Si no se condonan los jornales, los trabajadores del campo no podrán cobrar nada, porque no van a llegar al número de jornales que se pide. Hay una estimación de pérdida de producción en el caso de olivar de un 30%, en algunas zonas podría llegar hasta el 50%. Hay que ir más allá de la reducción de peonadas como se ha hecho en otras ocasiones de 35 a 20”.

“En UGT Andalucía creemos que la industria tiene que ser el motor económico del nuevo modelo productivo. En el medio y largo, solo las sociedades industrializadas son capaces de mantener unos niveles dignos de calidad de vida para el conjunto de la ciudadanía, además de poder minimizar los efectos negativos de los periodos de crisis. Paralelamente, desde el punto de vista de las condiciones laborales, el índice de afiliación y de presencia sindical en las fábricas industriales permite, habitualmente, que los trabajadores de este sector disfruten de unas condiciones laborales más beneficiosas y de unas retribuciones salariales más altas”.

“Por ello firmamos este enero un Pacto por la Industria que hay que reforzar. El Pacto Andaluz por la Industria y su firma no pueden ser entendidos como un fin en sí mismo, sino como un paso más en la necesidad de dotarnos de un esqueleto de medidas políticas que, junto a las legislativas nos sirvan para ponernos, de una vez por todas, a trabajar de forma coordinada y consensuada por el desarrollo industrial de nuestra tierra. Pero no se puede quedar en el papel, necesitamos su puesta en marcha de una forma activa y ya”.

“Otro de los sectores influyentes debe ser el de servicios. La economía andaluza está tremendamente terciarizada. Tanto es así que, en la actualidad, el sector servicios engloba a más del 75% de los ocupados y su aportación al PIB se sitúa por encima del 60% del conjunto de la economía andaluza”.

Sobre el turismo, Carmen Castilla ha incidido en que “atraviesa un peculiar momento histórico que precisa de la puesta en marcha de una nueva apuesta por el mismo para, así, ser capaz de aprovechar las oportunidades que el mercado internacional está poniendo sobre el terreno. Es necesario llevar a cabo un proceso de mejora salarial y de condiciones de trabajo, con remuneraciones acordes a los trabajos realizados y que, al tiempo que mejora el poder adquisitivo de los trabajadores del sector, ayude a incrementar los niveles de consumo interno del conjunto de la economía andaluza. Y es fundamental el establecimiento de un sistema objetivo de reconocimiento de las empresas que apuestan por la excelencia turística, por la sostenibilidad integral y por la generación de empleo estable y de calidad”.

Según Castilla, “si hay un sector que necesite su reforzamiento es el sector público, es un elemento fundamental en el seno de la sociedad andaluza. El desarrollo del mismo sirve para garantizar gran parte de los derechos fundamentales recogidos en el Estatuto de Autonomía de Andalucía. En este sentido, la profundización y mejora de todo “lo público” resulta especialmente necesario en una economía como en la que vivimos, en la que se premia lo privado y en la que el individualismo, en su sentido más estricto, gana enteros frente a principios casi denostados en economía como, por ejemplo, el de la igualdad o la solidaridad”.

“Los empleados públicos, en su conjunto e independientemente de la Administración a la que pertenecieran, han sido uno de los colectivos de trabajadores más afectados por la crisis económica y, sin duda, los que se han visto obligados a soportar los costes de una crisis generada en el corazón de lo privado y pésimamente gestionada desde lo público. En este sentido, muchos han sido los derechos laborales y económicos que han visto eliminados estos trabajadores y cuya recuperación es una prioridad absoluta para nuestra Organización Sindical. Desde UGT Andalucía apostamos por Levantar la suspensión cautelar de las 35 horas de jornada de trabajo semanal y el recurso presentado ante los tribunales por parte del Ejecutivo Central”.

“Además, es necesario el incremento de las ofertas públicas de empleo establecidas en los borradores de los PGE 2018 y en los Presupuestos de la Junta de Andalucía para el próximo año, así como ampliar las plazas de promoción interna presupuestadas, de forma que se dé respuesta a la reivindicación sindical en esta materia y al hecho de que prácticamente no se hayan ofertado en los últimos seis años. En UGT creemos que hay que reducir la tasa de temporalidad en el seno del sector público, dando garantías de estabilidad a gran parte de los trabajadores eventuales e interinos contratados por las distintas Administraciones Públicas”.

SINIESTRALIDAD

Para Carmen Castilla es necesario hablar de una de las lacras que están afectando a todos los sectores y que más nos preocupa en UGT Andalucía, como es la lacra de la siniestralidad laboral. “La siniestralidad laboral ha desplegado sus negativos efectos de una forma violenta, sobre todo, debido a la ausencia o poca presencia de la cultura preventiva en el sector, unido a la estacionalidad, la temporalidad, y a ritmos de trabajos como el destajo, en muchas ocasiones de manera precaria. Una lacra incesante de muertes en el tajo que ya alcanza la cifra de 93 accidentes mortales en lo que llevamos de año”.

“La reforma laboral ha traído como consecuencia la precarización del mercado de trabajo y excesos de jornadas que nos llevan a este implacable ascenso de accidentes laborales.  En el caso del sector agrario, tan importante para nuestra tierra, los condicionantes son varios: hay una mano de obra rotativa, con una marcada eventualidad y estacionalidad y con una media de edad avanzada de sus trabajadores”.

“Por eso desde UGT Andalucía estamos exigiendo un Plan de Choque a la Administración para cesar con esta lacra. No se puede permitir esta situación en una sociedad como la nuestra.  Además, es necesario que se creen centros especializados, unidades básicas de salud, para detectar las enfermedades profesionales. Es inadmisible que mientras que en Navarra se detecta una enfermedad profesional por cada 236 afiliados a la Seguridad Social,  o en la Rioja por cada 293, en Andalucía se detecte una enfermedad profesional por cada 3.928. La media en todo el territorio nacional es de una enfermedad laboral declarada por cada 1.042 afiliados a la Seguridad Social y en nuestra tierra la triplicamos”.

“Hasta mitad de octubre  se han producido dos accidentes mortales por semana en nuestra comunidad. Los datos son devastadores, en sectores como el agrario o en la industria o en construcción, que suponen casi 800.000 trabajadores de nuestra tierra, los accidentes han aumentado de 2016 a 2017 en el sector agrario un 18%, en el caso de la industria un 8% y en el sector de la construcción asciende al 19%”.

NEGOCIACIÓN COLECTIVA

Para Carmen Castilla, ante toda esta situación,  los sindicatos de clase sólo nos queda una poderosa herramienta que utilizar: la negociación colectiva.

“Las relaciones laborales en sus vertientes individuales y colectivas, ven marcada su hoja de ruta por la Negociación Colectiva, que se erige como un principio y un derecho fundamental y que actualmente ve como su eficacia se merma debido al aumento de las desigualdades y de la inestabilidad laboral.  La negociación colectiva contribuye a mejorar los salarios y las condiciones de trabajo así como la igualdad. Para asegurar la negociación colectiva desde UGT Andalucía planteamos la puesta en marcha de las siguientes medidas con el fin de fortalecerla y revitalizarla. Una de ellas es la campaña que hemos puesto en marcha a nivel confederal que lleva como título “Ponte a Mil”.

Con ella, según la secretaria general de UGT Andalucía, “se demanda un mínimo salarial de 1.000 euros. Una reivindicación que el sindicato propone a las organizaciones empresariales, en el marco del diálogo social y en la negociación colectiva, para exigir el establecimiento en todos los convenios de un salario mínimo garantizado de 1.000 euros al mes, y al Gobierno para exigir el aumento progresivo del Salario Mínimo Interprofesional hasta alcanzar antes de 2020 la cuantía de 1.000 euros mensuales (actualmente es de 707,7 euros)”.

“El PIB crece a un ritmo del 3,5%, los beneficios empresariales ya están en los mismos niveles que antes de la crisis y aumentan los dividendos que se reparten las empresas y los sueldos de sus directivos. Sin embargo, los salarios medios son un 5,4% inferiores a los de 2009 en términos reales (descontando el aumento de los precios) y de los 15,3 millones de asalariados de nuestro país, casi la mitad del total tiene un sueldo inferior a 1.000 euros netos al mes (el salario más frecuente es de 993 euros con 14 pagas).   Nuestro país, por la devaluación salarial, entre otros motivos, es el país de la UE (por detrás de Rumania y Grecia) donde más ha crecido la pobreza entre 2011 y 2015 (+2,2 puntos)”.

Para finalizar, Carmen Castilla ha dicho que “los sindicatos tenemos las ideas muy claras, sabemos hacer un diagnóstico de la sociedad en la que vivimos y lo más importante, damos las soluciones necesarias. Por ello tenemos un papel fundamental para las relaciones laborales y para el conjunto de la ciudadanía en general”.