La COP25 debe alcanzar compromisos ambiciosos, reales y tangibles

La COP25 debe alcanzar compromisos ambiciosos, reales y tangibles

Estamos ante una emergencia climática, el mayor reto al que se enfrenta la Humanidad. Gobiernos y empresas deberían tener marcada una única prioridad: avanzar hacia una economía baja en carbono, aumentando la ambición a la vez que se establecen medidas de transición justa. UGT considera que es necesario un cambio profundo y rápido de la forma en que producimos, nos movemos y consumimos. Esto representa una revolución de dimensiones que no se han visto hasta ahora porque implica, entre otros aspectos, transformaciones globales industriales y cambios tecnológicos de gran alcance, el desarrollo de un nuevo mix energético y la implantación de la economía circular.

02/12/2019 |

Imagen noticia

Esta necesaria revolución no solo generará efectos positivos sobre la salud y la calidad del aire, también reducirá la dependencia energética y podría representar un gran impulso para la creación de empleo verde y decente, así como una oportunidad para reforzar las capacidades tecnológicas e impulsar una industria sostenible.

Realizar todo este cambio requiere de inversión económica, estabilidad y voluntad política. Por este motivo, UGT requiere de la COP25 alcanzar compromisos ambiciosos, reales y tangibles en la cumbre que se desarrolla desde hoy y hasta el día 13 de diciembre en Madrid.

Cambio del mercado laboral

La transición remodelará profundamente el mercado laboral, generando nuevas oportunidades para los trabajadores y las trabajadoras. Se crearán nuevos empleos, pero también, se destruirán otros muchos y algunas ocupaciones existentes se transformarán en otras nuevas.

Habrá sectores y regiones, especialmente los que dependen de industrias intensivas en carbono, que pueden verse más negativamente afectados que otros. Es necesario anticiparse a estas tendencias y a su impacto en los trabajadores y las trabajadoras. Para ello, la labor sindical es especialmente importante. Tenemos que participar en la gobernanza climática y en la planificación de las correspondientes políticas a todos los niveles y demandar que la política climática vaya acompañada de mayor igualdad, justicia y solidaridad.

Justicia climática y social

El éxito del proceso dependerá también del modo en que nuestra sociedad tenga en cuenta a las personas y colectivos más vulnerables, ya que la transición solo será efectiva si se lleva a cabo bajo una perspectiva de justicia climática y social. De ahí que toda esta transformación deba hacerse bajo el paraguas de una Transición Justa que asegure que no se deja a nadie atrás y que esté basada en el diálogo social como herramienta principal.

UGT considera imprescindible contar con medidas concretas de apoyo a los sectores e industrias afectados y a los trabajadores y las trabajadoras más vulnerables. Sin olvidar que es necesario diseñar planes de formación y de reactivación territorial, en los que prime la diversificación de actividades económicas sostenibles, ayudando a la vertebración del territorio y al desarrollo rural.

Demandas sindicales prioritarias para la COP25

Desde la Confederación Sindical Internacional (CSI), los sindicatos demandamos a todos los líderes de los países que incrementen urgentemente la ambición y establezcan planes o estrategias de transición justa que cuenten con suficiente presupuesto y con la participación de los agentes sociales. Nos quedan apenas 10 años, no basta con seguir hablando, es tiempo de actuar. Hace falta:

    • Aumentar la ambición respecto al clima con una transición justa. Los sindicatos reclaman empleos decentes en un planeta vivo. Generar confianza a través de las garantías que ofrecen unas medidas de transición justa para todos los trabajadores, sus familias y comunidades, permitirá a los Gobiernos mostrar una mayor ambición. La Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático de 2019 (COP25) ha de mostrar el compromiso de los Gobiernos a esa mayor ambición en el desarrollo de nuevos planes sobre el clima, las Contribuciones Determinadas a nivel Nacional (CDN) previstas en 2020.

    • Sumarse a la nueva iniciativa “Acción Climática para el Empleo”. El movimiento sindical insta a los Gobiernos a sumarse a la iniciativa “Acción Climática para el Empleo”, presentada durante la Cumbre sobre la Acción Climática 2019 en Nueva York. Los sindicatos deben estar en la mesa de negociación, para que se tome en cuenta la voz de los trabajadores afectados por la crisis del clima y las políticas climáticas.

    • Compromiso a financiar un desarrollo bajo en carbono, apoyo a los más vulnerables. Una financiación adecuada para la lucha contra el cambio climático es la piedra angular de una política climática eficaz. Hace falta asegurar la transición hacia bajas emisiones de carbono en el Norte global y encaminar al Sur global hacia una vía de desarrollo bajo en carbono. Los Gobiernos deben cumplir su promesa de movilizar 100.000 millones de USD al año para 2020.