No habrá cohesión social sin desarrollo humano y no habrá desarrollo humano si no hay igualdad de oportunidades

No habrá cohesión social sin desarrollo humano y no habrá desarrollo humano si no hay igualdad de oportunidades

Así lo ha manifestado este lunes, la secretaria de Igualdad y Juventud de UGT Andalucía, Cristina García, en la mesa redonda en la que ha participado sobre "Cohesión VS Desigualdad" dentro de las jornadas sobre Federalismo y Plurinacionalidad "Mirando al futuro desde Andalucía", en el que han intervenido numerosas organizaciones sociales, sindicales y políticas.

13/02/2018 |

Imagen noticia

En su discurso, ha destacado que “se podría relacionar cohesión social con la multitud de problemas de pobreza, exclusión, discriminaciones, a las que nos enfrentamos en nuestro trabajo sindical diario: cuando a una mujer la despiden por quedarse embarazada, cuando una joven tiene una beca y no cobra, cuando explotan a un inmigrante sin darle de alta en la seguridad social, cuando nos llama un abuelo porque su pensión no le da, cuando una familia nos pregunta como acceder a la renta mínima de inserción, cuando acosan a una persona trans en su centro de trabajo, y el largo etcétera que nos encontramos en nuestros servicios de asesoramiento diariamente”.

Para Cristina García, “hablamos de cohesión cuando hablamos de la reducción de brechas sociales, de la pobreza y de una orientación social del gasto público; de la existencia de una visión compartida de modelo de territorio; de la presencia de un amplio sentimiento de arraigo al lugar, flexible y abierto al cambio; de la capacidad ciudadana de organización y acción de un territorio para afrontar sus propios retos económicos, sociales, político-democráticos y de sostenibilidad como elemento clave para el desarrollo;  del reconocimiento de las diferencias entre grupos y personas (que no desigualdades) como valor positivo, enriquecedor de los lazos sociales; del desarrollo de fuertes relaciones sociales en entornos diversos: trabajo, escuelas, barrios o de la garantía de proporcionar igualdad de oportunidades de todas las personas para que puedan desarrollar una vida digna y autónoma”.

“Lo que está claro es que no podemos hablar de cohesión social sin desarrollo humano, y no podemos hablar de desarrollo humano si no hablamos de igualdad de oportunidades. Tenemos, según los últimos datos, en Andalucía, un 24% de brecha salarial lo que supone una diferencia de salarios de 5.859,24 € anuales. En España la brecha es del 23%.  En nuestra comunidad la tasa de la pobreza está feminizada, y la brecha en las pensiones alcanza el 38% de diferencia entre mujeres y hombres”, ha dicho.

“Los índices de desigualdad de género en un territorio, se pueden medir por estos indicadores de desigualdad en el empleo y en las pensiones, así como por los datos estadísticos de Violencia de Género, datos que no son favorables: 49 mujeres muertas en nuestro país por esta causa, y 8 niños y niñas, además de 27 que se han quedado en situación de orfandad. 7 de las asesinadas estaban en Andalucía. Y sin embargo el gasto social en estos temas sigue siendo ínfimo, muy pocas políticas públicas para incentivar la igualdad de las mujeres en el empleo, y un Pacto de Estado contra la Violencia de Género con presupuesto cero. Esto no es cohesión social”, ha señalado en su intervención.

“¿Cómo creemos que podemos desarrollar nuestra economía si dejamos morir en las playas a personas, y cuando llegan vivas no les damos oportunidades dignas de poder ser ciudadanos y ciudadanas de nuestra comunidad?. La inmigración es otra problemática social que indica si hay desarrollo humano o no en un territorio, nuestras costas están plagadas de personas ahogadas que intentan llegar a nuestro país buscando la oportunidad de una vida mejor. Muchas personas inmigrantes llegan y se encuentran con los CIEs que no cuentan con los requisitos necesarios para los que se crearon, pues parecen cárceles, o aún peor, los metemos en la cárcel de Archidona por no haber plazas suficientes en los CIES. Otras se encuentran en asentamientos, o trabajando de temporeros por 40 céntimos e kilo, sin contratación, sin cumplimiento de convenios, y un largo etcétera”, ha manifestado.

Para Cristina García, “la crisis se ha cebado con la población más vulnerable, la población extranjera residente en Andalucía ha aumentado su tasas de paro en un porcentaje mucho mayor que la población autóctona. Entendemos que las políticas actuales deben fortalecerse con recursos para evitar más muertes en el estrecho, y que este es otro indicador importante de desarrollo humano y de cohesión social”.

“Con unas pensiones paralizadas, una hucha de pensiones saqueada y con el sistema actual de pensiones en continuo peligro, tampoco estamos fortaleciendo un desarrollo humano en nuestro país, cuando los efectos de la crisis no han sido tan devastadores debido a que los y las pensionistas han mantenido a sus familiares en paro, y ahora nos encontramos con el aumento de la edad de jubilación y con un 43% de desempleo juvenil, las personas mayores trabajando y la juventud sin opciones de hacerlo. Esto no es cohesión social ni desarrollo humano”, ha dicho.

Finalmente, la responsable regional de Igualdad ha manifestado que “desde UGT Andalucía entendemos que el desarrollo humano no pasa por recortar en educación y dependencia, ni en la prestación por desempleo, el gasto público tiene que ser acorde a las necesidades reales de la ciudadanía, y la ciudadanía somos las mujeres, la juventud, las personas inmigrantes, las personas mayores y un largo etc. y en base a los intereses de una colectividad diversa y enriquecedora, se tienen que administrar los recursos públicos. Hay que escuchar a los sindicatos, a las asociaciones, a las ampas, a todos los grupos de participación ciudadana, ya que somos nosotros los que conocemos las necesidades y las realidades de las personas que sufren las discriminaciones y la pobreza. UGT Andalucía entiende que el desarrollo humano pasa por fomentar la igualdad de oportunidades de los ciudadanos y ciudadanas, especialmente quienes sean más vulnerables, con empleos dignos, servicios públicos dotados de personas y recursos, y con ayudas sociales garantizadas”.