UGT rechaza la grosera manipulación y revisionismo histórico y reivindica la memoria histórica democrática

UGT rechaza la grosera manipulación y revisionismo histórico y reivindica la memoria histórica democrática

El sindicato muestra su gran preocupación por declaraciones públicas que intentan legitimar el golpe de Estado del 1936 y la dictadura militar franquista que persiguió y prohibió nuestro sindicato, y encarceló y asesinó a muchas de sus afiliadas y afiliados.

21/07/2021 |

Imagen noticia

Exigimos un compromiso de todos los actores democráticos, todos, con el marco constitucional, la pluralidad y la convivencia democrática, las libertades individuales y colectivas, y que se ponga fin y se rechace cualquier nostalgia e intento de legitimación del golpe de Estado del 1936 y la dictadura franquista.

La Unión General de Trabajadoras y Trabajadores quiere manifestar públicamente su más profundo pesar y su más absoluto rechazo frente a quienes pretenden la más grosera manipulación y revisionismo histórico en relación con los acontecimientos vividos en España como consecuencia del golpe de Estado, producido en el año 1936 contra la legitimidad democrática que representaba la II República y que dio origen a la Guerra Civil.

El sindicato considera lamentable que personajes como el ex ministro de UCD Ignacio Camuñas malbaraten la contribución de aquella formación política, y de muchos de las mujeres y hombres que desde sus filas trabajaron honestamente por la reconciliación de las españolas y los españoles y la construcción de un nuevo país sobre bases radicalmente diferentes a las que representaba la dictadura franquista.

Siendo esto preocupante, lo es mucho más que este tipo de planteamientos neofranquistas y posturas totalitarias tengan acomodo y cobertura en nuestra sociedad, en el ámbito político y en la opinión pública. Negar hechos históricos establecidos ya en el contexto democrático europeo e internacional sitúan a los que lo defienden en el extremismo, y fuera del marco liberal democrático y constitucional.

Cabe recordar que nuestro sindicato fue prohibido, duramente represaliado y muchos de sus personas dirigentes y afiliadas tuvieron que huir o fueron encarceladas y asesinadas. Negar el derecho a las víctimas del franquismo a recuperar los cuerpos de familiares y amistades, a recuperar legalmente la dignidad que les arrebataron consejos de guerra y tribunales de represión, es contrario a la defensa de los derechos humanos y los valores reparadores de la justicia.

Exigimos un compromiso de todos los actores democráticos, todos, con el marco constitucional, la pluralidad y la convivencia democrática, las libertades individuales y colectivas, y que se ponga fin y se rechace cualquier nostalgia e intento de legitimación del golpe de Estado del 1936 y la dictadura franquista.

La memoria histórica democrática es necesaria para no repetir las atrocidades pasadas.