Carmen Castilla defiende que se amplíe la obligación de tener planes de igualdad a empresas de menos de 250 trabajadores

Carmen Castilla defiende que se amplíe la obligación de tener planes de igualdad a empresas de menos de 250 trabajadores

Celebrando sus primeros 10 años de existencia, la Asociación Andaluza Mujer y Trabajo ha llevado a cabo unas jornadas "Mujer, empleo y diversidad", en las que intervenido en su inauguración Carmen Castilla, Secretaria general de UGT Andalucía, junto con la ex Ministra de Empleo, Fátima Báñez.

14/06/2018 |

Imagen noticia

Según ha manifestado en su intervención, "si nos centramos en el mercado laboral, entendemos que hay un sistema estructurado e histórico que impide o dificulta, según los casos, el pleno desarrollo de las mujeres en el ámbito profesional. Los sectores feminizados están peor pagados, por ejemplo, las temporeras, el de dependencia, ocupado mayoritariamente por mujeres, tanto en el empleo precario que genera, como es el de Ayuda a domicilio, caracterizado por contratos parciales y salarios ínfimos, como en el sector informal, somos las cuidadoras, ejemplo: casi 85.000 andaluzas dejan de buscar trabajo en 2017 porque cuidan de personas dependientes. Empleadas de hogar, si hay un sector precario y feminizado es este, ocupado en un 94% por mujeres, o el ejemplo de las camareras de piso. Otro sector ocupado por mujeres, caracterizado por ser un trabajo muy duro y muy poco remunerado".

"Las mujeres tenemos un 70% de contratación parcial y más de la mitad ocupan la contratación temporal.  Además, no estamos en puestos de toma de decisiones, a pesar de tener una formación académica proporcionalmente mayor que la de los hombres, en los Consejos de Administración de las grandes empresas no llegamos ni al 20%, con lo que estamos lejos de cumplir la recomendación  de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que habla de un 30% para el año 2020", ha dicho.

"De 100 mujeres que deciden ser madres, 3 son despedidas, 7 abandonan su empleo y 35 solicitan reducción de jornada y trabajo. La brecha salarial entre mujeres y hombres, que en Andalucía es de más del 24% y se traduce en casi 6.000 € menos anuales para nosotras, es una consecuencia de la infravaloración de las mujeres en la sociedad, en la familia y en el empleo, que es la consecuencia de sumar todos los factores de discriminación: sectores feminizados, contratación precaria, menor promoción y representatividad, y por supuesto el mayor uso de los derechos de conciliación, etc. La brecha en las pensiones es mucho mayor, hablamos de una media del 35%, las mujeres percibimos las pensiones más bajas y las no contributivas", ha señalado Castilla.

Respecto al tema de violencia de género, Carmen Castilla, ha señalado que en 2017, 51 mujeres perdieron la vida, de 2003 a 2018 han sido asesinadas 930 mujeres. "También existe Violencia de Género en el ámbito laboral. Entre 2008 y 2015 más de 2400 mujeres denunciaron haber sufrido acoso sexual en sus puestos de trabajo. En el acoso en los centros de trabajo hay una enorme conciencia de impunidad que debemos atajar".

"El Servicio de Defensa Legal en caso de discriminación por razón de sexo, desde su puesta en marcha (diciembre de 1996), ha atendido más de 5.000 consultas y ha tramitado más de 2.000 expedientes en el ámbito laboral, penal o contencioso administrativo, constituye un referente a nivel estatal y andaluz en la protección y garantía de los derechos de conciliación desde una perspectiva de no discriminación por razón de sexo. Tres de las características que lo conforman son: gratuidad, atención a cualquier mujer, esté o no afiliada al sindicato, y accesibilidad a él desde cualquier punto de la geografía andaluza", ha dicho.

Según Carmen Castilla, "desde UGT creemos que hay que ampliar la obligación de tener Planes de igualdad a empresas de menos de 250 trabajadores/as. En España el 95% de las empresas tiene menos de 10 trabajadores/as. Hay que impulsar una Ley de igualdad Salarial y hay que reforzar el papel de la inspección de Trabajo en la temática de igualdad.  La diversidad en la sociedad en general, y en las mujeres en particular debe ser un factor de crecimiento social y empresarial, estas diferencias no pueden valorarse siempre en negativo, deberían considerarse como un enriquecimiento de las sociedades o de las empresas, hay que contar con el talento de las mujeres", ha concluido.